__________________________

__________________________

10 may. 2017

RAPIDO Y CURIOSO (2)



Como pueden ver mis amables vecinos, este título no se corresponde con su antecedente al cambiar el término furioso por curioso. No es un error, ni una indisciplina social.
Esto se debe  a que el término continuará utilizado al final del trabajo anterior lo heredamos de aquellas historietas en colores de antaño en los suplementos dominicales en colores de la prensa burguesa, y nos quedábamos enganchados cuando el héroe de papel terminaba colgado del precipicio y solo  se sostenía con el dedo índice, mientras en el siguiente capítulo una semana más tarde se nos presentaba la misma imagen pero… con el dedo del medio agarrado a un gancho de acero.
O sea el mismo truquito de los culebrones televisivos de la transnacional O GLOBO, con sus “Rastros de Mentiras” heredados del radial y genial Félix B. Caignet.
 

Al grano: He aquí la foto rápida y difusa tomada por mi hija--aficionada a la fotografía--durante la exposición del 3 de mayo en la galería ”Francisco Vázquez” del semanario DEDETE, donde se montaron las 50 tiras de la tira “!Ay, Vecino!” por sus 50 añitos, pero avancemos más despacio para acá hasta el pasado domingo 7 de mayo a sabiendas de que el diario JUVENTUD REBELDE  abordaría dicho agapito.
Me lancé rápido y curioso al estanquillo más cercano--para comprobar una vez más--que dicha edición se había agotado como un fantasma. Por suerte Eva, una compañera del Círculo de Abuelos “16 de abril” del Parque Santos Suárez, donde realizamos ejercicios diariamente, me llama sorprendida al leer dicha noticia y que no me preocupara por el tema, pues me guardaría dicho ejemplar….
Más tarde, con el periódico en  mano, voy de inmediato al final de dicha edición, donde tanto el diario de la juventud como BOHEMIA, tradicionalmente guardan sus mejores emociones humorísticas para tropezarme con una nueva sorpresa:
Dicho trabajo titulado “El CITED, Blanquito y ¡Ay, Vecino!” bajo la firma de JAPE, fue sugerido por FLORO su eterno informante y comenzaba  con otra conmemoración--no los 50 años del gordo y el falco, sino los 25 del CITED--a propósito de la fundación del Centro  Iberoamericano para la Tercera Edad, fundado ese mismo día pero de 1992.
La curiosidad estriba en que precisamente a dicha institución geriátrica--sita en el Hospital Calixto García--tanto yo como mis hijos putativos le debemos la vida, cuando--en abril del 2001—al sentirme con cierta dificultad para respirar, mi cardiólogo--el doctor René Padrón--recomienda examinarme en dicha institución  y por casualidad tuve que trasladarme a pie desde el Cerro hasta el Calixto  por problemas del  transporte en la capital.
No sé si  ello agravó la dolencia, lo cierto es que de la sala de Geriatría me trasladaron a la de Cardiología y me dejaron ingresado allí hasta el día siguiente en que  el propio especialista me remitió en una ambulancia hacia el CIMEQ, donde  de inmediato me operaron cierta tupición en la coronaria descendente y 24 horas más tarde ya regresaba a mi hogar—rápido, y curioso--pero tan destupido como cualquiera de ustedes, gracias al implante de dos by-pass de platino, según algunos orfebres mejor informados que yo.
Durante algún tiempo tuve que realizar ciertos ejercicios ergométricos y de recuperación, así como cambiar algunos medicamentos... Por tanto, además del—50º. Aniversario del gordo y el flaco—habría que agregar  también los 16 míos de vida, gracias a la medicina cubana..
Pero, volvamos al presente con la misma rapidez de la película yanqui y sigamos con las curiosidades:
En la página 10 de dicha  edición dominical,  otro cintillo me sorprende con el regreso al tema original: “Vin Diesel y el síndrome Súbeme la radio” donde de nuevo el colega Joel del Río aborda el mismo asunto del pasado año sobre la rapidez y la furia automovilística, pero ahora  también con el aditivo del escándalo radial.
Como, el trabajo es tan reciente y por tanto accesible, no abordaré todos sus  argumentos—en la misma cuerda de los ya publicados  antes--solo copio el primer parrafito que está como para comérselo: 
“…Ante la mala copia que pude ver de “Rápido y furioso 8” borrosa, doblada al español y mal grabada en una sala de cine, es difícil forjarse un criterio más o menos definido, pero debo confesar mi ansiedad por ver el modo  que se trataba a La Habana en una superproducción de Hollywood. De inmediato descubrí  numerosas similitudes entre el film y la visualidad de videos musicales al estilo de “Súbeme la radio”  (Enrique Iglesias) y pude corroborar criterios muy parecidos a los que publiqué en estas mismas páginas en abril del año pasado, en el artículo titulado “Rápido y furioso, entretenido y sin mareos”. 
Dicho comentario es mucho más extenso y enjundioso, pero prefiero dejarlos más furiosos que bien informados, en aras de la brevedad, la rapidez y la curiosidad, porque a mí no me gusta que me cuenten la película ni tampoco el final de la telenovela “Rastros de mentiras”----como actualmente ocurre con algunos de mis vecinos… Espero que a ustedes tampoco… CHAO.

