__________________________

__________________________

13 nov. 2008

¡MIAU...MIAU...MIAU...MIAU...MIAU...MIAU!

En ediciones pasadas publicamos un trabajo crítico titulado ”Perro que ladra, muerde” esperando que alguien mordiera el anzuelo y repudiara nuestra opinión pues para la mayoría, el perro es el mejor amigo del hombre, aunque algunos prefieran quemarse con el dinero.
Sorprendentemente las opiniones fueron de elogio, y no pocos defendieron al gato sobre el perro en lo que a convivencia social se refiere.
Este antagonismo aflora en la fábula de Dora Alonso titulada "¿Por qué los perros y los gatos riñen?" así como la ternura que Teresita Fernández desplegó en la canción infantil que arrulló a tres generaciones de cubanos ”El gatico Vinagrito”.
El intento se ha visto reforzado por la reciente publicación de ´´Un libro con muchos gatos”, antología de poemas, cuentos, décimas, adivinanzas y otros trabajos, recopilado con las uñas por el colega Enrique Pérez Díaz; mientras Miguel Barnet escribía sus poesías “Con pies de gato” y el ministro Abel Prieto describía la parábola de ´´El vuelo del gato”, por poner sólo algunos ejemplos.
En los últimos años, ´´El capitán Plín´´ de Jorge Oliver se ha puesto las botas en la pantalla del televisor, heredadas de las usadas por el clásico gato de Charles Perrault.
Con estos antecedentes criollos bastaría para ratificar su permanencia en el arte, la literatura, y en las preferencias del público, pero recordemos que, mucho antes de que se produjera el primer ladrido sobre la Tierra, ya el gato salvaje africano era domesticado en el Antiguo Egipto para combatir una de las más de siete plagas que aparecen descritas en la Biblia: la de los ratones.
Sus dotes de cazador nato lo convirtieron en objeto de veneración, a tal punto que la diosa Bastet era representada con cabeza de gato y cuerpo de doncella, un canon de belleza bastante postmodernista. En su honor se sacrificaban los mininos durante las bacanales en los puti-show de entonces. El historiador Herodoto, cuenta que en los alrededores de la ciudad de Bastet aparecieron cientos de miles de esos esqueleticos gatunos como constancia del fetecún faraónico..
Los romanos, como siempre, en su delirio imperial de expansión introdujeron a Micifuz en Roma y de ahí a todos sus dominios extraterritoriales.
Por tanto, las cualidades del (felis catus), no confundir con (El gato Félix´) se descubrieron bien temprano. Hoy por ejemplo se puede o no tener un gato en casa, pero no puede faltar en el maletero del automóvil. El bebito antes de caminar, gatea. Y para salir del país, en el aeropuerto hay que pasar por la gatera, y cuidándose siempre de los amantes del gatillo alegre.
Los yanquis inventaron el (hot dog) o perro caliente como traducción literal, pero que no es perro y a veces lo sirven frío. Comida chatarra según los españoles, pero la carne de felino es más exquisita, a tal punto que debe ponerse mucho cuidado, no vaya a ser que en la cocina haya gato encerrado y nos den gato por liebre.
Parece que la noticia, digna de una receta del programa televisivo ¨Con sabor¨ se extendió durante el periodo especial y hoy apenas se encuentra un gato en nuestras calles, sobre todo en horas de la noche, mientras los perros callejeros se apoderaron del barrio y sus aceras, del silencio y del sueño ajeno.
Otra gran diferencia: Los canes hacen el amor a cualquier hora del día o de la noche y no les importa ni siquiera si hay niños presentes. Su desparpajo es tal que aún después del acto carnal siguen trabados para que el curioso que llegó tarde no se pierda el espectáculo.
El morrongo, mucho más discreto, escoge la luz de la luna y aún así se oculta bajo la sombra de los autos parqueados en la cuadra para que no lo vean con la lengua afuera; momento en que expresa su éxtasis de amor en una sinfonía de maullidos para que sepamos que está ´´en eso´´.
Tal vez el único punto que se anota el perro es su buen olfato y la ayuda que representa para la policía en estos y otros represivos menesteres, mientras el gato por sus propias habilidades felinas lo emparientan con el ladrón, o el delincuente en general.
En mi reciente visita al norte de España conocí a Fina y Charo, dos luceros que guiaron mi breve recorrido por hermosos paisajes gallegos y ambas, fanáticas de estos felinos de peluche.
Así describen ellas al gato:
Es silencioso. No ladra, sino ronronea.
Es rabiquieto, mientras el otro tiene un abanico en la cola.
Es higiénico. Se baña con la lengua, que nunca la tiene al aire.
Come pescado y es útil en casa porque caza ratón.
No se babea como los niños ni como el zangaletón de Campeón.
No muerde. Araña con sus uñas, pero sólo cuando lo molestan,
No se enferma de rabia. Da rabia que el otro sea tan rabioso.
Es sagaz, taimado, orgulloso, pícaro, inteligente, hábil y orgulloso:
Todas ellas cualidades humanas.
El otro es sumiso, escandaloso, hipócrita, extrovertido, y sucio.
Lamentablemente, también cualidades nuestras.
Hace sus necesidades en el lugar y momento equivocado.
Princesa va al patio, no es sata y tapa la caca con su pata.
A Mota hay que sacarle las pulgas y bañarlo a la fuerza con jabón.
Las pulgas los prefieren rubios.
Frecuentemente en el barrio se casan lidias de perros de pelea.
Estoy por ver una pelea de gatos organizada con fines de lucro.

