__________________________

__________________________

30 nov. 2016

FIDEL EN EL HUMOR CRIOLLO



Si algo lamento este 28 de noviembre de 2016 es arribar a mis 86 años de edad coincidiendo con la fecha en que comienzan las honras fúnebres a la memoria de nuestro querido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con nueve días de luto orientado por el Consejo de Estado.
Este acontecimiento se une a un reciente accidente cerebro-vascular que me mantiene en observación desde hace diez días por prescripción facultativa.
Por tanto, solo he podido acudir acompañado al punto más cercano a mi hogar para firmar el libro de reafirmación revolucionaria en la Escuela Primaria “Raúl Gómez García”, frente al Parque Santos Suárez del municipio 10 de Octubre.
Es por ello que unido al inmenso dolor del pueblo cubano y a las expresiones de solidaridad proveniente de todo el mundo, quisiera abordar una faceta, a penas difundida por nuestros medios masivos y es nada menos que su sentido del humor.
Es así como recuerdo al querido Fidel desde su arribo a la capital en enero de 1959 al frente de la Caravana de la Libertad con aquel memorable discurso en el Campamento de Columbia--bastión de la tiranía--rodeado de blancas palomas de la paz cuando en medio de sus palabras, se vira para preguntarle al Señor de la Vanguardia: -- ¿Voy bien Camilo?...
Esa y otras muchas anécdotas similares nos vienen a la memoria, pero prefiero referirme a la confesión que el propio líder de la revolución le hiciera a Ignacio Ramonet para su libro “100 horas con Fidel”, donde el entrevistado reconoce haber sido durante su niñez un adicto a los llamados por entonces “muñequitos en colores”, o a las comedias silentes donde el genial Chaplin luchaba frente al frio y el hambre en busca de “La Quimera de Oro” o se enfrenta al capitalismo deshumanizado en “Tiempos Modernos”.
Pero soy testigo excepcional de otras virtudes suyas cuando alrededor de 1968 el entonces director de PALANTE--René de la Nuez--me encargara una tarea suigéneris:
Había que llevar a la práctica una idea de Fidel, ante la ineficacia de la propaganda partidista, pues folletos instructivos de gran importancia para el desarrollo de las fuerzas productivas quedaban amontonados en las oficinas del gobierno a nivel de base.
Se trataba de imprimir cuadernos de historietas donde se abordaran, de forma amena, y hasta satírica, esos problemas que afectaban a la producción y al desarrollo científico técnico.
Recuerdo que dicha tarea se nos encomendó a un trío formado por Val, Betán y yo. Cuatro fueron los títulos que logramos en dos años, a saber: “Matilda y sus Amigos” sobre la implantación de los conceptos científicos del francés André Voisin en la Ganadería.
“Trucutuerca y Trescabitos”, abordando las desidia y el canibalismo detectados en el uso y abuso de los equipos pesados en los viales de acceso a las montañas. “Los 7 Samuráis del 70” cuyo objetivo era la correcta explotación en los cortes de caña para la zafra de los Diez Millones.

Y por último, una parodia del popular personaje Dick Tracy para incidir en el proceso industrial bajo el título de “Pol Brix contra el ladrón de azúcar”.
Fue tal el resultado de dicha iniciativa, que en cada uno de los casos hubo necesidad de reimprimir varias ediciones, porque el mensaje dirigido a los trabajadores en áreas rurales, era hurtado por sus propios hijos atraídos por este género de aventuras en cuadritos.
Esto es solo un ejemplo de sus iniciativas, para popularizar con las armas del humor el dominio de las nuevas tecnologías.
A partir de los años70, tras la desilusión de no haber alcanzado los objetivos de la zafra, se organizaron encuentros de críticas sabatinas en el teatro de la CTC, donde el propio Fidel intercambiaba opiniones con los factores del Partido, el Gobierno y los trabajadores, la situación del país.
Recuerdo que en una de aquellas sesiones surgió el ejemplo de ciertos administradores y funcionarios complacientes, a quienes el propio Fidel calificó como Buena-Gente, de ahí surgió en PALANTE un nuevo personaje “Crisanto Buenagente”.
En fin, su sentido del humor va mucho más allá de este anecdotario. Fui testigo de ello ya que en todos y cada uno de los Congresos de la Unión de Periodistas de Cuba presididos por él, también el humorismo gráfico se hizo presente quedando el testimonio impreso en las memorias de aquellos eventos realizados en el Palacio de las Convenciones.
En las fotos que acompañamos se evidencia la participación entusiasta de los caricaturistas, interpretando con las armas de la sátira, los debates que se suscitaban entre los delegados  al evento, para su muestra al final de las sesiones en el pasillo aledaño del Palacio de Convenciones.
El comandante en jefe era uno de los primeros en disfrutar de las caricaturas, aquí lo vemos junto a René de la Nuez durante el V Congreso de 1986.
¡HASTA SIEMPRE COMANDANTE!

25 nov. 2016

MIS 86 ABRILES, HACE 50 AÑOS




Bajo el título de PREMIO POLÉMICO Y SORPRESIVO publiqué en el mes de agosto del 2009, este trabajo que ahora abordo de nuevo en el blog, ampliando sus detalles.
Como en 2017 se cumplen 50 años exactos de ese acontecimiento, me veo en la obligación de puntualizar algunos aspectos, aún sin aclarar.
A fines de agosto de 1967. El tic tac mañanero de Radio-Reloj nos trajo la grata nueva: “…Los caricaturistas de PALANTE Humberto Valdés Díaz y Francisco Blanco Ávila, acaban de obtener sendos premios en el IV Salón Internacional de Humorismo, de Montreal-67, Canadá”.
El resto de la prensa amplió la información de inmediato. Se formó tremendo revuelo en la redacción del semanario que dedicó un gran destaque a la noticia en la edición 44 del 24 de agosto de 1967. Es bueno aclarar que en la convocatoria se especificaba que solo se admitían caricaturas ya publicadas. Y da la curiosidad que la nuestra, titulada “Metamorfosis” apareció destacada en la contraportada de PALANTE precisamente en enero de ese mismo año con motivo de celebrarse en el Hotel Habana Libre la esperada Conferencia Tricontinental, que dio lugar más tarde a la fundación de la OSPAAAL (Organización de Países de Asia, África y América Latina).
Lo curioso es que, también por aquella época me convertí en colaborador honorífico de dicho organismo y su revista TRICONTINENTAL a instancias del colega Miguel Brugueras y el beneplácito del comandante Osmany Cienfuegos.
Poco antes de que el famoso artista Roosgart se incorporara a la institución, aquel primer cartel de la OSPAAL, que realicé en una sola tinta, aparecía sin firma y titulado NOW en honor al documental de Santiago Álvarez. Desconozco las causas por las cuales años más tarde fue también motivo de cuestionamiento, atribuyéndosele a otra persona. Sólo aclaro que dicha obra fue registrada por mi en el Derecho de Autor vigente en Cuba.
Pero volvamos a Montreal: Si ésa fue la primera vez que caricaturistas del patio habían ganado un premio de esa categoría o no, lo dejamos para especialistas e investigadores. Bastantes dolores de cabeza nos dio la polémica que se produjo mucho después, durante el programa televisivo de preguntas y respuestas “9550”--cuyo premio consistía precisamente en un viaje a Moscú-- o sea a 9550 kilómetros de distancia.
Fuertes discusiones se suscitaron entre los panelistas Évora Tamayo y Juan Manuel Betancourt con el concursante escogido, quien se apoyó en cierto crítico de arte del cual no quiero ni acordarme, para entre ambos formar un “show mediático”, con el propósito de adjudicarse el premio, más a base de pataleo que de raciocinio. Los autores premiados en Canadá--Val y yo--sin comerlo ni beberlo, veíamos  con bastante pena los toros desde la barrera.
Aquel primer “reality show” cubano en el ”vidrio”, tuvo tal repercusión que dictó la sentencia de muerte al programa “9550”.
Pero volvamos a 1967: Aquel Concurso Humorístico coincidía con la  Expo Montreal-67, y contábamos allí con una amplia representación que incluía hasta los 54 famosos sabores de COPPELIA, los dos premiados acompañados por el entonces director de PALANTE y el colega Antonio Mariño (Ñico), fuimos invitados al magno evento, donde por primera vez realizamos con gran demanda caricaturas in situ a los comensales—canadienses y visitantes--que acudían al restaurant del Pabellón Cuba haciendo largas colas para degustar nuestros platos criollos, con acompañamiento del ron cubano, el café criollo y el mejor tabaco del mundo.
Veamos otra curiosa situación suscitada por entonces: Resulta que tres meses antes se había realizado en Cuba el Salón de Mayo con importantes artistas plásticos extranjeros invitados por Wifredo Lam, y de cuya presencia aquí quedó constancia en el mural colectivo que se pintó en el Pabellón Cuba (el de La Rampa, no el de Montreal).
Entre esos pintores venía el canadiense Rancillac, quien estableció amistad con nosotros, hasta el punto de entregarnos una caricatura para reproducirla en PALANTE. La que se publicó en la edición 43 del 17 de agosto de 1967.
Como el grupo venía por tiempo limitado, a él le resultaba imposible verla publicada, así que nos dio su teléfono y dirección en Montreal, pues pensaba descansar de la agitada vida parisina y pasar un tiempito de incógnito en su tierra natal. Me comprometí en enviarle dicho PAANTE por correo, pero ante esta nueva situación del viaje, opté por entregarle el ejemplar personalmente.
El éxito obtenido por Val, Ñico y yo haciendo caricaturas personales al momento en el Restaurante Cubano, gustó al director del mismo Abraham Masiques, quien propuso el cierre de la instalación cierta noche para celebrar con una cena criolla, el triunfo de la caricatura cubana en Canadá, y convocar a la prensa, a los humoristas y otros representantes de la cultura local.
Planteamos a la dirección del pabellón cubano nuestro interés en invitar especialmente a Rancillac, y así se lo hicimos saber al artista vía telefónica. Esa noche, pasamos a recogerlo y cuando empezaron a llegar los invitados… Allí junto a los dirigentes del pabellón y los representantes de PALANTE estaba el famoso pintor dándole la mano a cada uno de sus sorprendidos compatriotas invitados al evento: Artistas, escritores, periodistas, investigadores, y dirigentes del ayuntamiento qubecuá.
Al día siguiente, la información del encuentro y de los premios obtenidos por los caricaturistas de PALANTE, dejó de ser una crónica cultural más, para convertirse en noticia de primera plana en el “Montreal Star”. Gracias a que esa noche se despejó la incógnita del famoso Rancillac.
Cuando regresamos a Cuba y en presencia de nuevo director de PALANTE, René de la Nuez, y la doctora Melba Hernández, Val y yo, tuvimos el honor y el placer de entregar, el monto en dólares de los premios y las colaboraciones publicadas en Canadá a la Delegación de Vietnam en Cuba como contribución al financiamiento de armas para la lucha de liberación de su pueblo.
 
