__________________________

__________________________

26 sept. 2016

LA UNEAC Y LOS CDR UNIDOS EN MI BARRIO

Pido disculpas a nuestros fieles vecinos del blog por el bache que surgió en esta autopista informática a partir de la propuesta que hiciéramos el 4 de agosto pasado bajo el título de “Meu Brasil Olímpico”.
Aclaro que no se debió a vacaciones o festividades de ninguna índole, más bien a matunguerías de la tercera o cuarta edad, coincidentes con un desperfecto en la matriz de mi querida computadora.
Esta resurrección no ocurre al séptimo día, sino en la segunda mitad del noveno mes del año y nos quedamos con las ganas de participar en algunas celebraciones tan significativas como los 90 años de Fidel en la UPEC o la UNEAC; en recordación de sus palabras a los intelectuales de 1961; o la poética Fundación de la propia UNEAC con Guillén al frente de la misma, entre otros acontecimientos nacionales y foráneos.
Un comentario del colega Jape el pasado domingo día 18 en el suplemento “dedetiano” de JUVENTUD REBELDE, nos impulsa a salir al ruedo. Se refería a la desagradable presencia actual de los parques cubanos, comparándolos con aquellos bellos álbumes donde por lo general se inmortalizan nuestros mejores recuerdos.
No abundaremos en su argumentación pues experiencias sobran, incluso este tema ya lo habíamos parqueado en una serie de trabajos costumbristas como “Personajes de Mi Barrio y LaCalle”.
Según la referencia de Jape: “…Algunos parques son famosos y se convierten en sello distintivo de la ciudad. De solo mencionarlos ya sabemos de qué lugar se trata: Parque de la Fraternidad, La Habana; Parque de la Libertad, Matanzas; Parque Vidal, Villa Clara; Parque Calixto García, Holguín; Parque Céspedes, Santiago…”
Si esto es así en tan exclusivos rincones del país, ¿qué dejaremos para el resto? La situación no es nueva; de inclemencias, indisciplinas, indolencias, incompatibilidades, incongruencias, incomprensiones, y otras muchas inconsecuencias, venimos padeciendo sus beneficiarios, ya sean víctimas de la primera edad a la hora del recreo; o nosotros los de la tercera, cuando más falta nos hace ese banco de la paciencia para soltar el bastón y leer o dormitar la siesta; incluso en la noche, marco escénico para la cita amorosa o el juego de manos de una juventud con fuego en las venas.
Mis respetos pues a ese venerable Guardaparque de antaño.
Si la familia es la célula básica de la sociedad “…El mejor hermano es el vecino más cercano...” Por tanto. ¿Qué dejamos para, la cuadra, el barrio, o su imprescindible parque?
Por lo que dije al comienzo, apenas pude disfrutar este año de vacaciones u otras distracciones, sin embargo, los miembros del Círculo de Abuelos de nuestro memorable Parque Santos Suárez, hoy con más mucha razón titulado “16 de abril”, nos reunimos con otros grupos etáreos en la cercana Casa del Combatiente, para celebrar de conjunto el 90º. Aniversario de nuestro Comandante en Jefe. Fue la única actividad festiva a la que, por las razones antes apuntadas, pude asistir en este verano, lo que demuestra que los vínculos familiares y con el vecindario, nunca se rompen.
Sea pues este, mi modesto homenaje, a ambas celebraciones. Tampoco podríamos olvidar que mañana 28 de septiembre se conmemora un aniversario más de la fundación por Fidel de los Comités de Defensa de la Revolución, bastión inexpugnable de la unidad del pueblo ante la agresividad de Imperio y sus cobardes agresiones.
En particular durante los más crudos días del periodo especial, con el doble bloqueo estadounidense y la crisis del papel que tanto nos afectó, y sorpresivamente en ese mismo momento se me orientó ponerme al frente de un proyecto mancomunado entre la UNEAC y los CDR para financiar la revista titulada MI BARRIO. En aquella primera portada debutaron los Tutis—personajes especialmente creados para la misma por el maestro Virgilio Martínez y aunque la publicación tuvo corta vida--apenas nueve ediciones durante tres años--su temática abordó de forma amena los problemas más acuciantes del pueblo y sus CDR en aquellos momentos: Textos satíricos y caricaturas pero sobretodo historietas, basadas en la realidad cubana. Sin embargo, tuvieron una gran repercusión también en el extranjero mediante la sección “Correo de Mi Barrio”.
Sea este mi modesto homenaje tanto a la UNEAC en su 55º. Aniversario, como a los cincuenta y seis de los CDR el próximo 28 de septiembre, por permitirme poner a vuestra disposición, estos modestos recuerdos a través del gordo y el flaco--como buenos vecinos que son--al compartir esfuerzos y satisfacciones desde sus propios inicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario