__________________________

__________________________

28 jun. 2017

SOCHI: 52 AÑOS DESPUÉS (1)



En los últimos días la prensa nacional viene destacando las actividades preparatorias de la delegación cubana al 19º. Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, a celebrarse próximamente en Sochi, ciudad rusa del Mar Negro.
Esto me recuerda que en el verano de 1965 una movilización similar venía efectuándose en nuestro país bajo la consigna de “Vanguardia de vanguardias” para participar en el 9no.Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes programado para Argelia.
También por entonces el Imperio agudizaba las campañas anticubanas, amparadas en falsos positivos como las actuales bravuconerías de Mr.Trump—garrote al ristre—a pesar de las contundentes derrotas sufridas por entonces en Playa Girón o el Escambray y las actuales--mucho más sutiles de Obama--ofreciéndonos la alternativa de una apetitosa zanahoria pero igualmente tóxica.
Como anticipo de aquel viaje del 65 programado para Argelia se convocó a los seleccionados, para movilizarse en una jornada de trabajo voluntario durante varios días, junto a Fidel en Pinares de Mayarí, cumpliendo con el plan de repoblación forestal programado para dicha región.
Ni Juan Ángel Cardi, redactor de PALANTE--ni yo su dibujante-ilustrador,--cumplíamos por la edad ni por ejemplaridad, con los requisitos exigidos, pero fuimos escogidos por el entonces director de PALANTE, Guillermo Santiesteban como enviados especiales para cubrir tan honrosa y juvenil misión.
Resultado de esta aventura fue que él lograra una entrevista exclusiva con el líder de la Revolución publicada en el Núm. 3. (17 de junio de 1965) bajo el título de “500 kilómetros con Fidel” tal vez la única que ofreciera nuestro Comandante en Jefe a una publicación humorística.
Mientras yo, que había estado dos años antes en Mayarí Abajo cuando éste quedó sumergido por las impetuosas aguas del río homónimo, a consecuencias del ciclón Flora; ahora iba a Mayarí Arriba a cubrir otro ciclón, pero de jóvenes ejemplares. El objetivo: “Emular con la tierra del mejor tabaco del mundo, --Hoyo de Monterrey--, llenando de hoyos la encarnada meseta del norte oriental, y dejarla como un queso gruyere, donde los Pinos Nuevos de la Delegación sembrarían los pinos del futuro..”.
Desde la llegada al campamento notamos que las condiciones del entorno rural no permitían llevar a cabo con eficiencia nuestro trabajo puesto que  tras duras jornadas en el surco, yo era incapaz de retener el lápiz juguetón en la mano.
Se trataba de editar una hoja volante diaria, impresa en mimeógrafo bajo el título de “El Pino Macho” (Órgano Jocoso-Forestal de la Delegación Ejemplar al IX Festival) Su contenido: Caricaturas y textos humorísticos para disfrute interno de los movilizados.
Por suerte la presencia en el lugar del experimentado maestro de “Casos y cosas de casa” Caíñas Sierra como representante del DOR y sus valiosas orientaciones, permitió la salida del boletín humorístico pero por la radio-base local que tomó el mismo nombre machista de la versión impresa.
Por tanto “El Pino Macho” fue mi involuntario debut radiofónico: Nervioso solté el lápiz, agarré el micrófono y parece que lo hice bastante bien…
Sin pensarlo mucho dicho hecho se transformó más tarde en “Radio-Mareo” y llegó tan lejos como Prensa Latina o Radio Habana Cuba. Sin embargo, eso no evito que en la siguiente edición del semanario, desplegáramos una gráfica panorámica del campamento y sus características vistos a través de la óptica jocosa. Hela aquí:
Tras la movilización forestal, volvimos de regreso a casa para los preparativos del viaje: Sería una nueva aventura--esta vez marítima hacia puertos del Mar Negro que duraría todo el verano----formé parte del grupo de periodistas cubanos, seleccionados por sus correspondientes órganos de prensa, mientras Cardi me deseaba buen viaje desde el muelle.
Un alto aquí para narrar lo ocurrido entonces: Una situación similar a la actual convocatoria, con las bravuconerías del señor TRUMP. Y copio
“…Así andaban las cosas cuando en la edición de PALANTE el primero de julio de ese año (1965) abordé el tema en la portada del semanario utilizando la consigna que esgrimían los atletas cubanos desde el mismo triunfo de la Revolución L.P.V. (Listos Para Vencer), logotipo además de la revista deportiva de entonces y si se fijan bien en la mochila del brigadista, una pegatina respondía a los malpensados: “Vía donde sea”.
Dicha portada y la versión gráfico-humorística de la panorámica forestal que ofrecimos antes, se produjo al regreso a casa, en las páginas del propio semanario, cuando ya se rumoraba sobre la suspensión del evento y el destino final que tendrían los novecientos jóvenes ejemplares cubanos. Mientras esto ocurría, el festival argelino corría el riesgo de suspenderse por situaciones políticas internas en el país sede, y el propio Cardi así lo describía:
“Hubo un brillo de malicia en los ojos verdosos de la envidia extranjera y doméstica… Hicieron sus conjeturas y se equivocaron por partida doble…”
A continuación le respondieron del bando mafioso al humorista:
 “--Buenísimo, ahora no van a ir a ninguna parte, seguro lo arreglan todo con un viajecito del INIT a Varadero.”
La cruda verdad para tirios y troyanos se impuso entonces: La situación en Argelia se agudizó a tal punto que no permitía la celebración del Festival, por tanto no pudimos ir a Argelia, pero la Revolución, que nunca abandona a sus hijos, extendió la visita a otros países hermanos al hacer escala en ciudades del Mar Negro. Varna en la costa búlgara y en la soviética: Sofía, Sujumi y Odessa. Además, con la cabeza en alto.
Hoy, el auge del turismo y el frecuente arribo de enormes cruceros a nuestros puertos no resulta una sorpresa, pero hace 42 años aquel antiguo barco-hospital de la Segunda Guerra Mundial, convertido en el vapor soviético “Gruzia” (amistad en español) y sus 4 cubiertas resultaba una verdadera maravilla de la navegación para lanzarnos a la aventura trasatlántica y mediterránea con la misión de sembrar amistad y solidaridad en vez de pinos.
Pero como diría Pánfilo: “--Eso sería otra historia…Otra historia...”
Por tanto los invito a la próxima entrega de SOCHI: 52 AÑOS DESPUÉS (2) donde les contaré lo que ocurrió a bordo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario