__________________________

__________________________

29 dic. 2015

DE PETER PAN A PINOCHO


La industria del entretenimiento yanqui--más mentirosa que entretenida—está en la esencia de ese personaje conocido por el Tío Sam para imponer a sangre y fuego su Imperialismo Siglo XX, bajo diversos artificios como aquel “Yellow Kid”, que dio nombre la prensa sensacionalista de la época y el perrito de la RCA-Victor, el cual impuso la Voz del Amo, o los “comic-books” y las versiones cinematográficas de clásicos de la literatura infantil.
Entre ellas queremos destacar una que tuvo otra connotación años más tarde en nuestras relaciones con el dichoso tío del Norte Brutal
Se trata de “Peter Pan” personaje del teatro británico creado en 1904 por James Mattew Barrie,.pero que llegó a nosotros en una versión cinematográfica de los estudios Disney en 1953.
Lo curioso es que el protagonista—un niño que no quiere crecer debe enfrentarse en la Tierra de Nunca Jamás a no pocos peligros como el Capitán Garfio, y su mortal enemigo el cocodrilo.
Mi teoría se basa en la utilización de dichas aventuras para encabezar cierta campaña desestabilizadora contra las conquistas de nuestra Revolución desde sus inicios, pues-–según las características del protagonista—me resulta más indicada la caracterización de Pinocho—el muñeco con cara de palo creado por el italiano Collodi, al cual le crece la nariz cada vez que dispara uno de sus embustes.
Desde el mismo Primero de Enero de 1959 comenzaron las campañas mediáticas, los sabotajes, las deserciones y otras muchas acciones terroristas, con el fin de aplastar el joven proceso de reivindicación nacional y sus cambios revolucionarios como la Ley de Reforma Agraria entre otras. A mediados de ese propio año Fidel convocó una conferencia de la prensa internacional titulada Operación Verdad con el fin de  combatir la mentira, pero sobre todo para debatir la situación del país frente al cerco mediático de la gran prensa.
Sin embargo, el guión ya estaba escrito por el Imperio y no permitía tachaduras. Es así que el cerco se estrecha mucho más, alimentando a los grupúsculos afectados por dichas leyes, renegados de toda laya, medidas económicas como la conocida Ley Puñal y hasta el aislamiento regional, tanto de la SIP como la OEA cuya conferencia a solo año y medio del triunfo revolucionario tenía un franco matiz injerencista.
Y es en este contexto que surge la oreja peluda de Imperio y la dichosa Operación Peter Pan.
26-10-1960.
Elementos contrarrevolucionarios organizados en redes de espionaje al servicio de la CIA comenzaron a difundir de manera insidiosa este flash de última hora a través de Radio Swan:
¡Madre cubana, escucha esto…! La próxima ley del Gobierno será quitarle a tus hijos la patria potestad desde los 6 hasta los 18 años (…) Es la nueva ley del Gobierno (…) y cuando te los devuelvan serán unos monstruos del materialismo. Fidel se va a convertir en la madre suprema de Cuba! ¡No te dejes quitar a tu hijo!
De inmediato se dieron casos como estos: Una vecina muy alarmada invocando dicha Operación, dijo que se estaban llevando los niños… Otra que un barco ruso con intensiones de recogerlos ya había atracado en la bahía de la Habana…Una familia dejó todo, metieron en su auto a los hijos para irse todos directo al aeropuerto (…) Fue una locura, una verdadera histeria colectiva (…) A otros niños lo mandaban solitos para Miami y les ponían un cartelito que decía: “Yo soy fulano”.
26-12-1960
Otro parte de una agencia noticiosa desde Miami da a conocer lo siguiente: Los primeros cinco niños que viajaron por la Operación Peter Pan, llegaron hoy a las 4:30 de la tarde en el vuelo 422 de la Pan América (…) Entre ese día y el 31 de diciembre arribaron los primeros 25 infantes de dicha operación.
En la euforia del despetronque, los propios medios floridanos confiesan su desprestigio a comienzos de 1961: El Monseñor Brian O. Walsh, párroco de la iglesia del Sagrado Corazón, perteneciente entonces a la diócesis de Miami y muy vinculado con importantes sectores de la inmigración cubana fue el artífice y organizador de la operación Peter Pan. El padre, a través de la Catholic Wellfare Bureau, creo un staff de colaboradores que se encargaban de visar, recepcionar en el aeropuerto y distribuir por los diferentes establecimientos creados al efecto en la Florida y el país, a los pequeños involucrados en esta maniobra migratoria.
La campaña de satanización orquestada por los voceros del Imperio había logrado penetrar en una clase media criolla hipnotizada por el Sueño Americano, y más de un millón de analfabetos necesitados del Pan de la Enseñanza según los postulados de “La Historia me Absolverá”.
La mejor respuesta a esta batalla de ideas, según nuestro Apóstol se materializaría de inmediato con la “Campaña de Alfabetización”.
28-1-1961
Junto al despliegue por todo el país de los jóvenes alfabetizadores, en el cumpleaños del Apóstol se da a conocer otra noticia proveniente del Norte:
A consecuencia de la Operación Peter Pan más de 14 mil infantes fueron sacados de Cuba. Muchos de ellos enviados a casas de adopción, orfelinatos, e incluso, establecimientos penitenciarios para delincuentes juveniles en unos 35 estados de la Unión.
La derrota de Playa Girón fue un balde de agua fría a la mente calenturienta de estos nuevos inquisidores.
22-10-1962
Durante la crisis de octubre la situación de todos aquellos infantes se hizo más difícil, pues los funcionarios del gobierno norteamericano decidieron cerrar la emigración para incrementar las Leyes del Bloqueo y la presión familiar en la isla. Ni siquiera los padres de los niños que salieron sin acompañantes fueron admitidos. Más de la mitad de los menores sacados del país a través de la operación Peter Pan tuvieron que sufrir duros años de separación. Y en algunos casos, sencillamente les fue imposible el reencuentro.
28-6-2000
En esta fecha se produce un trágico suceso provocado por la Ley de Ajuste Cubano y la teoría de pies secos, pies mojados. La noticia de inmediato amplificada por la prensa amarilla, recibió la contundente respuesta de nuestro pueblo: La tragedia del niño Elian—dada a conocer como el caso del pequeño-náufrago--fue una triste copia de la Operación Peter Pan, pues la mafia cubano-americana en contubernio con sus familiares de la Florida intentó mantener secuestrado al niño en Miami, pero el clamor de un pueblo, la solidaridad internacional, la firmeza del gobierno cubano y el amor de un padre lo trajeron de vuelta a casa en menos de un año. Uno de aquellos menores sacados del país al principio de la Revolución con más de 50 años viviendo en los Estados Unidos, al solidarizarse con el rescate de Elián aseguró: “…Nunca haría con mis hijos lo que hicieron conmigo mis padres…”

17 dic. 2015

LA MORRIÑA Y EL TERRUÑO

(A propósito del 18 de diciembre, Día Internacional del Migrante)
Cercana la fecha del Fin de Año me vienen a la mente esas dos palabras del típico vocabulario español—morriña y terruño-- que me marcaron para siempre:
Hijo de un emigrante, no puedo olvidar aquel 31 de diciembre de 1944 que determinó mi futuro. Aquel día en la Quinta Covadonga—hoy Hospital Salvador Allende—falleció de una afección cardiaca mi padre a los 53 años de edad, el asturiano nacionalizado cubano Pascasio Blanco Magadán.
Mi madre María Luisa Ávila Castañeda, ama de casa y yo con 14 años recién cumplidos, quedamos sin pensión alguna, definiendo bruscamente la frontera entre una niñez feliz y una incierta adolescencia. Recuerdo que al día siguiente el periódico EL MUNDO publicó una breve esquela mortuoria del Club Grandalés como recuerdo a su vicepresidente en funciones.
Y precisamente, gracias al tío materno, Rafael Ávila tipógrafo de dicho diario, pocos meses más tarde ingresaba yo como aprendiz de linotipo en un taller de imprenta en la calle Gervasio de Centro Habana. Este hecho fue narrado en este mismo blog. VER (1).
Fue en ese lugar entre las emanaciones de plomo, que conocí a Pepe Agraz y de la mano de ese famoso foto-reportero es que entré al periodismo deportivo como dibujante de su revista FOTOS. VER (2).
Sin embargo, incursionar en el humorismo gráfico de aquella época no era fácil, a tal punto que fui objeto de burlas pues firmaba BLANCO, igual que el gran maestro Rafael Blanco y el choteo criollo de algunos caricaturistas más veteranos se hizo patente al identificarnos como… VER (3).
