__________________________

__________________________

22 abr. 2017

BRINDIS CON MOJITO



En el trabajo anterior nos referíamos a nuestros hijos putativos aún sin bautizar--el gordo y el flaco--de la tira “!Ay, vecino!” con motivo de su 50 aniversario el próximo 27 de este mes, pero quedó pendiente cierto vínculo con otro emblemático fenómeno cultural en la capital de todos los cubanos. Se trata de “La Bodeguita del Medio” que yo sepa con franquicias autorizadas en diez países—seis de ellas solo en México--y tres más en Cuba: La Habana Vieja, Varadero y Trinidad.
Personalidades de todo el mundo que se han dado cita en dicho establecimiento, plasmaron su firma en las paredes o dejaban algún objeto como recuerdo.
Habanero por los cuatro costados, tampoco he podido desprenderme de su influjo… Una vez jubilado de la prensa a comienzos de periodo especial, varios humoristas gráficos apoyados por la UNEAC nos unimos en el proyecto CARITUR que daba servicio de caricaturas in situ a los huéspedes de diversos hoteles capitalinos, pero a veces colaborábamos con instituciones del exterior que ofrecían ayuda desinteresada contra el férreo bloqueo yanqui--recuerdo entre ellas el Sindicato de la Prensa de L´HUMANITÉ de París. No me consta haber visto nunca al Papa en la Bodeguita, pero… Por alguna razón Hemingway acuñó la frase: "…Mi daiquirí en el Floridita y mi mojito en la Bodeguita…”
Es en ese contexto que realizamos algunas acciones promocionales como el gran retrato del autor de ”El viejo y el mar” en una gigantografía metálica para la fachada del hotel homónimo en la Marina Hemingway; o la caricatura ampliada del gordo y el flaco a varios metros de altura pintada casi en el techo de uno de los salones de “La Bodeguita del Medio”, para desearles bon appetit a los comensales.
Poco después tuvimos la presencia en Cuba de una delegación de caricaturistas norteamericanos representantes de la Fundación SCHULTZ en California, con la viuda de ese gran humorista autor de Peanuts al frente de ellos.
He aquí constancia fotográfica de aquella histórica visita en la cual el grupo posó junto al autor y su obra.
Brindo pues junto a ellos y mis fieles vecinos con un sabroso pero hipotético mojito por los 75 años de añejamiento en el número 207 de la calle Empedrado en la Habana Vieja.
Pero si regresamos en el tiempo, veremos cómo el 26 de abril de 1947, abría sus puertas una humilde tienda de víveres, conocidas popularmente como bodegas. Poco a poco Ángel Martínez un humilde guajirito de Vueltas en Las Vilas, pero dotado de una fértil imaginación y más voluntad aún, dotó a su establecimiento de ciertas características, para irlo transformando en un restaurant-bar con ofertas especiales como aquel mojito de tierra adentro, comidas y postres criollos, y así diferenciarlo de las fondas de chinos que abundaban en la capital.
Lo curioso es que estos establecimientos se ubicaban por lo general en cada esquina, pero en este caso su dueño,--Martínez—escaso de fondos, solo podía establecerse a mitad de cuadra, colindante con la imprenta de Felito Ayón.
Este accidente geográfico tuvo mucho que ver con los éxitos de La Bodeguita pues la cercanía del taller tipográfico de Ayón, logró captar una clientela sui generis´.
Allí acudía por entonces la flor y nata de la bohemia cubana, acostumbrada a esperar sus impresos--entre trago y trago, algún bocadillo acompañante o enconadas partidas de cubilete--mientras músicos como Ñico Saquito o Carlos Puebla amenizaron sus sesiones, donde descollaban autores que pueden considerarse los fundadores de tan alegre congregación como Guillén, Kuchilán, Carpentier, Mariano o Portocarrero, y muy especialmente uno de ellos el joven--Ramón Guerra—sustituto por entonces de José Zacarías Tallet en la popular sección “Gazapos” de BOHEMIA.
Ariguanabense de origen, periodista de oficio y propagandista por cuenta propia, bajo la máscara de Mongo P. fue la persona escogida por la compañera Alioska Morejón Pineda para realizar el documental histórico ”Brindo por todo lo criollo” con el cual el mes pasado comenzaron las actividades por el 75º Aniversario de la institución. En la exclusiva actividad presidida por el gerente del establecimiento y una representación de la Empresa Palmares contamos con la presencia de prestigiosas figuras como Ana Núñez Machín, Alicia Pineda, Julio Acanda o este humilde servidor para recordar-–entre amigos y mojitos—estas agradables y líquidas remembranzas… Si así fue servido el entrante…¿Cómo será el postre del próximo 26 de abril..?

