__________________________

__________________________

10 may. 2017

RAPIDO Y CURIOSO (2)



Como pueden ver mis amables vecinos, este título no se corresponde con su antecedente al cambiar el término furioso por curioso. No es un error, ni una indisciplina social.
Esto se debe  a que el término continuará utilizado al final del trabajo anterior lo heredamos de aquellas historietas en colores de antaño en los suplementos dominicales en colores de la prensa burguesa, y nos quedábamos enganchados cuando el héroe de papel terminaba colgado del precipicio y solo  se sostenía con el dedo índice, mientras en el siguiente capítulo una semana más tarde se nos presentaba la misma imagen pero… con el dedo del medio agarrado a un gancho de acero.
O sea el mismo truquito de los culebrones televisivos de la transnacional O GLOBO, con sus “Rastros de Mentiras” heredados del radial y genial Félix B. Caignet.
 

Al grano: He aquí la foto rápida y difusa tomada por mi hija--aficionada a la fotografía--durante la exposición del 3 de mayo en la galería ”Francisco Vázquez” del semanario DEDETE, donde se montaron las 50 tiras de la tira “!Ay, Vecino!” por sus 50 añitos, pero avancemos más despacio para acá hasta el pasado domingo 7 de mayo a sabiendas de que el diario JUVENTUD REBELDE  abordaría dicho agapito.
Me lancé rápido y curioso al estanquillo más cercano--para comprobar una vez más--que dicha edición se había agotado como un fantasma. Por suerte Eva, una compañera del Círculo de Abuelos “16 de abril” del Parque Santos Suárez, donde realizamos ejercicios diariamente, me llama sorprendida al leer dicha noticia y que no me preocupara por el tema, pues me guardaría dicho ejemplar….
Más tarde, con el periódico en  mano, voy de inmediato al final de dicha edición, donde tanto el diario de la juventud como BOHEMIA, tradicionalmente guardan sus mejores emociones humorísticas para tropezarme con una nueva sorpresa:
Dicho trabajo titulado “El CITED, Blanquito y ¡Ay, Vecino!” bajo la firma de JAPE, fue sugerido por FLORO su eterno informante y comenzaba  con otra conmemoración--no los 50 años del gordo y el falco, sino los 25 del CITED--a propósito de la fundación del Centro  Iberoamericano para la Tercera Edad, fundado ese mismo día pero de 1992.
La curiosidad estriba en que precisamente a dicha institución geriátrica--sita en el Hospital Calixto García--tanto yo como mis hijos putativos le debemos la vida, cuando--en abril del 2001—al sentirme con cierta dificultad para respirar, mi cardiólogo--el doctor René Padrón--recomienda examinarme en dicha institución  y por casualidad tuve que trasladarme a pie desde el Cerro hasta el Calixto  por problemas del  transporte en la capital.
No sé si  ello agravó la dolencia, lo cierto es que de la sala de Geriatría me trasladaron a la de Cardiología y me dejaron ingresado allí hasta el día siguiente en que  el propio especialista me remitió en una ambulancia hacia el CIMEQ, donde  de inmediato me operaron cierta tupición en la coronaria descendente y 24 horas más tarde ya regresaba a mi hogar—rápido, y curioso--pero tan destupido como cualquiera de ustedes, gracias al implante de dos by-pass de platino, según algunos orfebres mejor informados que yo.
Durante algún tiempo tuve que realizar ciertos ejercicios ergométricos y de recuperación, así como cambiar algunos medicamentos... Por tanto, además del—50º. Aniversario del gordo y el flaco—habría que agregar  también los 16 míos de vida, gracias a la medicina cubana..
Pero, volvamos al presente con la misma rapidez de la película yanqui y sigamos con las curiosidades:
En la página 10 de dicha  edición dominical,  otro cintillo me sorprende con el regreso al tema original: “Vin Diesel y el síndrome Súbeme la radio” donde de nuevo el colega Joel del Río aborda el mismo asunto del pasado año sobre la rapidez y la furia automovilística, pero ahora  también con el aditivo del escándalo radial.
Como, el trabajo es tan reciente y por tanto accesible, no abordaré todos sus  argumentos—en la misma cuerda de los ya publicados  antes--solo copio el primer parrafito que está como para comérselo: 
“…Ante la mala copia que pude ver de “Rápido y furioso 8” borrosa, doblada al español y mal grabada en una sala de cine, es difícil forjarse un criterio más o menos definido, pero debo confesar mi ansiedad por ver el modo  que se trataba a La Habana en una superproducción de Hollywood. De inmediato descubrí  numerosas similitudes entre el film y la visualidad de videos musicales al estilo de “Súbeme la radio”  (Enrique Iglesias) y pude corroborar criterios muy parecidos a los que publiqué en estas mismas páginas en abril del año pasado, en el artículo titulado “Rápido y furioso, entretenido y sin mareos”. 
Dicho comentario es mucho más extenso y enjundioso, pero prefiero dejarlos más furiosos que bien informados, en aras de la brevedad, la rapidez y la curiosidad, porque a mí no me gusta que me cuenten la película ni tampoco el final de la telenovela “Rastros de mentiras”----como actualmente ocurre con algunos de mis vecinos… Espero que a ustedes tampoco… CHAO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario