__________________________

__________________________

29 dic. 2008

CANTOS DE SIRENAS EN LAS ISLAS DEL PACÍFICO

En estos días lactantes del nuevo año, generalmente la prensa publica los sucesos más importantes del que acaba de fallecer.
Por ser un record negativo, Cuba no puede ufanarse de haber registrado en el 2008 la racha de vientos mayor del mundo el pasado 30 de agosto, cuando la estación meteorológica de Paso Real de San Diego en Pinar del Río, reportó rachas de 340 kilómetros por hora del huracán Gustav.
Pero ahí no para la cosa: Cinco tormentas similares azotaron el Caribe en cinco meses consecutivos. A saber: Bertha en julio, Gustav en agosto, Ike en septiembre, Omar en octubre y Paloma en noviembre. Si diciembre se mantuvo intacto fue porque ya se había acabado la temporada ciclónica.
Con esos truenos del cambio climático, quien duerme.
Pues nada menos que el mayor productor de gases con efecto invernadero del mundo. Nuestro vecino del Norte, a quien parece resbalarle la tragedia del Katrina en sus propias narices.
La mayoría de los países firmantes del Protocolo de Kyoto y otros documentos similares aún esperan sentados por la firma del Tío Sam.
Si esto les resulta paradójico, más será los que le cuento a continuación:
Una de las regiones más vulnerables y amenazadas del planeta por dicho cataclismo son las pequeñas islas del sur del Pacífico, artísticamente filmadas en Technicolor reiteradamente por Hollywood. Tras la Segunda Guerra Mundial muchos de estos diminutos estados polinesios pasaron a ser simples protectorados yanquis.
Veamos: Durante la reciente votación en la ONU Contra el Bloqueo a Cuba, los 184 votos a favor nuestro no sorprendieron a nadie: Anteriormente la historia se había repetido en 17 ocasiones.
Israel, el estado tapón sionista en el Medio Oriente se sumó una vez más a su padrino, pero eso tampoco cogió de sorpresa a nadie.
Pero que el minúsculo archipiélago de las islas Palau se integrara al trío de voces disonantes, sí resultó lamentable. ¿Por qué?
Pues porque forma parte de la Micronesia, un conglomerado de países pobres, isleños, pequeños y no caucásicos; que en cualquier momento pueden ser considerados entre los 60 o más oscuros rincones del mundo y sufrir limpiezas étnicas o guerras preventivas, según le convenga al amo imperialista.
Pero un peligro mayor se cierne irremediablemente sobre ellos.
Son tan pequeños estos archipiélagos que algunos ni siquiera aparecen reflejados en el mapamundi. Los más conocidos son: Magallanes, Ansón, Gilbert, Marshall, Carolinas, Marianas, Palau y Kiribati
A este último con 90,000 kiribatianos le han pronosticado 50 años de vida antes de ser tragado por el Océano Pacífico. Su jefe de gobierno Anote Tong, anunció que la población tendrá que ser evacuada en los próximos diez años.
Si esto es así: ¿Qué pueden esperar los vecinos de Palau con solo 200 mil habitantes en unas 200 islitas? Tal vez el mismo destino que las islas Abanuea y Tebua Karawa, que en 1999 pasaron a formar parte de los abismales fondos marinos del océano.
No somos “fans” del catastrofismo virtual imperante en el cine norteamericano, por tanto estos datos nos preocupan, tratándose de pueblos de carne y hueso, tercermundistas e isleños como nosotros, y permanentemente expuestos a los siguientes efectos:
Ese océano no tan Pacífico lame sus costas varias veces al año; el suelo se convierte en una salación; esto lo erosiona y afecta sus cosechas, El agua se hace más botable que potable por las filtraciones del mar. Las tormentas y tifones aumentan su intensidad anualmente, como lo venimos comprobando del lado de acá del charco nosotros mismos.
Sin embargo, la servil posición de Palau en la UNO con relación al Bloqueo contra Cuba, tiene su lógica: Es un gobierno supuestamente soberano. La inestabilidad política surge desde los orígenes en 1994 cuando su primer presidente fue asesinado al estilo de John F. Kennedy. El sucesor no esperó tanto y se suicidó antes de que lo hicieran otros. Se habla fundamentalmente el inglés, y lógico, su moneda es el dólar.
Con ella se subvenciona a bajo costo al gobierno títere de Johnson Toribiong --¡Tremendo apellido!-- con 27 millones de dólares al año. Pero no crean que ganó tan fácil sus recientes elecciones, sólo obtuvo 216 votos por encima de su oponente, de los 9324 empadronados.
Para concluir:
Si consideramos que la región está situada a nivel del paralelo 180 al otro lado del mundo. Y si el Sol sale por el Oriente, los archipiélagos de la Micronesia –Palau inclusive--, son los primeros en disfrutar la luz del alba cada día; pero pueden ser también condenados a desaparecer de la faz de la Tierra antes que el resto.
Y todo ello gracias a la tozudez, el egoísmo, la prepotencia y la impiedad de su perverso y circunstancial aliado: El Imperialismo Yanqui.

