__________________________

__________________________

26 feb. 2009

EL DIBUJO MÁS GRANDE...

En ocasiones anteriores hemos contado anécdotas de nuestros comienzos en la vida artística. Volvamos pues sobre el tema:
Siendo aún linotipista en el diario “El Mundo” y aficionado al dibujo, se presentó una rotura del aparato de radio foto de la redacción que reproducía imágenes del exterior como lo hacía el teletipo con los textos.
Al día siguiente estaba pactada en el Madison Square Garden de Nueva York, la pelea por el campeonato mundial welterweight entre el cubano Gavilán Kid y el titular Bobo Olson.
Ante esa situación, el jefe de la plana deportiva, me preguntó si yo podía adelantarme a los acontecimientos y hacer un creyón con ambos pugilistas frente a frente, única forma de ilustrar el combate y que se le daría gran destaque. ¡Imagínense, tamaña proposición a un joven aficionado!
Acepté el reto e inmediatamente salí a comprar la cartulina más grande que existía en el mercado. Era un plancha de 70 por 100 cms. Y allí plasmé el dibujo original tomando como modelo varias fotografías de archivo.
El match se celebró el 2 de abril de 1954 y al día siguiente en la primera página deportiva del periódico apareció mi ilustración a ocho columnas con bajantes del match round por round. El tamaño aproximado impreso era de unos 36 centímetros cuadrados, y durante mucho tiempo ingenuamente pensé que era el dibujo más grande publicado por un artista cubano en la prensa. Eso fue hasta que conocí a Conrado W. Massaguer.

Me acerqué al maestro, con motivo de la publicación de un libro-homenaje por sus 50 años de vida artística, y él tuvo la delicadeza de dedicármelo. A partir de entonces mantuvimos relaciones amistosas hasta su fallecimiento diez años más tarde, a tal punto que en cierta ocasión me contó:
“También en mis comienzos, a mi me ocurrió algo similar: Corría el año 1906, en Mérida, Yucatán, a donde me habían enviado mis padres con solo 17 años de edad. Tenía necesidad de trabajo y en el periódico “La Campaña”, me ofrecieron hacer la caricatura de un personaje local no muy bien visto, pero con influencia”.
“Realicé el dibujo bien grande, pero no sabía el método de reproducción que allí se empleaba: la xilografía. Resulta que un indio grabador era quien calcaba el original en madera y grababa la plancha a relieve. Resultado final: Un maderón que no cabía en la primera plana, y la posibilidad de perder mi primer sueldo”.


“En ese momento se me enciende la chispa, cojo el tablón, corro al fondo del taller y con un serrucho, corto la caricatura horizontalmente por el centro. Cuando regreso a la imprenta coloco la mitad superior en la primera plana y la inferior en la última. Seguidamente añadí: Póngale como pie de grabado, --Viene de la primera--. Así resolví el problema y aseguré mi trabajo”.
Con el relato me convencí de que el dibujo de la pelea Gavilán-Olson era un pigmeo en comparación con la hazaña del maestro de maestros. Todo esto viene a colación por la próxima celebración el 3 de marzo, en la ciudad de Cárdenas, Matanzas, del 120º. Aniversario de su Nacimiento. “HONRAR HONRA”.

19 feb. 2009

REFERENDUM CONSTITUCIONAL

El pasado domingo se celebró en Venezuela el Referendo que modificaría la Constitución Bolivariana. El caricaturista con su visión hiperbólica reflejó exageradamente el hecho representando a los partidarios del NO como "cuatro gatos" a punto de zozobrar, cuando la realidad no resultó tan cruda. Lo que sí no se puede negar es que los votos obtenidos por el sí se convirtieron en una enorme MAREA ROJA.

18 feb. 2009

EL GATO PIT II EN LA SN DE GIJÓN

Durante la pasada Semana Negra de Gijón, le hice esta caricatura a Paco Ignacio Taibo II, mientras leía el boletín de la misma "A Quemarropa". Ahora durante la 18o. Feria Internacional del Libro de La Habana (FIL 2009), ambos intercambiamos dedicatorias, él con su última entrega "Tony Guietras: Un hombre guapo", cuya cubierta ofrecemos a nuestros vecinos, como primicias y promete ser el "best seller" del año; y yo, con "¡Ay, Vecino! En pocas palabras", como recordación a los más de cuarenta años del debut de dicha tira cómica.
Con su estilo directo y desenfadado, Paco Ignacio Taibo II, nos regala una imagen de la "Revolución del 30 en Cuba" a través de uno de sus principales protagonistas: Tony Guiteras.

2 feb. 2009

ACTUALIDAD POLÍTICA

MIS DESMEMORIAS-3

A finales de la década de los años 60, el Departamento de Orientación Revolucionaria DOR, encargó a un equipo del entonces semanario PALANTE, la edición de historietas didácticas relacionadas con la poca comprensión que había por parte de nuestros trabajadores sobre nuevas tecnologías necesarias para impulsar la producción en esferas atrasadas de la agricultura y la industria.
Los caricaturistas Val, Betán y Blanco, bajo la responsabilidad de este último, fueron los escogidos para realizar la tarea, que comenzó con el estudio del proyecto creado por el científico francés André Voisin para mejorar genética y productivamente la raza bovina en Cuba.
Escogimos un personaje que ya existía en los spots televisivos, la vaquita Matilda, y alrededor de este personaje agregamos el resto de los componentes que darían cuerpo a la trama bajo el título de “Matilda y sus Amigos”
Esta obra humorística se convirtió no sólo en un éxito editorial, sino en un referente para futuras tareas similares.

Por aquellos tiempos se hacía necesaria la comunicación entre zonas aisladas de nuestras montañas y había que impulsar la construcción de viales in tramontanos. La incorporación de equipos pesados y la poca experiencia de los operadores fueron abordadas en un conflicto satírico que llevó por título “Trucutuerca y Trescabitos”, dos protagonistas totalmente antagónicos ante la eficiencia de dichos equipos.
Inmediatamente se nos orientó apoyar los esfuerzos de una colosal zafra azucarera como jamás se había intentado en nuestro país.
Corría el año 1969 y todo el pueblo se movilizó en el empeño. En aquellos tiempos las películas de aventuras japonesas inundaban los cines del país y se nos ocurrió crear la saga de “Los Siete Samurais del 70”, parodiando aquella epopeya medieval pero en el marco de nuestra cosecha de caña. Eran siete héroes defendiendo sus puestos de trabajo en el corte de la gramínea enfrentados al peligroso y taimado Tekita Azukita.
Si respaldo tuvieron las propuestas anteriores, lo de los samuráis cortando caña fue apoteósico. Pero ahí no terminaba esta historia, el proceso debía continuar en la industria, así que se nos señaló un nuevo libro.

Esta vez tocó a la historieta norteamericana de “Dick Tracy” servirnos de modelo para una nueva parodia que se titularía “Pol Brix contra el Ladrón Invisible”, en ella se ponía en evidencia la mala utilización de la maquinaria y el control del proceso industrial dando lugar a que el rendimiento en el pol y el brix, diera al traste con la producción de azúcar.
En definitiva, la cosecha de ese año no logró rebasar la cifra, creando gran desencanto; sin embargo fue la más colosal movilización del pueblo por cumplir el compromiso de llegar a los 10 millones de toneladas de azúcar. El proyecto de las historietas didácticas también sufrió el golpe de este impacto y hasta el día de hoy no se ha repetido el intento.
Algunos destacados pedagogos han dicho que: “Lo que se aprende jugando no se olvida” Lo que acometimos en aquel momento como una forma de llegar a las amplias masas –casi jugando- con un mensaje ameno, rindió sus frutos y aún se recuerda con agrado. Esperamos que se repita.

MINICUENTOS-3

LA ODISEA

Tras la astuta jugarreta caballar de los aqueos, ardió Troya.
El rey Odiseo junto a su tropa ordena poner proa a Itaca.
Sólo teme que a Penélope se le acabe la bola de hilo.
Telémaco es el encargado de abastecerla para que no se la levanten.
Mientras, Juan Manuel Serrat se encarga de hacerla musicalmente famosa.
Por el contrario, las bellas sirenas (mitad mujer-mitad pescado) cantan pésimamente.
Discrepo de Homero: Odisea no les tapó los oídos a sus hombres célibes, sino los ojos.
Aunque tampoco hacía mucha falta, porque ellas estaban metidas en el agua hasta el ombligo y ojos que no ven, corazón que no siente.
Peor fue cuando los expedicionarios cayeron en las garras del gigante Polifemo, no tan peligroso por su tamaño, como por su apetito.
Sobretodo, sabiendo que su plato favorito era griego a la parrilla, vuelta y vuelta.
Es falso también que le clavaran una estaca en su único ojo.
Polifemo era débil visual y sólo tuvieron que esconderle el monóculo.
Hecho esto, resultó fácil salir de la cueva invocando a la diosa Atenea.
La leyenda es sólo una puja entre ella a favor del héroe y Poseidón, que siempre se la ponía difícil.
En definitiva es el gran Zeus, quien terminará decidiendo si la odisea es una tragedia o una comedia.
Prefiero dejarlo abierto.
Póngale usted el final.


EL AVARO

Valerio se ha metido con Elisa. Para estar cerca de ella se mete de mayordomo en casa de Harpagón.
Harpagón, el avaro del cuento, es padre de Elisa y Cleanto.
Cleanto se derrite por Mariana y ésta por él; pero a su madre no le cae bien el joven Cleanto.
Cleanto busca el apoyo del mayordomo de la casa, a lo que se niega Valerio.
Valerio desea caerle simpático a Harpagón porque sabe que este quiere empatar a Elisa con Anselmo.
Anselmo, de incógnito en la ciudad es un viejo más rico que verde.
Verde se puso Cleanto al enterarse del rechazo de Valerio. Acude entonces a su fiel criado Flecha.
Flecha sale disparado para cumplir el encargo de Cleanto.
Cleanto ha decidido independizarse de la tutela paterna y le solicita al criado buscar un prestamista.
Prestamista son los que sobran en tiempos de Moliére; el criado se entera de un usurero llamado Maese Simón.
Maese Simón, --desconocido por todos,-- acepta el trato sin saber que trata con el hijo de Harpagón.
Harpagón descubre un robo en su hogar y convoca a una cena familiar para descubrir al ladrón.
Ladrones son todos los mayordomos en las novelas de la época, El sospechoso es pues, Valerio.
Valerio es interrogado en presencia de los invitados, excepto Maese Simón.
Maese Simón no está porque es el propio Harpagón, que negocia en secreto con el criado Flecha.
Flecha confiesa que hizo el convenio a través de terceros, desconociendo que era el padre de Cleanto.
Cleanto se entera allí que Mariana y Valerio son hijos de Anselmo, el pretendiente de Elisa.
Elisa prefiere al hijo que al padre. La cena está a punto de fracasar por los enredos de Harpagón.
Harpagón está a punto de enloquecer y reclama la presencia de la justicia para esclarecerlo todo.
Todo en el lenguaje del avaro es la aparición del dinero perdido. Y todas las miradas se dirigen de nuevo a Valerio.
Valerio no es el culpable, --yo lo hice en ayuda de mi desconsolado amo--. Exclama Flecha el sirviente.
Sirvientes entran al comedor con la cena consistente en suculentos platos de perdices.
Todos fueron felices y comieron perdices.