TIRA CÓMICA “¡AY, VECINO!”



A partir del 27 de abril de l967, coincidente con la creación del Instituto del Libro, según una reciente entrevista televisiva de su primer director Rolando Rodríguez García, es que esta tira cómica debuta en el entonces semanario PALANTE de la autoría del caricaturista Francisco Pascasio Blanco Ávila, bajo la firma de Blanco.
Teniendo en cuenta que la publicación ha variado sus frecuencias durante esos 50 años, podemos afirmar que la historieta apareció en aproximadamente unas 3000 ocasiones. Además otros medios de prensa en Cuba y el extranjero han reproducido la tira cómica. A petición expresa de instituciones del país ambos personajes han aparecido en affiches, almanaques y otras publicaciones periódicas y no periódicas.
Entre ellas podemos citar las revistas cubanas EL MUÑE de la Editorial Pablo de la Torriente, así como MI BARRIO y LA CALLE de los Comités de Defensa de la Revolución y la UNEAC. Durante el año 2000 el diario carioca HORA DO POVO, editó unas 100 tiras traducidas al portugués para el pueblo brasileño.
Si la memoria no me falla, desde el punto de vista expositivo, “¡Ay, Vecino!” se ha mostrado en la Unión de Periodistas de Cuba, en el Museo del Humor de San Antonio de los Baños, en el lobby del hotel Habana Libre, en la Asociación Canaria de Cuba “Leonor Pérez”, en la galería del Cerro “Teodoro Ramos”, en la galería “José Luís Posada” de la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba, en el vestíbulo del cine “Acapulco”, en la Casa de Cultura de Cienfuegos, así como en la Semana Negra de Gijón, España en el verano de 2008. Y…Claro en el propio local de PALANTE.
Pero existe aún la prueba de que hay también un vínculo afectivo y simbólico con un sitio que también está de cumpleaños: “La Bodeguita del Medio”, pero eso lo dejamos para una próxima cita. Por tanto pasamos ahora a contar aquel sueño de hace 50 años en la intimidad del hogar:
La historieta “¡Ay, vecino!” fue concebida como un divertimento a la vez de un experimento porque se trataba de crear situaciones humorísticas limitadas a un solo escenario y dos protagonistas.
Está estructurada en secuencia de cuatro viñetas donde aparecen dos balcones coloniales con su característico medio punto para reflejar nuestra arquitectura y dos protagonistas contrastantes, uno flaco y el otro grueso totalmente desnudos, interactuando permanentemente con sólo esporádicas intervenciones de otros personajes como apoyatura; en este caso pueden ser un perro, un gato, u otros integrantes secundarios.
Los elementos humorísticos presentes en la obra pueden catalogarse como situaciones costumbristas.
Aclaramos que su publicación responde a los requerimientos poligráficos de la época, por tanto siempre han sido impresos a una sola tinta, como excepción hemos realizado un libro en colores como homenaje a sus 40 años en el 2007, y dado a conocer por la Editorial Pablo de la Torriente en la XVIII Feria Internacional del Libro de La Habana del 2009.
La historia de mis personajes es mucho más simple:
Unos días antes de su debut y como quien no quiere las cosas, tras el cierre de la programación televisiva y en medio del silencio de la noche, se me ocurrió realizar la primera de dichas historietas. Aún no había terminado esa, cuando de pegueta surge la segunda y así sucesivamente otras tres.
Una pausa para servirme una taza de café en la cocina y regresar a la mesa de dibujo aprovechando aquella chispa aún encendida por el desvelo producido por un tipejo gordo y otro flaco. Otras cinco situaciones surgieron casi de inmediato hasta que el sueño me rindió.
Por suerte Estela--mi esposa--ni se enteró de ese desliz amoroso y no quise preocuparla por aquel chispeante insomnio. No ocurrió lo mismo al día siguiente con el entonces director de la publicación--Guillermo Santiesteban--al solicitarle un espacio fijo semanal para ubicar esos nuevos personajes que además, se presentaban desnudos ante el público.
Hechos y no palabras: Un jefe hábil siempre gana y más que argumentos—otras cinco historietas al día siguiente--fue lo que convenció al astuto director de que aquello vino para quedarse. Con ello él aseguraba un colchón editorial de diez semanas consecutivas para dos sencillos personajes que según él tenían poca ropa pero buena pegada. Eso lo vine a descubrír cuatro años después, al frente de la publicación.
En mi opinión personal, el éxito estribaba en que había utilizado la fórmula del contraste humorístico: (Blanco-negro).Tan viejo como nuestro teatro bufo convertido en el vernáculo del negrito y el gallego; en las tiras cómicas yanquis con Benitín y Eneas (Alto-bajo). En el cine aún mudo entre dos comediantes (Gordo-flaco). Stan Laurel y Oliver Hardy; o más acá en tiempos de la radio y la tele (Hombre-mujer). Con Cachucha y Ramón.
Debo agregar que en aquellos días de júbilo, una sola persona objetó dicha obra con una pícara sonrisa, y fue el maestro José Luis Posada con su cáustico humor gallego, cuando me espeta a boca de jarro: --Sólo a ti se te ocurre crear dos personajes asexuales… Y tenía mucha razón: Hoy en día a 50 años exactos y sin sonrojo alguno… Aún son publicables.

18 abr. 2017

PERSONAJES DEL HUMOR GRÁFICO (II PARTE)



Se dice que segundas partes nunca fueron buenas: Falso, y me explico:
El hecho de que en nuestra anterior propuesta hayamos dejado la puerta abierta para una segunda intervención sobre los problemas inherentes a las Bienales Internacionales del Humor Gráfico en San Antonio de los Baños y de su histórico Museo del Humor, implica una nueva mirada al asunto, pero con un guiño picaresco, acorde con el doble sentido criollo, tan arraigado en nuestra idiosincrasia.
Veamos: En esta última edición, durante el desfile inaugural del domingo 2 de abril en la Villa del Ariguanabo, un colega en son de broma me encasquetó un sombrero confeccionado con papel de periódico, imitando aquel cucurucho con el cual René de la Nuez había caracterizado a su personaje del LOQUITO.
Lo que para algunos pudiera considerarse una falta de respeto teniendo en cuenta que se trataba de un octogenario, para mí era una especie de coronación fraternal, teniendo en cuenta mi solidaria actitud siempre al lado de René de la Nuez y su obra; por tanto, un símbolo de respeto.
En la foto siguiente aparezco junto a mi hijo en el momento en que dejábamos plasmados en el muro del parque ariguanabense mis personajes del  ¡Ay, Vecino!, en ese instante el héroe nacional y caricaturista Gerardo Hernández Nordelo se acerca para saludarnos como siempre con un cariñoso abrazo.
 Ni en ese momento, ni durante la inauguración de la exposición en el Museo; o en el resto de las actividades, jamás me quité dicha prenda. Incluso al regreso a la Habana en horas de la tarde, ni cuando llegue a mi casa casi oscureciendo--o aún hoy--a mediados del mes lo conservo como un trofeo de guerra.
He ahí otra de las características de nuestra profesión: El doble sentido. Sin él, no podríamos profundizar en el propio mensaje satírico y picaresco del Bobo de Abela; por ejemplo…
Concebido por nuestro pueblo como un símbolo de rebeldía frente a la sangrienta dictadura de Machado en los años 30 del pasado siglo. Mientras--a lo cortico--en el marco de sus amigos íntimos de la Villa del Humor, entre tragos de ñuza—exclusividad etílica de la “Taberna del Tío Cabrera”--me imagino el calificativo que diera el propio autor a la cara mofletuda del Bobo entre las risas de sus contertulios.
En esa misma cuerda recordamos los aportes de Chanito Isidrón y Eloy Romero en los enredos de la décima campesina para aquellos “Sordos de Cañon” transmitidos por el “Dímelo Cantando” de la MIL DIEZ; o la gracia del guarachero mayor Ñico Saquito y su incomparable “¡Cuidadito compay Gallo!”.
También en la fuente del doble sentido bebieron geniales artistas como el astuto Faustino Oramas, tratando de escapar nota a nota a la venganza de un cornudo despechado en Guayabero; o más acá en el tiempo, al inolvidable Enrique Núñez Rodríguez y su chispeante autobiografía póstuma novelada bajo los enredos del título “A Garsín a Guasa”. 
Ése es el secreto de una buena crítica, que arranca una sonrisa cómplice en vez de un burdo improperio. En esa cuerda es en la que bailan nuestros personajes humorísticos… Por eso son eternos.
OJO: La foto en el mural que acompaña este trabajo fue tomada in situ por el reportero gráfico de TRABAJADORES, Heriberto González Brito… Y como quien no quiere las cosas, recuerdo que este as del lente también dejó anteriormente su huella satírica en la sala de exposición del Museo del Humor con la obra titulada “Aguas cristalinas”, donde el colega retrató algunas indisciplinas sociales que lamentablemente aún flotan en el bucólico fondo del río Ariguanabo. He aquí copia de esta maravilla subfluvial.

PERSONAJES DEL HUMOR GRÁFICO CUBANO (I PARTE)



Tuve el honor de asistir a la inauguración de la 20º. Bienal internacional de Humorismo Gráfico de San Antonio de los Baños. el domingo 2 de abril, que como siempre comenzó a medio día con todo el colorido del pintoresco desfile que solo sabe darle la Villa del Arigunabo desde su debut hace cuarenta años.
Por razones de salud me perdí el resto, pero una vez más pude ver al pueblo de la Villa Roja desbordando sus calles; el esmero y dedicación del Museo del Humor por mantener estas tradiciones con el cariñoso saludo de su actual directora Isel Chacón a fundadores como Miqueli, Homero, Lauzán, Nuez y Quidiello—todos ellos ariguanabenses de pura cepa--entre otros muchos nativos e invitados; pero sobre todo el intercambio de humoristas de todas las disciplinas y latitudes allí presentes, incluyendo en el Jurado a uno de nuestros Cinco Héroes, el caricaturista Gerardo Hernández Nordelo.
Con la brevedad de aquella visita puedo afirmar que nuestro humor gráfico, a pesar de todas las piedras del camino, continúa avanzando por los esfuerzos de organismos como el Centro Promotor del Humor, el Museo del Humor de San Antonio de los Baños, la UPEC, en fin de la Cultura en general, pero sobre todo por la calidad de lo allí expuesto, y lo demuestran sus resultados:
Para abreviar, identificaremos a los ganadores solo por su firma:
El Gran Premio Eduardo Abela lo obtuvo el más completo de todos los participantes: Martirena del MELAITO de Las Villas, con premios en Humor General ”Selfie a la pobreza”, Sátira Política ”Cuerda mortal”, y Caricatura Personal
Lo sigue Laz del DEDETE por destacarse con galardones en Caricatura Personal “El rey del pop” e Historieta “El flautista de Hamelín”.
Y en representación de PALANTE, una vez más José Luis cargó con el primer premio en Sátira Política con “Refugiados”. 
En esta misma categoría el joven Yoenmis Batista del Toro obtuvo tercer premio “Sin título”. Sin contar otra decena de menciones.
Por tanto las nuevas generaciones no se quedaron atrás con el aporte también de María Elena Viyella Arocha con “Humor Latino” Premio en fotografía; y el de la Popularidad obtenido por Osval.
 

No nos detenemos mucho en la participación foránea porque aunque mantiene un buen nivel de calidad, la cantidad resultó muy limitada con premios para artistas de Ucrania como Kazanevsky con tres menciones y un primer premio en caricatura personal; Lijie de China, así como Armoon y Mehredan de Irán con sendas menciones.
En mi breve estancia, poco puedo decir: Sin embargo, por mi experiencia como fundador, suscribo lo publicado por el colega Israel Castellanos Jiménez el pasado lunes día 10 en TRABAJADORES bajo el título de “Que San Antonio sea siempre sinónimo de humor”  en su trabajo se abordaron algunos aspectos que sin estar presente puedo suscribir en su totalidad, pues los hemos heredado de antaño.
Y cito: “…Se escucharon voces muy prestigiosas con más señalamientos críticos que elogios; reconocieron el tesonero esfuerzo del Museo del Humor y su directora Isel Chacón y lamentaron que personas con autoridad para resolver gran parte de los problemas mencionados o escuchar las nuevas ideas aportadas, no estuvieran allí presentes...” 
Más adelante el colega Iscajim nos recuerda que: “…Estos encuentros cada dos años son un hecho cultural de alcance internacional, con casi medio siglo de existencia en los que está envuelto el prestigio de Cuba…” 
Sobre la conservación de los originales que se almacenan en los fondos del Museo aclara: “…La zona es muy húmeda y la casona donde radica es muy vieja. Aparte de eso no descartamos que un incendio u otro siniestro destruya tanta historia cubana y universal allí atesorada…” 
Otros aspectos como la atención a los murales que entusiastas humoristas realizan en cada convocatoria, para que no sean borrados y puedan conservarse como verdaderas obras de arte para el futuro.
El autor nos recuerda que en Argentina existe una amplia Avenida donde se han levantado esculturas de los personajes de las tiras de “Mafalda” y de otras historietas famosas del país, y amplía: 
“…En San Antonio podía haber un paseo dedicado a rendir homenaje escultórico a personajes emblemáticos de nuestro humor gráfico: Pucho, Liborio, la Criollita, Elpidio Valdés, el Capitán Plín, Chuncha, El mejor Amigo…entre otros…” 
Las observaciones del colega son muchas más. Por ejemplo: Cómo aprovechar la popularidad de dichos personajes para la comercialización de objetos—bien diseñados y hasta competitivos frente a la invasión de ratones Mickeys, patos Donald, y hasta Supermanes MADE IN USA, en pullovers y otras prendas de vestir para niños y jóvenes; recordándonos que en la Habana Vieja, existió antaño una popular Casa de los Trucos, y que en San Antonio con mucha más razón, pudiera ofertarse tanto para la población como para el turismo similares propuestas que no solo enriquecieran la cultura sino hasta la economía del país…
Si estos asuntos debían haberse abordado en un marco más íntimo, lejos de invitados foráneos o no, sería cuestionable pues entre Bienales y Humorangas, transcurren 730 días, buenos para debatir nuestras dificultades a lo cortico y si sumamos los 40 años transcurridos desde su inicio en 1979… Para qué contar… ¡Hemos perdido 14,600 días hábiles.…!… 
 (CONTINUARÁ)…..