__________________________

__________________________

14 ago. 2009

FIESTA POR PARTIDA DOBLE

El 13 de agosto del pasado año regresaba a Cuba la Operación Añoranza que me había permitido visitar durante un mes a familiares y amigos de Asturias, Cantabria y Galicia. La coincidencia de cumplir en 2008 sesenta años de vida artística y las palabras de aliento que recibí de todas aquellas personas –paisanos, según ellos--, que se interesaron por mi obra y por conocer la realidad cubana sin la desinformación a que los somete la gran prensa, encendieron mis viejas pilas de la creación.
A miles de pies de altura recordé que ese mismo día, nuestro Comandante en Jefe cumplía 82 años de edad y me estaba perdiendo los festejos por su celebración; pero a su vez me confortaba el estar soñando con una nueva aventura acompañado de mis hijos putativos: el gordo y el flaco, de la tira cómica, que llevaba 40 años publicándose ininterrumpidamente en nuestro país. Ellos también navegarían, pero por el ciberespacio en un blog personal que ya tenía un nombre: “¡Ay, Vecino!”.
Debutamos con una crónica titulada “El regreso del Caballero”, dedicada a esa leyenda cubana, gallega y parisina que responde al nombre del Caballero de París. Aquello más que una casualidad fue casi un milagro, pues inauguramos la exposición de caricaturas en el Museo Etnográfico de Fonsagrada, su tierra natal, el mismísimo 9 de agosto Día del Emigrante
http://ay-vecino.blogspot.com/2008/08/el-regreso-del-caballero-el-pasado.html. Me lancé pues a la aventura de volcar a formato digital, --por primera vez en mi analógica vida,-- las experiencias periodísticas pasadas y presentes con aspiraciones futuras.
Al pasar el recuento de estos doce meses, no puedo menos que sentir regocijo pues el resultado va mucho más allá de lo soñado por mí: Hacer nuevas amistades, recordar a viejos compañeros, compartir anécdotas del pasado , comentar satíricamente los acontecimientos actuales, contar chistes, dibujar caricaturas, satirizar y desnudar públicamente a hipócritas y prepotentes. Todo ello rejuvenece. Súmele a esto que vecinos desconocidos y lejanos, nos leen, y hasta nos dan sus criterios. Las sugerencias y opiniones, sean favorables o no, siempre ayudan para ajustar el tiro en el combate y retroalimentarnos. Por lo tanto en este caluroso agosto caribeño estamos de fiesta. En vez de uno, celebramos dos cumpleaños: el primer añito del blog “¡Ay, Vecino¡” y los 83 gloriosos de Fidel. Precisamente sus palabras finales en las reflexiones publicadas en la prensa de hoy, son motivo de inspiración:…
”A mi juicio, lo mejor siempre será tener una causa justa que defender y la esperanza de seguir adelante”… Como seimpre repito: ¡Comandante en Jefe, ordene! Mientras haya salud y fuerza, voluntad no faltará, para seguir brindándoles mis mejores esfuerzos; así que levanto mi copa virtual y brindo con este Havana Club cibernético por el futuro de estas relaciones “carnales” entre ustedes y nosotros… ¡Hasta que la muerte nos separe!
¡¡¡SALUD VECINOS!!!