PARECE QUE FUE AYER

Algunos vecinos me han pedido que publique mis memorias en la prensa por la sencilla razón de haber arribado a los sesenta años de vida artística, siempre vinculada con el quehacer periodístico desde aquel día de 1948 en que vi publicado mi primer dibujo en la revista “Fotos” de Pepe Agraz, cuyo debut fue también muy curioso y prometo contaros más adelante, porque pienso comenzar estas anécdotas con algo que pudiera considerarse el record Guiness de la injusticia y el absurdo bajo el título de “La cadena perpetua más larga de la historia”.
Se trata, nada menos de mis vínculos con el caricaturista cubano Gerardo Hernández Nordelo, quien lleva más de diez años cumpliendo una sanción de dos cadenas perpetuas y quince años, en cárceles de máxima seguridad en el país más inseguro del mundo y gracias a la Sociedad Nacional del Rifle: Como si alguien pudiera tener dos vidas y pico. Lo que parecería una broma por protagonizarlo un humorista es, sin embargo algo muy serio, pero sobretodo triste e indignante.
La campaña mundial “Free the Five” se organizó precisamente para romper el cerco de silencio con que se rodeó esta barbaridad jurídica, materializada en una venganza al estilo del Far West sobre cinco cubanos acusados de espionaje por penetrar las bandas contrarrevolucionarias de la mafia cubano-americana de Miami con el fin de alertarnos sobre los atentados terroristas que tantas vidas ha costado a nuestro pueblo e incluso la del joven turista italiano Fabio Di Celmo en el hotel Copacabana de nuestra capital.
Pues bien, les cuento que siendo un jovencito de apenas 17 años, Gerardo me escribió una carta al entonces semanario “Palante”, en mi condición de director, para solicitar la reproducción de sus caricaturas, así fue como en 1982, bajo la firma de H. Nordelo, comenzó a publicar sus primeros dibujos en la prensa nacional, pasando más tarde a formar parte del grupo “Aspirina” del rotativo “Tribuna de la Habana”.
Nos volvimos a encontrar años después en el Taller de Historietistas creado por “El Muñe”, un tabloide quincenal especializado en el género, donde H. Nordelo debutó con su tira cómica titulada “Pepino y Cía.”
Me parece más oportuno que nunca publicar estas anécdotas y algunas de sus caricaturas en momentos en que se esperan los anunciados cambios de la administración norteamericana, tras el arrollador triunfo demócrata, y dejar atrás el oscurantismo medieval y neoconservador de Mr. W. ¡Que en paz descanse!
El Imperio nos debe mucho: Por ejemplo, iniciar el desmantelamiento de esa infernal base de torturas en nuestro territorio de Guantánamo o el renunciar al injusto bloqueo de más de cincuenta años, entre otras numerosas barbaridades… Esperemos, pues, el primer paso rectificador a partir del 20 de enero del próximo año, y hágase justicia, por lo menos con estos cinco héroes cubanos. Estoy tan seguro, como todo el pueblo de Cuba, que más pronto que tarde: ¡VOLVERÁN!