Pero pudieron más el deseo, la superación y la voluntad permanentes: A partir de entonces el anecdotario de mi vida como profesional del periodismo se fue enriqueciendo y al especializarme en la caricatura y la historieta aprendí que…”El cuento…si breve más cuento…” Así pues, en aras de la brevedad, con cuarenta años en el sector y 60 de edad, decidí jubilarme durante la época más dura del periodo especial.
Sin perder el entusiasmo a pesar de la crisis y gracias a la financiación de la UNEAC y los CDR, pudimos lanzar entonces unas diez ediciones de la revista humorística MI BARRIO desde septiembre del 2001 hasta el mismo mes de 1998. VER (4)
Todo esto no impedía que simultáneamente varios dibujantes mantuviéramos el proyecto CARITUR, consistente en ofrecer en las instalaciones turísticas el servicio de caricaturas personales a sus huéspedes. A mi me tocó el Habana Libre Tryp y en esta modalidad tuvimos tanto éxito que dicho hotel en 1998 y con motivo del 50º. Aniversario de vida artística se brindara a montar la exposición retrospectiva de mi obra en el Salón Solidaridad, y diez años después—el 18 de marzo del 2008--durante la celebración del suyo y con la presencia de miembros noruegos de la familia Hilton y del Ministro Cubano de Turismo Cro. Marrero, nos otorgaran al compañero Raúl Trelles--fundador del entonces Hilton, pero todavía en activo y capitán de la cafetería,--a la gran vedette de Cuba Rosita Fornés y a este humilde servidor, la distinción “Huésped ilustre”, acontecimiento que aproveché días después para plantearle a la gerencia la decisión de abandonar la prestación de ese servicio in situ debido a mi edad pues consideraba difícil de mantenerme funcionando regularmente hasta altas horas de la noche. VER (5).
También venía sosteniendo estrechos vínculos con el terruño a través del activismo honorífico como asesor de la Comisión de Damas en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba, por lo que también obtuve el “Premio Jovellanos” que otorga anualmente dicha institución. Esto ocurrió en el 2004 junto al Cro. Fidalgo, Presidente de la Asociación de Sociedades Españolas en Cuba, del Presidente del Principado de Asturias Don Vicente Álvarez Areces, y es aquí que quiero detenerme, pues en estos días se cumplen 105 años de “Bigote de gato”, personaje también a evocar.
A mediados de 1994, el compañero Evaristo Arrinda de la Presa, presidente de la FAAC me ofreció la creación de una peña humorística bajo el título de “¡Ay, vecino!” a lo cual respondí que, aunque resultaba un gran honor, yo era sólo descendiente de asturiano, mientras que existía otro personaje mucho más indicado por su origen astur--“Bigote de Gato”--cuya permanencia e historia en el folklore capitalino era solo comparable con el famosísimo “Caballero de París”, la única diferencia entre ellos consistía en que éste último era gallego de nacimiento, pero también en este caso se cumplía aquel axioma del terruño que rezaba. “Gallegos y asturianos: Primos hermanos”. VER (6).
Se trataba del legendario Manuel Pérez Rodríguez (a)“Bigote de Gato” otrora exitoso comerciante y dueño del bar homónimo en la Habana Vieja, a quien—dada su popularidad--Daniel Santos, el famoso (Anacobero) le dedicara varias guarachas con la Sonora Matancera y además socio Núm. 1 del Club Candamo.
Según mis investigaciones estaba aún vivo, pero precariamente jubilado y convertido casi en un ermitaño. Hasta su refugio en el apartado reparto “La granja” del Cotorro tuvimos que trasladarnos para darle la buena nueva. De más está decir que aquello fue como una resurrección: Del día a la noche aquel octogenario cambió el semblante y su contagiosa alegría de antaño premio nuestros esfuerzos.
De joven, por su agudeza, jocosidad y habilidades bailables había recibido el mote de “El gallego caramelo”, y mientras se dejaba crecer el carismático bigote, ganaba reconocimiento también tras el mostrador con curiosas ofertas, jocosos platos y trato afable. Por tanto no era de extrañar que muy rápidamente se transformara de simple cantinero en el dueño de uno de los establecimientos más famosos y extravagantes de la bohemia capitalina en el Casco Histórico de La Habana a mediados del pasado siglo-- el bar “Bigote de Gato”--único con un club para noctámbulos.
Sin perder aquella fecunda imaginación, convirtió la carrocería de su descapotable Cheverolet de 1926 en un menú-exposición ambulante de originales platos sazonados con caricaturas. Tal fue el éxito de dicho automóvil que--cargado de preciosas damitas-- todos los años presidía los desfiles del Carnaval por el Paseo del Prado. Hasta aquí los antecedentes del proyecto presentado por nosotros, y fue de este modo que comenzó a funcionar una vez al mes el Club Bigote de Gato en los salones de la FAAC.
En los siguientes escrutinios de la Junta de Gobierno de la Federación, el compañero Arrinda perdió las elecciones y por razones incomprensibles para mí, la nueva directiva se negó a seguir financiando dicho proyecto en documento fechado el mismo día de mi cumpleaños: 28 de noviembre de 1995. ¡Tremendo regalo!
Pero la personalidad del personaje era tan grande, que de inmediato la Agrupación Castropol, perteneciente a la misma FAAC y con sede en el Malecón habanero, asumió la responsabilidad de acoger dicha Peña artístico-cultural para festejar mensualmente los cumpleaños colectivos de sus asociados, con el aliciente de que siempre la presidiera el propio Bigote de Gato, a quien le correspondía el honor de cortar el cake.
En sus comienzos pensamos celebrar un concurso de bigotudos todos los años, con el compromiso de que los participantes se dejaran halar el mostacho por los miembros del jurado para convalidar el premio al mejor mostacho. La idea era buena pero no prosperó y decidimos afeitarla.
Apoteósica fue la celebración de los 90 años de edad a Bigote de Gato en diciembre del 2000. Asistió al aniversario una comisión del Ministerio de Cultura, presidida por Pablo Armando Fernández, portadora de salutación y obsequios enviados por el propio Ministro Abel Prieto y del Dr. Eusebio Leal por la OHCH.
Contamos desde los inicios con la colaboración entusiasta de compañeros como Rolando Aniceto, Cecilio Avilés, Ramoncito Hernández (el sobrín), Olben Várgas y Manuel Pérez Alfaro. Además cada mes asistía invitada por nosotros una personalidad de la cultura para compartir su cumpleaños en nuestros encuentros junto al famoso bigotudo. Entre la lista de los agraciados contamos con Luis Carbonell, Teresita Fernández, el mago Lázaro, Osvaldo Doimeadios, y otros muchos colegas entre los que recordamos a Nuez, Betán, Ares, Jape, Gasparito, Grako, Peña Mora y hasta el colectivo de PALANTE en su último aniversario redondo del 2011.
Con fecha 12 de julio del 2003 fallecía tan singular personaje y tanto la sociedad, que auspiciaba la Peña como los propios familiares, autorizaron que se continuaran celebrando dichos encuentros mensualmente, lo cual hemos cumplido hasta el día de hoy, viernes 4 de diciembre del 2015, a 105 años exactos de su nacimiento en una aldea asturiana, y como en el caso de su alter-ego de Galicia el Caballero de París, ambos restos mortales yacen en tierra cubana, lejos del añorado terruño, para mantener vigente aún eso que le llaman morriña.
Como conclusión--a mis fieles vecinos del blog--les ofrezco un divertimento para compartir sus fiestas navideñas y de paso ampliarles la información dada en este trabajo con sólo pinchar los vínculos marcados así:
Ver (1) “Isidro el Gordo” (6-12-2010)
Ver (2) “La Coubre: Recuerdo Inolvidable” .(5-3-2010)
Ver (3) “Blanco el Bueno y Blanco el Malo” (23-8-2010)
Ver (4) “Personajes de Mi Barrio y La Calle” (19-10-2010)
Ver (5) “El hotel y yo” (10—3-2010)
Ver (6) “Un par sin par” (20-8-2012)
Y me despido con otra remembranza: “Felices pascuas y un próspero año nuevo 2016”

8 dic. 2015

EL PAN NUESTRO DE CADA LUNES



Enero: Comienza un nuevo año. Es temprano en la mañana. No hace frío, pero amanece con el cielo encapotado. El PANORAMA no pinta bien y PÁNFILO aún en PANTUFLAS pone el noticiero para enterarse qué PANEDEMONIUM anuncia para hoy Radio-Reloj: ¡Qué suerte… Ninguna PAMPRINGRADA!.