9 dic. 2008

DÍAS DE INVIERNO

En estos días de invierno afortunadamente lejos de peligrosos huracanes tropicales, me parece ver abriéndose paso en la nieve de los Picos de Europa a ese entrañable amigo cantábrico Xavi Pérez, (así con X no con J), quien lleno de sano orgullo me invitó a visitar la cueva El Soplao, hermoso paraje turístico, donde antaño su padre dejó sus pulmones como otros tantos mineros de la región.
En estos días invernales, me imagino cómo se verían esos verdes valles intramontanos del Liébana, donde aún se cuentan las leyendas de Juanín y Bedoya, aquellos que se fueron al monte para combatir la represión de la dictadura de Franco muchos años después de la Guerra Civil; o el teleférico Fuente Dé y el desfiladero de Hermida entre otros soleados parajes, hoy cubiertos por una gruesa frazada de nieve.
En estos días de invierno me viene a la mente su insistencia en parquear el coche lo más cerca posible del centro de Santander para poder disfrutar la belleza y el jolgorio de una ciudad en medio de las Fiestas de Santiago, y adentrarnos en el bullicio de La Alameda, parecida a nuestro Paseo del Prado, pero sin leones. Abrirnos paso entre comensales y “paraditos”, que invitan a degustar los populares bocatas, pinchos o tapitas, en improvisados toneles convertidos en mesas y acompañarlos de una caña o media caña, según el gusto cervecero.
En estos días invernales la fría ventisca haría imposible compartir la alegría de los bañistas, la risa de los niños jugando en la arena y hasta uno que otro balonazo perdido en la playa Sardinera,--que son dos, no una--, y caminar entre sus bares y kioscos rodeados por ese penetrante aroma a sardina frita.
En estos días de invierno no puedo olvidar a Xavi y sus paisanos riéndose mientras describían festivamente nuestro próximo destino: Santillana del Mar, según ellos: “Ni santa, ni llana y sin mar”. Así nos adentramos a una bella ciudad parecida a nuestra Trinidad pero a lo grande. De su mano caminar, mejor dicho, escalar sus adoquinadas calles de chinas pelonas, y abrirnos paso entre tenduchas de artesanos o antiguallas, mientras provocadoras risotadas y olores emanados de sus tabernas y pulperías nos hacían la boca agua.
En estos días de crudo invierno, en que los hogares de casi todo el mundo celebran las fiestas navideñas y el arribo de un nuevo año lo más agradablemente posible, no puedo apartar de mi mente la visita que hicimos al Museo de la Inquisición, situado también en Santillana del Mar, donde se exhiben casi un centenar de aparatos de tortura utilizados desde la Edad Media hasta la época contemporánea.
En estos días de nuestro casi invierno, recuerdo que durante la Colonia, los cubanos también sufrieron los tormentos del garrote vil, desaparecido con la República, pero que se mantuvo vigente en la Madre Patria hasta bien adentrado el régimen franquista; o el Potro de la Escalera, del cual fueron víctimas los patriotas que tomaron parte en la conspiración homónima del siglo XIX.
En estos días invernales no puedo borrar de mi mente la colección de aparatos que bajo la inocencia de sugerentes títulos como: La Cuna de Judas, La Doncella de Hierro, El Cinturón de Castidad, La Silla del Interrogatorio, Collares para Vagos o El Péndulo, se ocultaba la más escalofriante muestra de dolor físico y humillación pública jamás imaginada.
En estos días de cálido invierno, ante tal desfile de collares con púas, pinzas ardientes, desgarradores de senos, aplastacabezas, jaulas colgantes, garras de gato, ruedas para despedazar, látigos de cadenas de hierro o para desollar, y otras lindezas de la aberración humana desarrolladas durante el medioevo; me explico los desvelos del doctor Guillotine durante la Revolución Francesa para inventar un artefacto capaz de,--sin dejar de castigar al culpable--, trasladarlo al más allá lo más rápido y menos dolorosamente posible.
En estos días de invierno típico habanero, al pasar por la Calzada de Belascoain y escuchar las risas de los estudiantes que salen de las aulas en la Secundaria Básica “Bartolomé Masó”, no puedo olvidar que en los sótanos de ese mismo edificio de la Quinta Estación, años atrás, los esbirros de Batista torturaban a revolucionarios tan jóvenes como ellos, otros dejaron allí sus uñas sangrantes o fueron sometidos a descargas eléctricas en las partes más sensibles del cuerpo, y no pocos pagaron con su propia vida los anhelos de libertad y justicia. Algunos de aquellos torturadores entrenados por expertos de la CIA. La Escuela de las Américas, o el Pentágono, deambulan hoy tranquilamente por las calles de Miami.
En estos días de invierno, espero con ansiedad que en próximas semanas el nuevo presidente de los Estados Unidos de América, cumpla sus reiteradas promesas de acabar con la imagen de verdugos que tienen sus fuerzas armadas, erradicar definitivamente los métodos de tortura en las cárceles del Imperio, y sobre todo cerrar definitivamente ese lúgubre engendro de la Base Naval de Guantánamo, a la que algunos medios eufemísticamente nombran “limbo jurídico”, pero que no deja de ser un infierno medieval en pleno siglo XXI.
Y porqué no seguir soñando con un mundo mejor posible, y el regreso de nuestros Cinco Héroes Cubanos presos en cárceles del Imperio, en estos crudos días invernales del 2008.

13 nov. 2008

¡MIAU...MIAU...MIAU...MIAU...MIAU...MIAU!

En ediciones pasadas publicamos un trabajo crítico titulado ”Perro que ladra, muerde” esperando que alguien mordiera el anzuelo y repudiara nuestra opinión pues para la mayoría, el perro es el mejor amigo del hombre, aunque algunos prefieran quemarse con el dinero.
Sorprendentemente las opiniones fueron de elogio, y no pocos defendieron al gato sobre el perro en lo que a convivencia social se refiere.
Este antagonismo aflora en la fábula de Dora Alonso titulada "¿Por qué los perros y los gatos riñen?" así como la ternura que Teresita Fernández desplegó en la canción infantil que arrulló a tres generaciones de cubanos ”El gatico Vinagrito”.
El intento se ha visto reforzado por la reciente publicación de ´´Un libro con muchos gatos”, antología de poemas, cuentos, décimas, adivinanzas y otros trabajos, recopilado con las uñas por el colega Enrique Pérez Díaz; mientras Miguel Barnet escribía sus poesías “Con pies de gato” y el ministro Abel Prieto describía la parábola de ´´El vuelo del gato”, por poner sólo algunos ejemplos.
En los últimos años, ´´El capitán Plín´´ de Jorge Oliver se ha puesto las botas en la pantalla del televisor, heredadas de las usadas por el clásico gato de Charles Perrault.
Con estos antecedentes criollos bastaría para ratificar su permanencia en el arte, la literatura, y en las preferencias del público, pero recordemos que, mucho antes de que se produjera el primer ladrido sobre la Tierra, ya el gato salvaje africano era domesticado en el Antiguo Egipto para combatir una de las más de siete plagas que aparecen descritas en la Biblia: la de los ratones.
Sus dotes de cazador nato lo convirtieron en objeto de veneración, a tal punto que la diosa Bastet era representada con cabeza de gato y cuerpo de doncella, un canon de belleza bastante postmodernista. En su honor se sacrificaban los mininos durante las bacanales en los puti-show de entonces. El historiador Herodoto, cuenta que en los alrededores de la ciudad de Bastet aparecieron cientos de miles de esos esqueleticos gatunos como constancia del fetecún faraónico..
Los romanos, como siempre, en su delirio imperial de expansión introdujeron a Micifuz en Roma y de ahí a todos sus dominios extraterritoriales.
Por tanto, las cualidades del (felis catus), no confundir con (El gato Félix´) se descubrieron bien temprano. Hoy por ejemplo se puede o no tener un gato en casa, pero no puede faltar en el maletero del automóvil. El bebito antes de caminar, gatea. Y para salir del país, en el aeropuerto hay que pasar por la gatera, y cuidándose siempre de los amantes del gatillo alegre.
Los yanquis inventaron el (hot dog) o perro caliente como traducción literal, pero que no es perro y a veces lo sirven frío. Comida chatarra según los españoles, pero la carne de felino es más exquisita, a tal punto que debe ponerse mucho cuidado, no vaya a ser que en la cocina haya gato encerrado y nos den gato por liebre.
Parece que la noticia, digna de una receta del programa televisivo ¨Con sabor¨ se extendió durante el periodo especial y hoy apenas se encuentra un gato en nuestras calles, sobre todo en horas de la noche, mientras los perros callejeros se apoderaron del barrio y sus aceras, del silencio y del sueño ajeno.
Otra gran diferencia: Los canes hacen el amor a cualquier hora del día o de la noche y no les importa ni siquiera si hay niños presentes. Su desparpajo es tal que aún después del acto carnal siguen trabados para que el curioso que llegó tarde no se pierda el espectáculo.
El morrongo, mucho más discreto, escoge la luz de la luna y aún así se oculta bajo la sombra de los autos parqueados en la cuadra para que no lo vean con la lengua afuera; momento en que expresa su éxtasis de amor en una sinfonía de maullidos para que sepamos que está ´´en eso´´.
Tal vez el único punto que se anota el perro es su buen olfato y la ayuda que representa para la policía en estos y otros represivos menesteres, mientras el gato por sus propias habilidades felinas lo emparientan con el ladrón, o el delincuente en general.
En mi reciente visita al norte de España conocí a Fina y Charo, dos luceros que guiaron mi breve recorrido por hermosos paisajes gallegos y ambas, fanáticas de estos felinos de peluche.
Así describen ellas al gato:
Es silencioso. No ladra, sino ronronea.
Es rabiquieto, mientras el otro tiene un abanico en la cola.
Es higiénico. Se baña con la lengua, que nunca la tiene al aire.
Come pescado y es útil en casa porque caza ratón.
No se babea como los niños ni como el zangaletón de Campeón.
No muerde. Araña con sus uñas, pero sólo cuando lo molestan,
No se enferma de rabia. Da rabia que el otro sea tan rabioso.
Es sagaz, taimado, orgulloso, pícaro, inteligente, hábil y orgulloso:
Todas ellas cualidades humanas.
El otro es sumiso, escandaloso, hipócrita, extrovertido, y sucio.
Lamentablemente, también cualidades nuestras.
Hace sus necesidades en el lugar y momento equivocado.
Princesa va al patio, no es sata y tapa la caca con su pata.
A Mota hay que sacarle las pulgas y bañarlo a la fuerza con jabón.
Las pulgas los prefieren rubios.
Frecuentemente en el barrio se casan lidias de perros de pelea.
Estoy por ver una pelea de gatos organizada con fines de lucro.

PARECE QUE FUE AYER

Algunos vecinos me han pedido que publique mis memorias en la prensa por la sencilla razón de haber arribado a los sesenta años de vida artística, siempre vinculada con el quehacer periodístico desde aquel día de 1948 en que vi publicado mi primer dibujo en la revista “Fotos” de Pepe Agraz, cuyo debut fue también muy curioso y prometo contaros más adelante, porque pienso comenzar estas anécdotas con algo que pudiera considerarse el record Guiness de la injusticia y el absurdo bajo el título de “La cadena perpetua más larga de la historia”.
Se trata, nada menos de mis vínculos con el caricaturista cubano Gerardo Hernández Nordelo, quien lleva más de diez años cumpliendo una sanción de dos cadenas perpetuas y quince años, en cárceles de máxima seguridad en el país más inseguro del mundo y gracias a la Sociedad Nacional del Rifle: Como si alguien pudiera tener dos vidas y pico. Lo que parecería una broma por protagonizarlo un humorista es, sin embargo algo muy serio, pero sobretodo triste e indignante.
La campaña mundial “Free the Five” se organizó precisamente para romper el cerco de silencio con que se rodeó esta barbaridad jurídica, materializada en una venganza al estilo del Far West sobre cinco cubanos acusados de espionaje por penetrar las bandas contrarrevolucionarias de la mafia cubano-americana de Miami con el fin de alertarnos sobre los atentados terroristas que tantas vidas ha costado a nuestro pueblo e incluso la del joven turista italiano Fabio Di Celmo en el hotel Copacabana de nuestra capital.
Pues bien, les cuento que siendo un jovencito de apenas 17 años, Gerardo me escribió una carta al entonces semanario “Palante”, en mi condición de director, para solicitar la reproducción de sus caricaturas, así fue como en 1982, bajo la firma de H. Nordelo, comenzó a publicar sus primeros dibujos en la prensa nacional, pasando más tarde a formar parte del grupo “Aspirina” del rotativo “Tribuna de la Habana”.
Nos volvimos a encontrar años después en el Taller de Historietistas creado por “El Muñe”, un tabloide quincenal especializado en el género, donde H. Nordelo debutó con su tira cómica titulada “Pepino y Cía.”
Me parece más oportuno que nunca publicar estas anécdotas y algunas de sus caricaturas en momentos en que se esperan los anunciados cambios de la administración norteamericana, tras el arrollador triunfo demócrata, y dejar atrás el oscurantismo medieval y neoconservador de Mr. W. ¡Que en paz descanse!
El Imperio nos debe mucho: Por ejemplo, iniciar el desmantelamiento de esa infernal base de torturas en nuestro territorio de Guantánamo o el renunciar al injusto bloqueo de más de cincuenta años, entre otras numerosas barbaridades… Esperemos, pues, el primer paso rectificador a partir del 20 de enero del próximo año, y hágase justicia, por lo menos con estos cinco héroes cubanos. Estoy tan seguro, como todo el pueblo de Cuba, que más pronto que tarde: ¡VOLVERÁN!

17 oct. 2008

¡SOLAVAYA, Mr BUSH!

Nos complacemos en despedir al Presidente más esdrújulo de la historia de los Estados Unidos con esta sonora trompetilla:
¡PTTTTTTRRRRRRRRUUUUUUUU!
Por antidemocrático.
Por apocalíptico.
Por bélico.
Por cabalístico.
Por caótico.
Por cínico.
Por egocéntrico.
Por etílico.
Por empírico.
Por endémico.
Por esperpéntico.
Por estúpido.
Por fatídico.
Por frígido.
Por fanático.
Por hipócrita.
Por ilícito.
Por ilegítimo.
Por insípido.
Por metafísico.
Por místico.
Por nefrítico.
Por patético.
Por pusilánime.
Por ridículo.
Por rígido.
Por ríspido.
Por sádico.
Por sodomítico.
Por tímido.
Por terrorífico.
Por vulgarísimo.






LOGROS DE SU DES-GOBIERNO
A comienzos del Siglo XXI predice el fin de la historia.
En el campo de la salud aplicó guerras preventivas con efectos colaterales.
Al mal llamado eje del mal le echó mal de ojo.
Desaparecido el peligro comunista inventó el peligro terrorista.
Apoyó a Pedro el Breve en la más amplia campaña mediática de Venezuela.
Combatió la crisis alimentaría lanzando bombas racimo.
Anunció limpieza étnica a 80 o más oscuros rincones del mundo.
Provocó el aborto de las Torres Gemelas en el Parto de los Montes del 11 de septiembre.
Propuso el Plan Bush para Cuba, que no es más que un nuevo Plan de Machete.
De tanto apoyar la propiedad privada se convirtió en el Enemigo Público No. 1 del mundo.
Fenómenos naturales como el Gustav y el Ike, no fueron tan destructivos como el huracán Bush, que nos azotó recientemente.
Recordemos como la White House transformó el blues de Nueva Orleans en un lamento black tras el Katrina.
Narcotraficantes y terroristas de la mafia cubano americana, andan sueltos en Miami, mientras él presionó para meter en prisión a cinco antiterroristas cubanos.
Se le ocurrió que la mejor manera de combatir el hambre en el mundo era matar hambrientos.
La Divina Comedia de Bush, convirtió el paraíso cubano de Guantánamo en un limbo jurídico yanqui donde poder aplicar la tortura de la Santa Inquisición a supuestos herejes de su fundamentalismo medieval en pleno Siglo XXI.
Contribuyó con una herencia al sueño americano, que lo ha convertido en una pesadilla para los contribuyentes del presente y del futuro.
Para salvar el crac bancario pidió fondos a la reserva federal privada que debe pagarse con los fondillos públicos
En fin: fue como un hipopótamo hipócrita que para curarse el hipo creo la crisis hipotecaria.
Por todo ello se le pronostica al gobierno estadounidense un negro futuro.

"EL BOSQUE
Y EL ARBUSTO"
Por Francisco Blanco

WOOD AND BUSH

By Frank White

Cuento nada infantil
(Versión actualizada
English Spoken)


Había una vez un miserable arbusto que crecía a la sombra de su padre. Heredando de él una inmensa fortuna y poder. Este hijo de papá, dueño de los terrenos más altos y fértiles aspiraba al reino de los árboles y gracias a la influencia paterna y el fraude, logró sus propósitos. Conocía las contradicciones entre las plantas y sembró aún más la discordia entre ellas. Divide y vencerás fue su consigna, que aplicó generosamente al resto mediante sobornos, amenazas y mentiras.
Como es lógico, se apoyó en los más fuertes contra los subdesarrollados que crecían en oscuros rincones del bosque. Así formó un poderoso ejército de maderas preciosas: caobas corporativas, globalizados cedros, robles trasnacionales y majaguas lacayunas, a quienes ni el comején ni las balas podían hacer mella dada su dureza. Envalentonado desde lo alto de su atrincherada atalaya el arbusto vociferaba: ¡Pisad sin compasión, aplastad a esos infelices!
La masacre tenía que generar descontento y airadas protestas entre sus víctimas. La mayoría de los matojos decidieron hacer frente al imperio del mal; se llenaron de valor movilizándose en contra del opresor y sus colosales tropas.
Y allí, al nacer el alba, desde la profundidad del bosque una vocecilla, solitaria pero digna, se alzó virilmente para exhortar al combate. Como un semillero miles de voces se elevaron al cielo bajo la consigna de:”¡ El bosque unido jamás será vencido!”
Arbustito, era hijo de Arbusto pero, huérfano de ideas, por eso se encolerizó cuando vio cómo sus ejércitos eran arrollados por la maleza. Los altos fueron talados desde sus propias raíces, los más frondosos quedaron pelados. Impotente se dirigió a su padre con lágrimas en las ramas: -
--Papi, como tú tienes más experiencia y eres más inteligente que yo, respóndeme ¿Qué está pasando?
El padre guardo silencio, precisamente por eso, por ser más inteligente que su primogénito, y porque el que calla otorga. El arbolito era bruto pero no tanto y comprendió inmediatamente el significado de ese silencio. Agobiado miró en derredor buscando la respuesta apropiada entre sus poderosos aliados.
Pero: ¡Oh sorpresa! Esos colosos aterrorizados también hacían ¡CRAC, CRAC, CRAC y ante los ojos atónitos del jefe se convertían en leña al paso arrollador de los matorrales, mientras los más afortunados gritaban. ¡Sálvese el que pueda!
El pequeño César se había derrumbado como un castillo de naipes y en un último aliento, antes de ser sustituido en el trono del Imperio, levantó la vista hacia el sur y halló en lontananza la respuesta a su desgracia.
Allí, donde la vista se perdía en el horizonte, en un claro del monte, distinguió una hermosa palma real que, a la sombra de un robusto caguairán, una vez más se dirigía a sus compañeras de lucha, como siempre, orgullosa, victoriosa e inclaudicable. Levantó entonces uno de sus penachos, señaló al Norte y poniéndose más roja que nunca gritó a toda voz:
¡ÁRBOLES DE TODO EL BOSQUE, UNÍOS!

SIN TON NI SON

SIN TON NI SON

Recientemente publicamos aquí mismo un trabajo bajo ese título. Hoy golpeados por una crisis económica olímpica, regresamos al tema, pues antes de las luchas independentistas de las 13 colonias, circulaba en su territorio junto con la libra, esterlina, la guinea británica, desplumada esta última por su primer presidente George WashingTON. Un par de años después, siendo Alexander HamilTON Secretario del Tesoro, creó otro tesoro mayor en 1791. --el Banco Nacional--. Como si veinte años no fueran nada, James MadiSON, lo cerró. Pero en este abre y cierra, su tercer presidente, Thomas JefferSON restituyó al Congreso la facultad de emitir el dinero del pueblo, hasta que Andrew JackSON creó el segundo Banco Nacional de los Estados Unidos en 1836. Las contradicciones entre el Norte y el Sur, dieron origen a la Guerra de Secesión y un presidente SIN TON NI SON, Abraham LinCOLN, se vio obligado a imprimir papel moneda para sufragar los gastos bélicos. Ganó la guerra pero perdió la vida. En 1913, el presidente de las tres WWW: Woodrow WilSON, --muy anterior a la red de redes,--después de 173 años de control gubernamental, creó una Reserva Federal cuyo carácter federativo era sólo nominal, pues la formaban los más poderosos bancos privados. El presidente WilSON se incorporó en el último vagón a la Primera Guerra Mundial, saliendo los Estados Unidos muy fortalecido de la contienda, Aún así el carácter cíclico del sistema capitalista mostró su oreja peluda durante el crac bancario del 1929, afortunadamente superado por la política del Buen Vecino, que implantó otro astuto presidente norteamericano pero de apellido Roosvelt. Nunca segundas partes fueron buenas y la ruina europea caracterizó la posguerra de esa Segunda Guerra Mundial y aquello se convirtió en un estira y encoge entre dos grandes sistemas políticos, o sea entre el Este y el Oeste, con una multimillonaria carrera armamentista hacia el holocausto nuclear.
Al imponerse el Imperio del dólar quedó sólo una potencia hegemónica, El comunismo ya no era un peligro y había que inventar otra amenaza: el terrorismo. De las ruinas de las Torres Gemelas, surgió un tercer milenio globalizado, neoliberal caracterizado por un primer mundo muy rico y otro tercer mundo más pobre de la cuenta: ¿Dónde quedó el segundo?
Esta etapa se ha caracterizado por la imposición a rajatabla de las leyes del mercado sin la intervención estatal: Guerras de baja intensidad, terrorismo de estado, ganancias multimillonarias para las transnacionales, sobornos, prostitución infantil, envenenamiento mediático, enriquecimiento ilícito, narcotráfico, mega fusiones corporativas, gastos bélicos inflados y otras barbaridades especulativas han dado al traste con ese “Sueño Americano” que tanto promovieron los propagandistas del Imperio, y a este capitalismo salvaje que irremediablemente se hunde, el propio Bush, antes de dejar el timón.. propone ahora otra salvajada desde su puente de mando: ¡UN SALVATAJE SIN TON NI SON!