Por último: En el mismo año en que ocurrieron aquellos acontecimientos, tuve el infinito orgullo de crear la más popular de mis obras. Ese·¡Ay, vecino! donde mis dos hijos putativos—el gordo y el flaco--debutaran en cueros en el Núm. 27 del 27 de abril de 1967 en PALANTE y que reaparecieron el 9 de agosto del 2008 pero convertido ahora en este blog personal, gracias a las autopistas de la información, hasta que me dure la gasolina.

MI PERSONAJE INOLVIDABLE (4)


Esta última serie creada para el blog, comenzó en enero de este año y ya vamos por el cuarto capítulo. Hemos querido circunscribirlo a protagonistas de Nuestra América contemporánea y se trata de una especie de juego interactivo entre ustedes mismos. En la última y más reciente entrega, propusimos al dibujante uruguayo-argentino Alberto Breccia, por tanto obviaremos las instrucciones y vayamos al grano. Adivina adivinador:
................................................................................................................................................
1)          Como hijo de gato caza ratón y el padre de este personaje fue un multifacético periodista, caricaturista y antifascista mexicano, que cobró fama por su erudición felina. Ofreceremos una previa de su antecesor: Llegó a ser jefe de la sección cultural de EL UNIVERSAL de México, y uno de sus humoristas más famosos, al punto de recibir en abril de 1994 el homenaje de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, y abrirle las puertas del Museo de la Caricatura del D.F. en la capital azteca. Por tanto es obvio que nuestro protagonista adoptara orgulloso la continuidad de tan popular estirpe.
2)          Aunque nació en España, dicho vástago heredó muchas de sus felinas y mexicanas virtudes. A lo largo de los años también se convierte en un destacado periodista, narrador e investigador político, reconociendo con su firma profesional, la simpática descendencia paterna.
Hasta aquí hemos visto los vínculos que tuvieron tanto el padre, como el hijo, y hasta el espíritu santo con México y España respectivamente. Veamos ahora, con sus propias palabras los lazos que ataron al jovenzuelo con Cuba:
3)          …En 1958, cuando era niño, salí exiliado con mi familia desde España hacia México. El barco se detuvo en el puerto de La Habana y el capitán llamó a mi papá--Paco Ignacio Taibo I-- que era periodista, para la cabina de radio. Entonces oímos órdenes de una batalla trasmitidas por una emisora de onda corta. El que hablaba, un hombre de acento argentino, era el Che. Era la batalla de Santa Clara. Las fechas coinciden, y ésta resultó mi primera relación con Cuba…”
4)          Son innumerables los méritos de éste personaje, siguiendo los pasos del autor de sus días y también repitiendo su impronta en México al frente del Suplemento Cultural de la revista SIEMPRE. Pero también como profesor universitario, con más de cincuenta títulos entre novelas, cuentos, reportajes, y otros galardonados ensayos de historia; que avalan la estirpe exitosa del inquieto héroe de nuestra encuesta.
5)          Ya a inicio de los 80 del pasado siglo se da a conocer en nuestro país con la novela “Días de combate”, que fue llevada a cine mexicano de entonces. Con ese aval, en enero de 1990 nuestro personaje asiste a un encuentro organizado por la Casa de las Américas, donde hace contacto con similares ansias de los intelectuales cubanos. Pero prefiero detenerme en algo apenas divulgado que nos unió para siempre: Paralelamente a los esfuerzos de la UPEC y la Editorial Pablo de la Torriente por rescatar el género del cómic cubano, las iniciativas de inquieto personaje a favor de un sistema de intercambio entre narradores policiacos latinoamericanos da lugar también al auge de nuestros propios autores agrupados alrededor de la revista ENIGMA de la UNEAC, donde también se le dio cabida al tema de la novela negra en la llamada historieta de autor.
A partir de aquí ofreceremos datos adicionales para la identificación del personaje en cuestión: En primer lugar se trata de Paco Ignacio Taibo II, nacido en Gijón, España, pero hijo del famoso periodista y humorista Paco Ignacio Taibo I, quien firmaba sus caricaturas como El gato PIT I.
 6)          Heredó de su padre no solo la vocación felina, literaria y festiva, sino una voluntad de acero que le permitió afrontar obstáculos inimaginables y proseguir como siempre--a pìe--en busca del más mínimo detalle que pudiera enriquecer su historia tanto para los cuentos y narraciones de ficción como para la investigación histórica de héroes nuestros como Pancho Villa, Tony Guiteras o el Che, ahora divulgados internacionalmente a través de TELE-SUR.
7)          En momentos en que por acá,--a mediados de la década del 80 del pasado siglo—cuando también batallábamos por prestigiar la historieta cubana; allá en su México lindo y querido, él también hacía lo suyo al frente de la revista BRONCA, especializada en un cómic alternativo junto a seguidores de la talla de Angel Mora, Juan Alba y Rolo Diez, entre otros amantes del comic nuestro-americano. Pero la “bronca” no paró ahí, sino que gracias a su empeño y dedicación se extendió hasta las instancias del gobierno federal para alborotar también gráficamente páginas de la rica historia revolucionaria mexicana.
8)          Lamentablemente, sabemos las consecuencias que tuvo en nuestro país aquel doble bloqueo impuesto por los Estados Unidos y el deterioro de nuestra economía, dando al traste con las publicaciones periódicas. Pero nuestro héroe, incansable y voluntarioso, no se rinde y cruza de nuevo el Atlántico en busca de nuevos horizontes, para sembrar en su querido terruño, la semilla de la literatura policiaca al crear la Semana Negra de Gijón. Un aparte de agradecimiento al Gato Pit II, aquí representado por mi lápiz juguetón, por abrirme los brazos y permitirme mostrar en el 2008, durante ese evento en la playa del Musel, una colección de mis queridos vecinos—el gordo y el flaco-- poco antes de estrenar mi querido blog personal.
9)          Por último y no menos importante, le dedicamos este modesto homenaje al querido Gato PIT II, con motivo de la Semana de Autor 2016 que esta semana –del 22 al 25 de noviembre--le dedicara la Casa de las Américas al multifacético activista cultural, músico, poeta y loco con la presentación de su libro “Ernesto Guevara, también conocido como el Che”