PREMIO POLÉMICO Y SORPRESIVO

En una edición anterior de este mi blog personal, bajo el título de “MIS DESMEMORIAS-1”, publiqué una pequeña nota sobre mi primer premio internacional. Como alrededor de ese concurso se originaron curiosas situaciones, ahora contaré en detalle algunas de ellas:
Corría el mes de agosto de 1967. El tic tac mañanero de Radio-Reloj nos trajo la grata nueva: “Los caricaturistas de PALANTE Humberto Valdés Díaz y Francisco Blanco Ávila, acaban de obtener sendos premios en el IV Salón Internacional de Humorismo, de Montreal-67, Canadá”. El resto de la prensa amplió la información de inmediato. Se formó tremendo revuelo en la redacción del semanario que dedicó un gran destaque a la noticia en la edición 44 del 24 de agosto de 1967.
Si ésta fue la primera vez que caricaturistas del patio habían ganado un premio de esa categoría o no, lo dejamos para especialistas e investigadores. Bastantes dolores de cabeza nos dio la polémica que se produjo mucho después, durante el programa televisivo de participación “9550”, --cuyo premio consistía precisamente en un viaje a Moscú, o sea a 9550 kilómetros de distancia--. Fuertes discusiones se suscitaron entre los panelistas y los concursantes, al formar estos un “show mediático”, con el propósito de embolsillarse el premio, más a base de pataleo que de raciocinio. Los autores, Val y yo, sin comerlo ni beberlo, veíamos con bastante pena los toros desde la barrera.
Pero volvamos a 1967. Aquel Concurso Humorístico coincidía con la Expo Montreal-67, y contábamos allí con una amplia representación; los premiados acompañados por el entonces director de PALANTE y el colega Antonio Mariño (Ñico), fuimos invitados al magno evento, donde por primera vez realizamos caricaturas in situ a los comensales que acudían al restaurant del Pabellón Cuba haciendo largas colas para degustar nuestros platos criollos, con acompañamiento del ron cubano, el café criollo y el mejor tabaco del mundo.
Pero lo importante viene ahora: Resulta que meses atrás se había realizado en Cuba el Salón de Mayo con importantes artistas plásticos extranjeros invitados por Wifredo Lam, y de cuya presencia aquí quedó constancia con el mural colectivo que se pintó en el Pabellón Cuba, --el de La Rampa, no el de Montreal--. Entre esos pintores venía el canadiense Rancillac, quien en pocos días estableció amistad con nosotros, hasta el punto de entregar una caricatura a PALANTE. La que se publicó en la edición 43 del 17 de agosto de 1967.

Como venían por tiempo limitado, a él le resultaba imposible verla publicada, así que nos dio su teléfono y dirección en Montreal, pues pensaba descansar de la agitada vida parisina y pasar un tiempito de incógnito en su tierra natal. Me comprometí en enviársela por correo, pero ante esta nueva situación del viaje, opté por entregarla personalmente.
El éxito obtenido por Val, Ñico y yo haciendo caricaturas personales al momento en el Restaurante Cubano, gustó al director del mismo Abraham Masiques, quien propuso el cierre de la instalación una noche para celebrar con una cena criolla, el triunfo de la caricatura cubana en Canadá, e invitar a la prensa, a los humoristas y otros representantes de la cultura local.
Planteamos a la dirección del Pabellón-Cuba nuestro interés en invitar especialmente a Rancillac, y así se lo hicimos saber al artista vía telefónica. Esa noche, pasamos a recogerlo y cuando empezaron a llegar los invitados… Allí junto a los dirigentes cubanos y los representantes de PALANTE estaba el pintor dándole la mano a cada uno de sus sorprendidos compatriotas: artistas, escritores, periodistas, investigadores, y dirigentes del ayuntamiento qubecuá.
Al día siguiente, la información del encuentro y de los premios obtenidos por los caricaturistas de PALANTE, dejó de ser una crónica cultural más, para convertirse en noticia de primera plana en el “Montreal Star”. Gracias a que esa noche se despejó la incógnita del famoso Rancillac.
Invitamos a nuestros vecinos completar la información yendo al vínculo
http://ay-vecino.blogspot.com/2009/01/mis-desmemorias-1.html donde aparecen dibujos y fotos de aquel acontecimiento.

REMEMBER AGOSTO

Si Guernica fue la expresión artística del genocidio previo a la Segunda Guerra Mundial, Lídice se convirtió en su versión checa, que unida a los campos de concentración nazi completaron el holocausto moderno. La persecución judía, los veinte millones de muertos que aportó la Unión Soviética e igual cantidad el resto de los contendientes son pruebas suficientes.
Cuando creíamos que nada superaría tal exterminio, con solo tres días de diferencia, el 6 y el 9 de agosto de 1945, los Estados Unidos estallaron sendas bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, con más de 200 mil víctimas fatales. En solo segundos, el Presidente Truman había dejado chiquito a Hitler y nada menos que contra un enemigo prácticamente derrotado.
Cuando pensamos que por fin se había logrado la paz, inventaron un nuevo peligro: el comunismo internacional. Y nada mejor que acudiendo a la vieja fórmula del Imperio Romano de “Divide y vencerás”. Surgieron pues dos ideologías: la democracia yanqui contra el comunismo internacional. Dos campos: el campo capitalista y el socialista. Dos superpotencias atómicas: La URSS y los EE.UU. Y dos Alemanias: Una del Este y otra del Oeste.

Cuando pensamos que con la separación de meridianos había concluido todo aquel fraccionamiento, surgió la de los paralelos. Es decir, Estados Unidos en una carrera de relevos, levanta la bandera que había rendido Francia en Dien Bien Phu y divide a Vietnam por el paralelo 17 iniciando una guerra que le costó un ojo de la cara. Pero… Perro huevero… Se metió con otro país asiático,-- y ya van tres. —Ahora la víctima de la manía separatista de Washington fue la guerra de Corea y trajo como consecuencia la división del país por el paralelo 38 que aún se mantiene.
¿Cuándo terminará esta afición a dividirlo todo con la justificación de mantener la unidad del Imperio? Chi lo sa, diría mi vecino italiano. Pero recuerden que Yugoslavia era un solo país hasta la balcanización de serbios, croatas, macedonios, herzegovinos y hasta albaneses que no tenían nada que ver con la Federación . Y que la vieja Rusia fue perestroikada, fragmentada, desmenuzada, segmentada, y desmerengada desde adentro y desde afuera, con lo que el Campo Socialista quedó al campo, y la gente ingenua pensó que se habían terminado las tensiones y las divisiones: Y hasta un sesudo de ojos rasgados se atrevió a pronosticas “El fin de la historia”.
Cuando ya no quedaba comunismo, ni socialismo, ni ningún otro “ismo” que combatir, el Complejo Militar Industrial tuvo que inventar un nuevo enemigo para seguir organizando guerras irregulares, de baja intensidad, o preventivas. Es decir: ganancias netas: El terrorismo. Y en eso sí que eran unos expertos. Desde el Plan de Machete que aplicaba en Cuba la dictadura de Machado, hasta el Plan Cóndor de la gorilocracia latinoamericana formada en la Escuela de las Américas, los escuadrones de la muerte, los golpes militares, los contra, y la mafia cubanoamericana de Miami, se contaba con una enorme hemorragia de experiencia.
Cuando la popularidad del presidente Bush estaba a nivel de betún, tras las fraudulentas elecciones de 2001, ¿qué raro? Un golpe de suerte le tumbó las Torres Gemelas de Nueva York de un solo golpe,--perdón fueron dos los aviones fantasmas y tres los que atravesaron el espacio aéreo más radarizado del mundo---.Súmele a esto, un fantasma llamado Bin Laden…Por cierto ¿Dónde se habrá metido?... Todo ello le permitió a Mr. W. aumentar del día a la noche, su popularidad al punto de fabricar dos sangrientas guerras en el Medio Oriente y una Ley Patriótica en medio de su casa. Ahora el mundo quedaba dividido en caucásicos buenos y malísimos terroristas árabes. Pero no conforme con eso el famoso prestidigitador de talibanes perdidos, amenazó a 80 o más oscuros rincones del mundo con el Apocalipsis Now.
Cuando el nuevo presidente Barack Obama prometió cambios en la política norteamericana, todo el mundo respiró esperanzado. Con un presidente negro el negro futuro desaparecería, pero… Siempre habrá un pero… En lo que va de año hemos comprobado que internamente la sociedad norteamericana está más dividida que nunca. El paro obrero no para. La crisis dejó de ser hipotecaria para convertirse en sistémica. El hambre se apodera del hombre en muchas partes. Y el sueño americano es ahora la pesadilla de los indocumentados. Lo que es peor, sus palabras de hoy, al día siguiente sus voceros las desmienten.