Duda si ponerse el abrigo negro de PANA y el viejo sombrero de pajilla tipo PANAMÁ con los cuales asistió a los PANAMERICANOS de Brasil en el 2007; pero vacila, porque le recordaba aquellos tiempos donde eran mal vistas las jóvenes que cubrían su cabeza con PAMELAS de tejido mientras se destapaban las PANTORRILLAS y algo más al norte del Ecuador con minifaldas, cosa que también él vacilaba.
Por tanto se viste de PANTALÓN y saco, coge la libreta de abastecimientos y sale rumbo a la PANADERÍA en busca del PAN nuestro de cada día.
Por el camino se tropieza con el PAMPLINERO Chequera, detenido ante una PANCARTA publicitaria. Seguidamente su yunta le comenta la reposición en PANTALLA del dibujo animado PETER-PAN en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. Pero al verlo con la libreta en la mano el PANIAGUADO le dice: --Si vas a la PANADERÍA de PANCHO. ¿Me podías comprar una de sus PANACEAS?
El PANARRO de PÁNFILO como siempre—más bueno que el PAN—acepta la PAMPLINA del encargo y al llegar, a la PANERA se detiene de golpe pues un PANELITO, más parecido a una PANOPLIA medieval que a un carro de distribución del PAN y sus derivados, sale del establecimiento y por huirle a un bache, se PANDEA a tal punto que por poco su doble Luis Silva no hace el cuento.
Tras el susto y de nuevo en su papel de octogenario, nuestro héroe--más pálido que un PÁMPANO de nieve--entra a la tienda. Al frente de la misma colgaba un cartel PANCROMÁTICO que más bien parecía un PANFLETO aumentado a golpe de PANTÓGRAFO; mientras la vidriera mostraba las ofertas del día que disputaban su protagonismo con una docena de moscas más golosas que indiscretas.
Aún así se podían distinguir otros apetecibles manjares sonriendo sus bondades como: PANES DE GLORIA, PANQUEQUES, PANECILLOS de variados tipos, PANETELAS unas borrachas y otras abstemias endulzadas con rica miel. Y pensó: ¿De qué PANAL las habrán sacado? ¿Del PANTANO en que se convirtió la colmena tras aquel PANDEMONIUM del mes pasado? ¡PAMPLINAS! el PANORAMA que dejó el Frente Frío no era ni siquiera parecido a las cumbres nevadas de la PAMPA argentina, pero sí el precio del MAZAPÁN, ahora también por las nubes…Perdón…por cuenta propia.
La calderilla que tenía en el bolsillo no alcanzaba para los dos pedidos, así que tarareó aquello que dice: “…Con dos que se quieran…dos…” y a continuación recordó también aquel personaje del Zorro conocido por El sargento García y se dijo: --¡Qué no cunda el PÁNICO!
Pensaba: El banquete que me voy a dar no es una PANTOMIMA, pero tampoco tremenda PANZADA: ¡Eso de seguro no me resultará un banquete PANTAGRUÉLICO! Sin embargo, hoy mi  salud no es la misma ni las ofertas tampoco. ¿Quién se acuerda de aquellos tiempos de la famosa “Esquina de Toyo”, La antigua chiquita” o el “Pan de París”: Existía entonces tal variedad, que lo mismo te tropezabas con  un pan de maní como otro de ajonjolí, de mantequilla o de queso, y ajo; existían de flauta, redondos, de piquitos, retorcidos de puro gusto, rellenos con los más exquisitos sabores y variadas formas: ¡Como para desmayarte! Hoy el que se desmaya es un nuevo modelo de pan a tres pesos.
Lo que no pensó PÁNFILO al regreso a su casa, surgió en el camino con un inesperado terremoto estomacal y varias réplicas en el PÁNCREAS. Tembló al pensar en una ingesta a su edad, y las posibles consecuencias. Incluso imaginar el PANEGÍRICO que le harían en el PANTEÓN camino al reparto Bocarriba
Le vinieron a la mente la artritis, la artrosis, y otros achaques transitando por el sendero de la tercera edad, camino a la cuarta pero pensó:… ¡Qué caray, si yo tengo caja quinta…! Así que ¡PALANTE Y PALANTE! y al compás de la PANDERETA comenzó a tararear aquello de… PAN… para…PAN PAN PAN…
En eso se tropieza con Ruperto, quien sorprendido por la alegría de su coetáneo, piensa que se trata de un asunto de faldas y mentalmente regresa Marchatrás a sus PAMPLINOSAS aventuras de hace treinta años.
Pero PÁNFILO le aclara que por aquella época, más indigesto que el sexo era el CHORIPÁN anunciado por Pumarejo en la TV y él se llenaba la PANZA con la mantecosa golosina sin mayores consecuencias. En tal caso le recuerda que hoy en día debemos cuidarnos de otras PANDEMIAS más peligrosas como el VIH, el ébola y las indisciplinas sociales de algunas PANDILLAS.
Pero ahí no termina este episodio--por el contrario--nuestro héroe recordaba que tiempos atrás también pululaba en La Habana un personaje conocido como el Cabo PANTERA—especie de felino uniformado—que había ganado prestigio en la persecución de bandas formadas por vándalos y gamberros marginales pero cuya fama le venía de más atrás, como atleta profesional en la lucha PANCRACIO, aunque más tarde se descubriera que ese deporte no era más que otra PANTOMIMA.
Despistado como siempre, Ruperto se marchaba pensando que el yunta de Chequera también las tenía pululas igual que él.
Mientras que en realidad, a pesar del marcapasos, todavía a PÁNFILO le quedan buenas PANTORRILLAS así que: ¡…Al PAN PAN y al vino vino..! Que le quiten lo bailado; en fin, vamos a ver si  Chequera, acostumbrado a vivir de PANZA, en esta ocasión no pueda VIVIR DEL CUENTO.

AUTOBIOGRAFÍA DE A PIE



En nuestra anterior entrega el pasado 28 de noviembre, bajo el título de “Sagitarios de Fiesta” pretendíamos comparar nuestro natalicio hace 85 años en ese día de 1930, con la inauguración 48 horas más tarde de la nave insignia del turismo cubano: el Hotel Nacional.
Sin embargo, el cuéntame tu vida anunciado en este encabezamiento venía dando vueltas en mi cerebro desde mucho antes; a raíz de una prematura jubilación con sesenta años de edad y más de cuarenta en el sector de la prensa y la cultura.
Fue precisamente en esos difíciles tiempos del período especial, a fines del pasado siglo, que un colega conocedor de mi larga trayectoria en estos avatares del plomo, la tinta y el papel me preguntara por qué no escribía mi autobiografía.
Y recuerdo cómo-- en ese mismo tono satírico--le contesté que jamás había sido propietario de un auto y el único que me fuera asignado como director de PALANTE lo había cedido a uno de los más fieles y esforzados integrantes del equipo palantero. Por tanto a lo más que podía aspirar era a escribir una simple biografía peatonal.
Bromas aparte, quiero dejar constancia de algunos acontecimientos más recientes que abundan en el nacimiento de este blog personal.
El tono burlesco utilizado hasta aquí es el mismo que hemos pretendido imprimirle siempre a los trabajos expuestos en este blog desde la primera cronicuela del 9 de agosto de 2008 titulada “El regreso del Caballero” la cual se originó en el Museo Etnográfico y Comarcal de Fonsagrada, Galicia—precisamente en el Día del Emigrante—al inaugurar allí la muestra de caricaturas personales de José María Lledín, publicadas en Cuba por la Editorial Pablo de la Torriente bajo el título de“La Leyenda que Camina” también de mi autoría.
A partir de aquel debut, unos seiscientos trabajos han aparecido en este portal digital “Ay-Vecino” bajo el medio punto de las ventanas coloniales en la Habana Vieja con mis queridos hijos putativos (el Gordo y el Flaco).