16 nov. 2016

FELICIDADES CIRO EN TUS QUINCE



Disculpa si no he podido divulgar hasta ahora tan feliz noticia que llegó a mis manos en la edición de JUVENTUD REBELDE el domingo 6 de este mes, pero al día siguiente se me presentó una matunguera producto de mis 86 añejos abriles que pienso celebrar el próximo día 28 de noviembre con otro trago tan añejo como yo si el cardiólogo-geriatra me lo permite, porque hoy todavía estoy bajo observación, como si fuera otro parte meteorológico de Rubiera.
Dices celebrar ese primer do de pecho no frente a la comadrona, sino que fue tu estreno en el diario de la juventud cubana, que tampoco corresponde con tu verdadero inicio, pues ése arrancó en el periódico EL MUNDO el 21-1-1967, o sea que realmente cumplirás 50 no 15 años en enero del próximo año y nada menos que rompiendo aquella confesión tuya más de una vez admitida de que “Nunca he escrito una cuartilla que no sea por encargo…”
Lo cierto es que tú mismo lo confiesas en el libro “Un hombre de la Prensa”.(Editorial Pablo de la Torriente, 1989) Y copio: “…Vi mi nombre por primera vez en letra impresa cuando tenía 17 años. Hoy, en que releo aquel artículo inicial, que envié por correo a Luis Gómez Wangüemert , entonces director del periódico EL MUNDO, no me explico qué me movió a publicarlo, y lo que es más, a pagármelo y sugerirme una colaboración eventual en el diario…”
Como vez soy no solo un asiduo lector de ese escribidor que llevas dentro, sino también testigo--lupa en manos—que trata de seguir tus huellas en ese recorrido permanente por los meandros de la noticia, ya que más sabe el diablo por viejo…que por Blanco.
Y esa cualidad parte del último día de febrero de 1960, con motivo de la intervención revolucionaria de dicho diario, cuando Guillermo Santiesteban el entonces director-interventor—cambiado a los pocos días por Leví Marrero y definitivamente por Wangüemert—me citó a la redacción para informarme que habían decidido sustituir al caricaturista Antonio Prohías por no mantener una conducta acorde con la línea editorial del diario y el proceso revolucionario. Es en ese momento que salto del taburete del linotipo en el taller, a la mesa de dibujo en la redacción. Por entonces ya me acercaba a los treinta años de edad, así que Ciro y yo coincidimos bajo el mismo techo y la batuta de Wangüemert él con 17 pero yo con 37.
Aquella fortuna nos duró poco, pues apenas dos años después un sabotaje perpetrado el 2 de febrero de 1969 destruyó el edificio de Águila y Virtudes y de paso, su documentado archivo fotográfico con todos mis dibujos incluídos fueran pasto de las llamas.
Otro punto de encuentro fue también la Agencia de Noticias PRENSA LATINA, donde tuve el privilegio de ser su primer dibujante, gracias a la generosidad del inolvidable Jorge Ricardo Massetti, a partir de septiembre de 1959, pero solo por dos años, hasta que fuera seleccionado para formar parte de PALANTE Y PALANTE en octubre de 1961. Para Ciro, la agencia fue más tarde también una escuela de periodismo.
Esa es la razón por la cual el “escribidor” y yo compartimos la misma redacción,  no exactamente en el tiempo, pero sí con el mismo amor a la profesión. Por tanto, doy gracias a la Revolución que nos abrió sus brazos y que hoy, a medio siglo de aquellas aventuras, me permita felicitarlo. No solo por sus quince, sino por esa adicción permanente al periodismo y sobre todo por la lección concreta brindada en esa entrega conmemorativa del pasado día 6 cuando –entre otras verdades—establece que:
“…Los hechos son como son y así hay que narrarlos… Que no siempre se tiene que comenzar por el comienzo, sino por lo más interesante… Que los reporteros, los entrevistadores, solo tenemos hechos que narrar y a ellos debemos atenernos… Pero que la historia nunca es en blanco y negro. Tampoco los personajes. De ahí la importancia de matizar…” Más adelante establece la diferencia entre el reportero y el editorialista, género éste  que incluye la caricatura política o editorial, a la que me he dedicado desde aquellos lejanos tiempos. Pero más interesante aún es su criterio sobre el estado del periodismo actual, y copio: “…La noticia está también en crisis. Se comenta y se opina en ella con olvido de que el hecho es el hecho y la interpretación viene después…Y que en un intento baldío de competir con la televisión que muestra el suceso, las revistas se llenan de fotos cuando deben explicarlo y analizarlo de la manera más profunda posible…”
Continúa su análisis aclarando que la tendencia actual en las escuelas de periodismo es que han pasado a ser facultades de comunicación o de comunicación social, donde se aprende muy poco de las interioridades del oficio y se olvidan algunos aspectos fundamentales de la profesión.
Por tanto el periodista es ahora comunicador, aunque los dos términos no sean sinónimos como no lo son comunicación e información. Y vuelvo al maestro para concluir:
 “…Comunicar es divertir, interesar, conmover, influir. Informar es razonar, convencer, explicar. La comunicación se dirige a los consumidores, en tanto que la información se ocupa de los ciudadanos…”
La ilustración con que concluyo este trabajo es una copia de la portada que realizáramos con infinito amor para su libro ”La amante cubana de Greta Garbo y otras historias” de la Editora Prensa Latina, pero que por razones ajenas a nuestra voluntad, no hemos visto publicada.
Termino pues con la expresión: ¡HASTA AQUÍ LAS CLASES! Como cada domingo los humoristas de ¡A otro con ese cuento! Se despiden de sus televidentes.