Cuando más allá del Río Bravo, la integración que habían logrado los países latinoamericanos con el Grupo de Río, el Alba, el Mercosur, y Unasur, incluso con la desprestigiada OEA, estos esfuerzos se han visto amenazados por un nuevo golpe de estado al mejor estilo gorila en Honduras, y ahora en agosto, a mes y medio del mismo, se mantiene el estado de excepción, hemos regresado a los fatídicos 6 y 9 de agosto de 1945 con el crecimiento del Plan Colombia y sus siete nuevas bases militares del Comando Sur, amenazando la paz y la unidad del continente –siete puñales clavados en el corazón de América Latina-según Fidel.
Tengo la enorme satisfacción de haber colaborado durante muchos años con el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos fundado en Cuba a cuatro años del holocausto atómico sobre el Japón. En este mes de agosto se cumplen 60 años de aquel acontecimiento y me uno a su conmemoración.

EXPERIMENTO VERANIEGO

A veces un cargo es una carga, para mi nunca lo fue: Llevaba 25 años en el semanario PALANTE y los últimos quince como su director hasta que al fundarse la Editorial Pablo de la Torriente en 1985 pasé a formar parte de su staff. Aquí el trabajo se me multiplicó pues participamos en la creación de tres publicaciones periódicas: CÓMICOS, PABLO, y EL MUÑE, esta última en forma de tabloide. Además, de otras cuatro colecciones de cuadernos gráficos: HISTORIETAS, HUMOR, PASATIEMPOS Y LIBROS PARA COLOREAR. Todo ello con el apoyo de un equipo que podía contarse con los dedos de la mano
La satisfacción fue grande: Los estanquillos se llenaron de alegre colorido, los niños y los no tanto agradecían la propuesta, las ediciones se agotaban por miles en horas, los colaboradores no daban a basto y hubo que acudir a artistas que nunca habían incursionado en el género como René Mederos o Muñoz Bachs, hasta tuvimos que crear un taller permanente de guionistas. Aquello se convirtió en un fenómeno de masas…
La motivación era tal que, a pesar del enorme esfuerzo como editor y atender junto al colega Manolo Pérez el Taller Permanente de Historietas en la UPEC, se me ocurrió la idea de realizar una serie de tiras cómicas adaptando dos telenovelas cubanas de mucho éxito en el momento: “Sol de Batey” y “Médico de Guardia” fundiéndolas en una sola parodia titulada “Médico de Batey”.
Gracias a Juan Ayús, director artístico de “Juventud Rebelde” se me abrieron sus puertas en el verano de 1987, y el éxito fue tal que el periódico me contrató al año siguiente para repetir el proyecto. Esta vez se trataba de un culebrón brasileño: “Doña Bella”, pero debía abarcar los tres meses del periodo vacacional, o sea unas 35 ediciones. Para ello necesitaba el apoyo del colega Jorge Oliver, por entonces funcionario del ICRT, ya que debía visionar anticipadamente todos los capítulos y poder adaptarlos, sin que mi versión paródica en el diario se adelantara a la programación de cada episodio televisivo.
Fue una agotadora tarea de meses, pero altamente gratificante, sobre todo cuando se reconoce el esfuerzo. A tal punto que durante dos años consecutivos (1987-1988) gané el Premio Nacional de Historietas de la UPEC “Fidel Morales”, creado en honor al colega prematuramente desaparecido, a quien debo una crónica futura por sus indiscutibles aportes al género.
A pesar de los años transcurridos, muchos de mis vecinos cubanos quisieran recrearse de nuevo con la lectura de esas adaptaciones, precisamente por la repercusión que tuvieron las telenovelas originales hace más de 20 años; pero nos vemos imposibilitados de ofrecerlas por su extensión. Nos limitamos pues a reproducir como muestra, solo la primera tira de cada serie.