Sin embargo, debo reconocer que en aquellos momentos yo estaba a más de mil leguas del hogar—en Galicia--y otras tantas de atreverme a navegar por internet. Esto ocurrió gracias a la Operación Añoranza del Principado de Asturias la cual nos permitió visitar el terruño paterno en el verano del 2008. Por lo tanto mucho le debo desde entonces a dos colegas españoles que en un breve saltico a Madrid, influyeron en ese primer impulso: El multi-premiado historietista Carlos Giménez, autor de “Paracuellos” y “Kolau el Leproso” quien no solo había colaborado con nuestras revistas COMICOS y PABLO en la década de los 80, sino que también nos había visitado cumplimentando una invitación de la editorial “Pablo de la Torriente”. El otro instigador fue nada menos que el profesor de la Facultad de Óptica en la Universidad de Valencia, Álvaro Pons, quien durante dos años formó el personal especializado en los talleres de lentes graduados conocido en la capital como “Optica Valencia”. Sin embargo en Cuba se desconocía que el amigo Alvarito era además un acucioso investigador del cómic mundial y mantenía desde hacía algunos años en España el portal digital conocido como “Lacárceldepapel”. De la encerrona que ambos me hicieran durante aquella visita surgió la idea de crear mi propio blog y desde entonces guardo esta foto que ahora muestro agradecido a nuestros lectores.
En cuanto al último cumpleaños, en primer lugar debo destacar la obra de arte recibida en mi hogar este mismo 28 de noviembre del 2015 como reconocimiento de mis aportes a la cultura nacional y firmada por el propio Ministro, Cro. Julián Castillo
Otras muchas sorpresas me deparó el cariño y la solidaridad de familiares amigos e instituciones no solo durante estos días, sino a partir de la jornada por la Cultura Nacional en el pasado mes de Octubre.
A través de FACEBOOK manos fraternales me hicieron llegar felicitaciones de las cuales doy cuenta a continuación:
María Victoria y su hermano Víctor Manuel Valdés Rodda; mi primo Edmundo Blanco Peñate; el historietista de aquellas maravillosas leyendas africanas Emilio Fernández; Caridad Adriana Zayas Velasco, viuda del inolvidable Tulio Raggi; el colega Pedro Hernández Soto y Humberto Rosabal ambos de Bohemia; la maravillosa Nilda Collado y familia; Martha Jiménez Sánchez, desde Tribuna de La Habana; y de España “mi hija gallega” Fina Senra Suárez; así como el hombre de las mil voces, Olber Vargas; Francisco Rodríguez Cruz desde el periódico Trabajadores; mientras el caricaturista Martirena lo hacía desde el “Melaíto” villaclareño; Lisset García y su esposo Luis Toledo Sande; Maité Marrero Canda de Prensa Latina; los dibujantes Maykel García y Ulises de Jesús Ramos en el exterior; igualmente los artistas plásticos Gilberto Frómeta Fernández y Luis Cabrera; otros mensajes se nos extraviaron en el recorrido por las autopistas de la información.
Además, a diferencia de l que ocurre frecuentemente en los Estados Unidos, fui víctima de un asalto inolvidable que me ofrecieron los alumnos de la Escuela más cercana en mi propia casa, acto sellado no con disparos, sino con un entrañable abrazo colectivo.
A mucha honra pertenezco al Circulo de Abuelos del Parque Santos Suárez “16 de abril” que rechaza el discriminativo concepto de “la media naranja” para preconizar el de “la naranja entera” aunque hasta el momento yo sea casi el único “macho” en la escogida de ese arroz con pollo etario.
Resultado de esta confraternidad fueron también los emotivos encuentros que tuvieron lugar en el Club San Carlos y en la Peña Artística que regularmente se celebra en el sótano de la Secundaria Básica “César Escalante” sita en el propio parque.
No podemos olvidar tampoco la invitación especial que nos hiciera la Dirección Municipal de Cultura para participar en la entrega este año del Premio “Gitana Tropical” que la provincia de La Habana otorga a miembros destacados del sector en 10 de Octubre y cuya gala de premiación se celebró nada menos que en un vetusto, seco y centenario depósito de agua conocido como “El tanque” sito en la calle Aguilera y Rafael de Cárdenas en la barriada de Lawton. El aljibe multipropósito fue convertido por obra y gracia del empeño colectivo de sus vecinos en un maravilloso Proyecto Cultural Comunitario llamado “Muraleando” que dirige el artista de la plástica Manuel M. Díaz Baldrich, con méritos más que merecidos para obtener este año dicho galardón capitalino en honor a ese grande que fue Víctor Manuel. Sea ésta transformación del depósito de agua convertido en salón de exposiciones el mejor regalo a la vista que recibieran en estos días mis cansados y octogenarios ojos. Lo que hoy les cuento resulta insignificante ante tamaña utopía. Gracias a todos por despedir el año con tanto cariño y como diría mi tocayo, el Papa Francisco: Recen por mí.