RAPIDO Y FURIOSO (1)



Mi hermosa Habana, otrora Llave del Golfo, hoy capital de todos los cubanos, recién incluida entre las siete ciudades maravillas del mundo moderno, se vistió de lujo en la primavera del pasado año, para servir de escenario a un espectáculo inimaginable años atrás.
La filmación del octavo capítulo del filme “Rápido y Furioso” que le ha proporcionado a su  productor Vin Diesel millonarios dividendos en sus siete pecados capitales anteriores… ¿Qué parte del negocio nos tocaría a nosotros, los extras y dobles criollos, en el reparto de las utilidades taquilleras?...
Como diría Chan Li Po: --¿Chi lo sá? 
Si famosos cineastas norteamericanos como Francis Ford Coppola y Sydney Polack, sudaron la gota gorda durante años tratando inútilmente de filmar en Cuba temas de interés por la negación del Departamento de Estado. ¿No tendrían también algo que ver las recientes conversaciones entre ambas gobiernos para restablecer relaciones diplomáticas como un primer paso para futuras normalizaciones?
Estos y otros diferendos no les quitaron el sueño a ellos—los productores--ni brillo al espectáculo. Por primera vez veríamos a nuestros queridos y manoseados almendrones desfilar humeantes ante las cámaras, a la misma velocidad que los autos más sofisticados de la industria automovilística de última generación, y desbaratarse con idéntica espectacularidad gracias a la magia de los efectos especiales, ya que no transitan no solo por calles asfaltadas y afectadas por los baches,  sino por cintas de celuloide.
Lo curioso de todo esto es la inmortalidad del cangrejo: Es decir del desguace automovilístico, pues siempre saldrá ileso el perpetuo superman  al volante, para un nuevo choque con los efectos especiales de la realidad virtual.
No nos detendremos en los detalles de dicho fenómeno artístico, de ellos se encargaron a su debido tiempo—abril de 2016--verdaderos ases del timón cinematográfico—Joel del Río en JUVENTUD REBELDE—y Rolando Pérez Betancourt en GRANMA con sus respectivos vehículos de comunicación, lo cierto es que ya corre mayo por las estrechas calles de La Habana Vieja y sus remozadas avenidas del Casco Histórico, mientras los distribuidores del negocio—como siempre--se atrasan o se olvidan del usuario criollo, para beneficio propio en el mercado internacional.
De ahí que aún esperamos ansiosos el debut de la cinta en nuestros cines; mientras la Comisión Nacional del Tránsito, se adelantó  con algunas cifras preocupantes durante el año transcurrido, en relación con la accidentalidad vial, y cito: “…Según estadísticas oficiales en el 2016 se llegó a reportar en nuestro país un accidente del tránsito cada 48 minutos y el deceso de una persona por esta causa cada 11 horas. O lo que es igual, la tasa de fallecimientos fue de 6,87 por cada  100,000 habitantes, lo que representó más de 700 víctimas fatales...” 
Estos datos fueron dados a conocer en conferencia de prensa por Ricardo Alonso, director de Seguridad e Inspección Automotor del Ministerio del Transporte, al presentar la cuarta jornada mundial de Seguridad Vial que se desarrollará en Cuba durante este mes bajo el tema: SALVAR VIDAS, REDUCIR LA VELOCIDAD. 
A propósito, ya se ha aplicado un grupo de acciones que van desde el incremento de la señalización, el establecimiento de límites máximos de velocidad en determinadas avenidas hasta la introducción de medios técnicos como la pistola radar entre otros.—Datos tomados de GRANMA el pasado miércoles día 3 de mayo. 
¿Es que a las habituales indisciplinas sociales, la indolencia en el incumplimiento de regulaciones del tránsito, o la violación de los mantenimientos programados, deberíamos sumar ahora la influencia de un rápido, furioso y hasta mortal manía de copiar lo peor  del audiovisual contemporáneo, que se ha generalizado con el habla precipitada, el atropello vial en el tránsito, la festinación del gesto, o la fusión idiomática del WIFI o el Sefie?
Cuando se transita--como yo--por ciertos caminos de la tercera o cuarta edad, se debe mantener el paso adecuado sin apartar la vista de la vía. La población cubana muestra altos índices de longevidad gracias a nuestro sistema único de educación, salud, y jubilación adecuadas entre otros muchos e inimaginables beneficios, impensables hasta para grandes potencias económicas como los propios Estados Unidos, a punto de perder con Trump su Obama Care.
Así vieron la cosa--como diría Taladrid en la Mesa Redonda—nuestros dos hijos putativos El gordo y el flaco de la tira “¡Ay, vecino!”
No debemos desalentarnos: Ya llegará la dichosa película, con su cuota de adrenalina, catastrofismo, violencia y  otras “maravillas” del  nuevo milenio. Avancemos sin temor alguno a que una nueva generación de robots o androides inteligentes—también rápidos y furiosos—trate de aniquilar a la clase obrera asalariada y pensante de este capitalismo globalizado que los creó. Pero-–como diría Pánfilo--eso será otra historia…
(CONTINUARÁ)

22 abr. 2017

BRINDIS CON MOJITO



En el trabajo anterior nos referíamos a nuestros hijos putativos aún sin bautizar--el gordo y el flaco--de la tira “!Ay, vecino!” con motivo de su 50 aniversario el próximo 27 de este mes, pero quedó pendiente cierto vínculo con otro emblemático fenómeno cultural en la capital de todos los cubanos. Se trata de “La Bodeguita del Medio” que yo sepa con franquicias autorizadas en diez países—seis de ellas solo en México--y tres más en Cuba: La Habana Vieja, Varadero y Trinidad.
Personalidades de todo el mundo que se han dado cita en dicho establecimiento, plasmaron su firma en las paredes o dejaban algún objeto como recuerdo.
Habanero por los cuatro costados, tampoco he podido desprenderme de su influjo… Una vez jubilado de la prensa a comienzos de periodo especial, varios humoristas gráficos apoyados por la UNEAC nos unimos en el proyecto CARITUR que daba servicio de caricaturas in situ a los huéspedes de diversos hoteles capitalinos, pero a veces colaborábamos con instituciones del exterior que ofrecían ayuda desinteresada contra el férreo bloqueo yanqui--recuerdo entre ellas el Sindicato de la Prensa de L´HUMANITÉ de París. No me consta haber visto nunca al Papa en la Bodeguita, pero… Por alguna razón Hemingway acuñó la frase: "…Mi daiquirí en el Floridita y mi mojito en la Bodeguita…”
Es en ese contexto que realizamos algunas acciones promocionales como el gran retrato del autor de ”El viejo y el mar” en una gigantografía metálica para la fachada del hotel homónimo en la Marina Hemingway; o la caricatura ampliada del gordo y el flaco a varios metros de altura pintada casi en el techo de uno de los salones de “La Bodeguita del Medio”, para desearles bon appetit a los comensales.
Poco después tuvimos la presencia en Cuba de una delegación de caricaturistas norteamericanos representantes de la Fundación SCHULTZ en California, con la viuda de ese gran humorista autor de Peanuts al frente de ellos.
He aquí constancia fotográfica de aquella histórica visita en la cual el grupo posó junto al autor y su obra.
Brindo pues junto a ellos y mis fieles vecinos con un sabroso pero hipotético mojito por los 75 años de añejamiento en el número 207 de la calle Empedrado en la Habana Vieja.
Pero si regresamos en el tiempo, veremos cómo el 26 de abril de 1947, abría sus puertas una humilde tienda de víveres, conocidas popularmente como bodegas. Poco a poco Ángel Martínez un humilde guajirito de Vueltas en Las Vilas, pero dotado de una fértil imaginación y más voluntad aún, dotó a su establecimiento de ciertas características, para irlo transformando en un restaurant-bar con ofertas especiales como aquel mojito de tierra adentro, comidas y postres criollos, y así diferenciarlo de las fondas de chinos que abundaban en la capital.
Lo curioso es que estos establecimientos se ubicaban por lo general en cada esquina, pero en este caso su dueño,--Martínez—escaso de fondos, solo podía establecerse a mitad de cuadra, colindante con la imprenta de Felito Ayón.
Este accidente geográfico tuvo mucho que ver con los éxitos de La Bodeguita pues la cercanía del taller tipográfico de Ayón, logró captar una clientela sui generis´.
Allí acudía por entonces la flor y nata de la bohemia cubana, acostumbrada a esperar sus impresos--entre trago y trago, algún bocadillo acompañante o enconadas partidas de cubilete--mientras músicos como Ñico Saquito o Carlos Puebla amenizaron sus sesiones, donde descollaban autores que pueden considerarse los fundadores de tan alegre congregación como Guillén, Kuchilán, Carpentier, Mariano o Portocarrero, y muy especialmente uno de ellos el joven--Ramón Guerra—sustituto por entonces de José Zacarías Tallet en la popular sección “Gazapos” de BOHEMIA.
Ariguanabense de origen, periodista de oficio y propagandista por cuenta propia, bajo la máscara de Mongo P. fue la persona escogida por la compañera Alioska Morejón Pineda para realizar el documental histórico ”Brindo por todo lo criollo” con el cual el mes pasado comenzaron las actividades por el 75º Aniversario de la institución. En la exclusiva actividad presidida por el gerente del establecimiento y una representación de la Empresa Palmares contamos con la presencia de prestigiosas figuras como Ana Núñez Machín, Alicia Pineda, Julio Acanda o este humilde servidor para recordar-–entre amigos y mojitos—estas agradables y líquidas remembranzas… Si así fue servido el entrante…¿Cómo será el postre del próximo 26 de abril..?

TIRA CÓMICA “¡AY, VECINO!”