3 oct. 2008

PERRO QUE LADRA... MUERDE

COMO PROMETIMOS EN LA EDICIÓN ANTERIOR, OFRECEMOS NUEVAS REFLEXIONES SOBRE EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE..
.Recientemente, el periódico Granma publicó en la sección “Cuestión de Leyes” el artículo titulado “¿Quién le pone coto al ruido”, oportuna advertencia a los violadores del reglamento capitalino para el control de ruidos en las zonas residenciales’, incluyendo las sanciones en que pudieran incurrir.
Pero hay un aspecto que no aborda el artículo: ¿Cómo se puede multar a un perro? Porque en mi barrio los canes constituyen una plaga escandalosa que le quita el sueño a cualquiera, contagiosa porque cuando uno de ellos ladra, todos los demás a una legua a la redonda lo imita. Si algún vecino planifica una actividad nocturna con posibilidades de extensión, nos preparamos por aquello de que guerra avisada no mata soldado, pero con estos animalitos-sorpresa no hay cuartel.
No creo que cualquier tiempo pasado fuera mejor, pero he leído que cuando llegaron los conquistadores a Cuba hace más de quinientos años existían en nuestro archipiélago perros mudos. Desconozco la causa de su extinción, si producto de alguna plaga canina, o si por formar parte de la dieta proteica de los nuevos pobladores, lo cierto es que lamento la desaparición de la especie en la actualidad, por cierto más necesaria que nunca.
De todo ello dejé constancia en el pasado Salón Nacional de Humorismo“Humoranga 2008” con el dibujo costumbrista titulado “Concierto perruno Opus 3 AM:”, que ofrecemos a continuación:

Estoy consciente que muchos de sus admiradores no coincidirán conmigo, incluso pueden denunciarme a las sociedades caninas o protectoras de animales, pero los bestias no son ellos sino los dueños que los malcrían, o los mal educan. ¿No nos maravillamos de las hazañas que realizan en competencias o exhibiciones caninas de habilidades? Casi todos los niños tienen la tendencia a tocar a estos animales y ellos se dejan acariciar. ¿Cómo saben su edad? ¿Intuición, inteligencia?
En cuanto a mi, la única mascota que tuve en mi infancia fue la de catcher en el pitén del barrio, ya que mi madre rendía un culto enfermizo por la limpieza y esos dichosos cuadrúpedos hacían la gracia siempre en el momento y el lugar equivocado.
Me estoy refiriendo a los tiempos de fogón y chimenea, cuando la ceniza constituía un remedio infalible y nuestras aceras brillaban de limpias, tal vez por una Real Orden que existía desde los tiempos de la corneta por la cual cada vecino debía mantener ajeno de caca el frente de su casa so pena de sufrir una indeseable multa cuando a los pesos se les llamaba duros.
Nuestras mascotas actuales, no sólo producen en las calles y aceras graves cortaduras de vidrio francés en las suelas de los zapatos, sino que circulan libres de pecado y de bozales, aprovechándose de que en nuestro país no existe la discriminación racial. O sea que en nuestras calles lo mismo se te puede tirar al tobillo un diminuto chiguagua, que al cuello un temible Roffwiler, campeón olímpico de la dentellada y de las apuestas ilegales, entrenado para matar. Todo ello acompañado de ladridos que le erizan los pelos al más lampiño.´
Aprovecho para sugerir que junto a la venta en divisas de costosos celulares de importación, se fabriquen, aunque sea de manera artesanal, bozales de cuero o cualquier otro material resistente en moneda nacional, y sobre todo que sea de obligatorio uso porque da rabia que esto siga sucediéndole a la tranquilidad ciudadana.
Me considero dichoso porque de las numerosas veces que caminando por la acera me he adentrado distraído en el territorio marcado por sus cancerberos de una sola cabeza, éstos de un salto han tratado de marcar también en mis canillas sus colmillos blancos. La agilidad de mis piernas me ha librado siempre de su dentellada, pero no del susto.

En casi todos estos casos el perrito es inocente, pues la mala educación es privativa de los seres “humanos”, pero hay un aspecto en que el dueño no tiene nada que ver con el comportamiento de Mota y es cuando un amigo visita por primera vez la casa y la mascota, ágil y lujuriosamente se lanza sobre la pantorrilla del individuo para saciar sus apetitos sexuales ante el asombro del desconocido y la pena de su dueño.
Por todo ello y algunas cosillas más desde hace años tengo una acompañante llamada Elpídia que no ladra, ni tiene malas pulgas, come vorazmente todo lo que le eches y hace sus necesidades siempre dentro de su habitat, consistente en un simple tanque de agua, pero además de ello, mi jicotea se lleva todo lo malo.


15 sept. 2008

NO ES COSA DE JUEGO

El sueño americano se viene transformando en una pesadilla mortal para estudiantes de cualquier nivel.
A cada rato el fogonazo asesino ilumina un aula y de paso se lleva lo mismo a un profesor que a uno o varios alumnos. El luto no discrimina.
Resulta paradójica la existencia de escuelas particulares tan privadas de lógica que se atrevan a plantear la necesidad de incluir junto con la aritmética y la geografía, el arme y desarme o la práctica del tiro al blanco.
Presumo que para democratizar el crimen, también se incorpore el tiro al negro.
No es extraño que en una sociedad donde “bisness is bisness”, dichas instituciones docentes estén vinculadas con la Asociación del Rifle, posiblemente la más explosiva y sonada de la Unión: Dios los cría y el dólar los junta.
Las desgracias no vienen solas y este fenómeno de la sociedad de consumo, tras el derrumbe de las Torres Gemelas, parió monstruos mellizos: el negocio del gatillo alegre y la industria del entretenimiento, unidos por el cordón umbilical de la violencia por la violencia.
Veamos algunos ejemplos: 25 de junio de 2003. Autopista Nacional cerca de Newport. – Dos hermanos de 16 y 14 años salieron de su casa portando armas y “tiraron a matar” para emular con el video-juego “Grand Theft Auto III” del GTA III, resultando del “jueguito” dos coches baleados y otras dos víctimas, una mortal y otra gravemente herida.
Dos años antes Michael Moore había estremecido al mundo con su “Bowling for Colombine” y ganó el Premio Oscar de ese año, reflejando sin ficción alguna otra matanza similar con saldo de doce estudiantes y un profesor abatidos a balazos. La obra, más que un documental resultó ser una radiografía de la cultura del miedo.
A lo largo de este decenio otros titulares, tan espeluznantes como estos, electrizaron al mundo, he aquí un botón de muestra: “Dos estudiantes de secundaria asesinaron a quince de sus condiscípulos en Litleltown, Colorado”, “Un grupo de alumnos menores de diez años planificaron un atentado contra su maestra, por suerte frustrado, en la Florida”. “Un joven alemán, inspirado en un video-juego donde el jugador, es un asesino en serie, mató a 16 personas en su pueblo natal”.
La industria del video-juego no es cosa de juego, pues produce cerca de diez mil millones de dólares al año para sus beneficiarios, mientras, por desgracia, la epidemia de víctimas-usuarios se ha extendido al Japón, Reino Unido, Francia, Alemania y España. Además, amenaza a países subdesarrollados .con su carga de banalidad, violencia y enajenación.
Nombres tan raros como Play Station de la Sony, GTA de la Rock Star, Microsoft, Nintendo, etc., son ya comunes para los alumnos de primaria en cualquier oscuro rincón del mundo. Por suerte la venta de armas en estos países no está al alcance de todos los bolsillos, y mucho menos de todas las edades.
Pudiéramos estar hablando de este tema horas y horas, pero prefiero pasar a otro asunto en mi opinión más generalizado y por tanto preocupante.
Guillermo Cánovas, especialista en el tema, pone el dedo en la llaga, no en el mouse, cuando afirma: “En los video-juegos se es protagonista en primera persona, no espectador pasivo. Ese es el secreto de su éxito comercial y a la vez señala su peligrosidad”.
En mi reciente viaje a España pude comprobar in situ este fenómeno al leer un artículo publicado por la revista “Época”: “Más del 60 por ciento de los adolescentes en la península admiten su adicción a esos entretenimientos interactivos, pero lo peor es que casi la mitad de ellos prefiere ejercer la fuerza (real-no virtual) contra los más débiles. Es decir: niños, ancianos o embarazadas”.
Pero no se trata sólo de la violencia. Es algo más sutil y peligroso. Se habla de la adicción a las drogas; ya prohibidas como el opio y la cocaína o las autorizadas bebidas alcohólicas, pero nadie dice nada sobre la adicción social, mucho más sutil y globalizada. Esa que abarca entre otras, a los inofensivos video-juegos.
He visto infantes frente a la pequeña pantalla horas y horas, sin pestañar, sin desayunar o merendar, sin hacer los deberes escolares, sin responder siquiera al timbre del teléfono o a la puerta de la calle, sin el menor interés por ir al parque para compartir con sus amiguitos. Convertidos en autómatas verdaderos, no virtuales.
Claro, para algunos padres es más cómodo comprarle al chico lo último de la industria lúdico-interactiva; aprisionarlo en la seguridad del hogar, fuera del peligro del tránsito y de la calle, con la vista permanentemente puesta en la pantalla y a la vez desarrollar una gran habilidad digital. Pero ese compañero ideal del crío, a la larga se convierte en el peor enemigo de la convivencia familiar, cuando, por cualquier causa se le quiera sacar de ese “inofensivo” limbo escapista.
El fenómeno adquiere ribetes trágicos cuando las víctimas se ven expuestas por largos periodos a la influencia de estos ordenadores convertidos en amos de la voluntad ajena, en vez de dóciles instrumentos de trabajo. De ahí que existan en estos momentos, aficionados adultos que se reúnen por miles en festivales de “friquis”--como les dicen por allá-- dedicados a esos adictos ya lampiños o de tupidas barbas.
Por lo general no trabajan ni estudian, no se bañan, no participan en actividades sociales ni hacen el amor, porque están en un permanente estado de gracia. Se sienten niños grandes y lo que es peor, no quieren crecer porque todas sus necesidades primarias no primates las tienen resueltas sin mayor esfuerzo. Son monstruos sin voluntad, pero voluntariosos y exigentes.
Pido disculpas por alejarme un tanto de la sátira y el humor que me caracteriza, pero el tema creo que lo merece. Hasta aquí esta descarga.
Tienen la palabra quienes coincidan o no, aficionados o detractores, padres o hijos; pero sobre todo sociólogos y psicólogos, porque del tiro, yo me estoy volviendo loco.