A partir del 27 de abril de l967, coincidente con la creación del Instituto del Libro, según una reciente entrevista televisiva de su primer director Rolando Rodríguez García, es que esta tira cómica debuta en el entonces semanario PALANTE de la autoría del caricaturista Francisco Pascasio Blanco Ávila, bajo la firma de Blanco.
Teniendo en cuenta que la publicación ha variado sus frecuencias durante esos 50 años, podemos afirmar que la historieta apareció en aproximadamente unas 3000 ocasiones. Además otros medios de prensa en Cuba y el extranjero han reproducido la tira cómica. A petición expresa de instituciones del país ambos personajes han aparecido en affiches, almanaques y otras publicaciones periódicas y no periódicas.
Entre ellas podemos citar las revistas cubanas EL MUÑE de la Editorial Pablo de la Torriente, así como MI BARRIO y LA CALLE de los Comités de Defensa de la Revolución y la UNEAC. Durante el año 2000 el diario carioca HORA DO POVO, editó unas 100 tiras traducidas al portugués para el pueblo brasileño.
Si la memoria no me falla, desde el punto de vista expositivo, “¡Ay, Vecino!” se ha mostrado en la Unión de Periodistas de Cuba, en el Museo del Humor de San Antonio de los Baños, en el lobby del hotel Habana Libre, en la Asociación Canaria de Cuba “Leonor Pérez”, en la galería del Cerro “Teodoro Ramos”, en la galería “José Luís Posada” de la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba, en el vestíbulo del cine “Acapulco”, en la Casa de Cultura de Cienfuegos, así como en la Semana Negra de Gijón, España en el verano de 2008. Y…Claro en el propio local de PALANTE.
Pero existe aún la prueba de que hay también un vínculo afectivo y simbólico con un sitio que también está de cumpleaños: “La Bodeguita del Medio”, pero eso lo dejamos para una próxima cita. Por tanto pasamos ahora a contar aquel sueño de hace 50 años en la intimidad del hogar:
La historieta “¡Ay, vecino!” fue concebida como un divertimento a la vez de un experimento porque se trataba de crear situaciones humorísticas limitadas a un solo escenario y dos protagonistas.
Está estructurada en secuencia de cuatro viñetas donde aparecen dos balcones coloniales con su característico medio punto para reflejar nuestra arquitectura y dos protagonistas contrastantes, uno flaco y el otro grueso totalmente desnudos, interactuando permanentemente con sólo esporádicas intervenciones de otros personajes como apoyatura; en este caso pueden ser un perro, un gato, u otros integrantes secundarios.
Los elementos humorísticos presentes en la obra pueden catalogarse como situaciones costumbristas.
Aclaramos que su publicación responde a los requerimientos poligráficos de la época, por tanto siempre han sido impresos a una sola tinta, como excepción hemos realizado un libro en colores como homenaje a sus 40 años en el 2007, y dado a conocer por la Editorial Pablo de la Torriente en la XVIII Feria Internacional del Libro de La Habana del 2009.
La historia de mis personajes es mucho más simple:
Unos días antes de su debut y como quien no quiere las cosas, tras el cierre de la programación televisiva y en medio del silencio de la noche, se me ocurrió realizar la primera de dichas historietas. Aún no había terminado esa, cuando de pegueta surge la segunda y así sucesivamente otras tres.
Una pausa para servirme una taza de café en la cocina y regresar a la mesa de dibujo aprovechando aquella chispa aún encendida por el desvelo producido por un tipejo gordo y otro flaco. Otras cinco situaciones surgieron casi de inmediato hasta que el sueño me rindió.
Por suerte Estela--mi esposa--ni se enteró de ese desliz amoroso y no quise preocuparla por aquel chispeante insomnio. No ocurrió lo mismo al día siguiente con el entonces director de la publicación--Guillermo Santiesteban--al solicitarle un espacio fijo semanal para ubicar esos nuevos personajes que además, se presentaban desnudos ante el público.
Hechos y no palabras: Un jefe hábil siempre gana y más que argumentos—otras cinco historietas al día siguiente--fue lo que convenció al astuto director de que aquello vino para quedarse. Con ello él aseguraba un colchón editorial de diez semanas consecutivas para dos sencillos personajes que según él tenían poca ropa pero buena pegada. Eso lo vine a descubrír cuatro años después, al frente de la publicación.
En mi opinión personal, el éxito estribaba en que había utilizado la fórmula del contraste humorístico: (Blanco-negro).Tan viejo como nuestro teatro bufo convertido en el vernáculo del negrito y el gallego; en las tiras cómicas yanquis con Benitín y Eneas (Alto-bajo). En el cine aún mudo entre dos comediantes (Gordo-flaco). Stan Laurel y Oliver Hardy; o más acá en tiempos de la radio y la tele (Hombre-mujer). Con Cachucha y Ramón.
Debo agregar que en aquellos días de júbilo, una sola persona objetó dicha obra con una pícara sonrisa, y fue el maestro José Luis Posada con su cáustico humor gallego, cuando me espeta a boca de jarro: --Sólo a ti se te ocurre crear dos personajes asexuales… Y tenía mucha razón: Hoy en día a 50 años exactos y sin sonrojo alguno… Aún son publicables.