BLANQUITO

29 ago. 2008

Proximamente nuevo libro de "¡AY, VECINO!" a todo color.

Si, queridos amigos, tengo el placer de anunciarles que para la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana, a celebrarse en febrero de 2009, saldrá a la luz por primera vez a todo color, un nuevo libro. ¡Ay, Vecino! En pocas palabras, de los conocidos personajes el gordo y el flaco, que acaban de cumplir 40 años de su aparición en el semanario PALANTE. Disfruten, a manera de adelanto, la cubierta que realizó para esta edición mi hijo y, de postre, aquella primera tira.

24 ago. 2008


EL REGRESO DEL CABALLERO

El pasado sábado 9 de agosto se celebró en Fonsagrada, concejo de la provincia de Lugo, la fiesta por el Día del Emigrante, con bailes tradicionales, pasacalles y otras actividades folklóricas.
La gracia en el trazo y el verdor de esa región gallega quedaron plasmados en el cartel que presidió y realizó para el evento, el afamado caricaturista Forges, nativo del lugar.
De la mano de Blanquito, otro caricaturista, pero cubano, llegó a las fiestas ese día como un fantasma, tal vez el emigrante más famoso que haya salido de esa tierra, Don José María López Lledín, quien en la cresta de la oleada migratoria de los primeros años del siglo XX, llegó a La Habana para quedarse prendado de ella, a tal punto que la llamó su “Dulcinea”, y juró no abandonarla en vida.
Este ya famoso Caballero de París, nacido en la aldea de Vila Seca, a una veintena de kilómetros de Fonsagrada, ahora se deslizaba en forma de libro entre la bulliciosa multitud que colmaba la plaza central, como para que a sus paisanos de ahora no los asustara su estrafalaria figura.
Así entró, silenciosamente en el Museo Etnográfico de la ciudad, acompañado de unas pocas autoridades locales, amigos e intelectuales por invitación expresa de su director el consejero cultural Xuan Xosé Molina, para perpetuarlo en la memoria y ocupar permanentemente un rinconcito allí rodeado de madreñas, ruecas, ladeiras, retablos, y otros objetos tan queridos de su niñez en el terruño.

La exposición consiste en una copia de las 24 caricaturas que ilustran el libro y algunas fotos tomadas en la Exposición homónima montada en la Basílica Menor de San Francisco de Asís en la Habana Vieja durante la Feria Internacional del Libro de Ciudad de La Habana, el pasado mes de febrero.
Sin ningún protocolo, tanto el seleccionador de las obras, el caricaturista cubano Francisco Blanco, como el director del Museo local, a quien cariñosamente llaman Xuanxo sus más cercanos colaboradores, hablaron del personaje, de su trayectoria, de la acogida que ha tenido el libro en los pocos meses trascurridos, así como de todos y cada uno de los escritores, prologuistas, editores y artistas participantes en el proyecto.
Gran impacto causó entre los presentes la edad de Adis Castellanos Martínez, la más joven de los caricaturistas quien nació exactamente cien años después que el Caballero y por tanto no lo conoció en vida, pero que lo captó en toda su enigmática personalidad.
Lo mismo ocurrió con el autorretrato caricaturesco que el propio López Lledín realizó durante unas de las pruebas que le practicaron durante su permanencia en el Hospital Psiquiátrico de La Habana.

Blanquito no podía volver a Cuba sin visitar la casa del Caballero de París, en la aldea de Vila Seca, municipio de Nogueira de Muñiz, rodeado de las bellezas de la cuenca del Navia, río que divide a Galicia de Asturias y así lo hizo en compañía de otro esforzado investigador local, esta vez del Museo Etnográfico de Grandas de Salime, en Asturias, popularmente conocido como Pepe el Ferreiro.
Esta aventura resultó altamente gratificante para él, regresó con la satisfacción de haber dejado caer una semillita en el surco de la amistad entre España y Cuba y nada menos que para demostrar que ese Caballero, gallego, cubano y parisino, sigue siendo ¡La Leyenda que Camina!
Francisco Blanco Ávila