__________________________

__________________________

25 dic. 2016

PERROS HUEVEROS



Según el viejo adagio; “El perro huevero, aunque le quemen el hocico”… Así mismo se comportaron y se comportan las mafias ayer y hoy.
Recuerdo durante la dictadura de Batista, y aún antes, en aquellos tiempos del desgobierno y la politiquería que obligaron al “aldabonbazo” de Chibás, cuando deambulaban como “Pedro por su casa” los Santos Traficantes de la droga, dueños de Casinos y prostíbulos, entre otras desvergüenzas similares, hasta que tras 5 años, 5 meses y 5 días de lucha insurreccional, llegó el Comandante y mandó a parar.
Corrían las últimas uvas de aquel 31 de diciembre de 1958, cuando se impuso la chancleta viajera de paniaguados, chivatos y asesinos, ante el empuje de todo un pueblo color verde olivo.
Pero, como dijimos al principio, pronto comenzaron las campañitas del Imperio y sus ahijados de la mafia en el exilio: En respuesta Cuba puso en marcha la “Operación verdad” frente a las diatribas de la mal llamada prensa seria y muy a su pesar, se sucedieron las leyes revolucionarias, comenzando con una Reforma Agraria que sepultó para siempre aquel tiempo muerto que año tras año amargaba nuestras zafras azucareras.
Otros inventos desestabilizadores como la campaña de la Patria Potestad y su funesta “Operación Peter Pan”, el estímulo a la deserción de médicos y profesionales, entre otras bondades, cubrieron todo el calendario de aquel primer año, hasta que el 25 de noviembre de 1959, un “terremoto” hizo temblar las paredes de la Embajada Yanqui, al conocerse la noticia del nombramiento del Comandante Che Guevara como nuevo presidente del Banco Nacional de Cuba.
El “choteo criollo” basado en el equívoco de confundir la palabra economista por comunista tampoco surtió efecto porque solo días más tarde el propio Fidel aclaraba públicamente: “…Que nadie se llame a engaño, el Che no está ahí para hacer ninguna barbaridad, está ahí igual que cuando lo mandamos a Las Villas para impedir que pasaran las tropas enemigas hacia Oriente. Lo he mandado al Banco Nacional a impedir que se vayan las divisas del país…”
Y en efecto: A principios de 1961 se efectuó la famosa operación financiera conocida como el Cambio de Moneda y aparecieron en público las nuevas emisiones de billetes con la monosilábica rúbrica de Che en lugar de aquellos rimbombantes títulos heredados del un pasado conocido como la Republiquita bananera de “Generales y Doctores”.
De inmediato incrédulos, disidentes y mafiosos se pusieron tan verdes como aquellos billetes voladores al convencerse de que el cambio era radical y formaron un nuevo despetronque, esta vez hacia el exilio--es decir--para siempre.
Como constancia quedó aquel papel moneda irrepetible con la firma del Guerrillero Heroico--cuya copia ahora mostramos--histórico anticipo de sus posteriores hazañas por la liberación de un Tercer Mundo bajo el grito libertario de… “Hasta la Victoria Siempre”. Hoy, a 55 años de aquel histórico acontecimiento, el cuento del perro huevero se repite en tierras venezolanas, con idéntica técnica guerrillera y revolucionaria, para desarmar—como entonces—la estrategia mafiosa del Imperio y sus secuaces.Descubierto el juego prohibido inventado por las mafias fronterizas colombo-venezolanas y sus capos del Norte revuelto y brutal para rendir por la vía económica el sueño de Bolívar y Chávez. La medida tomada por el Jefe de Estado Venezolano Nicolás Maduro Moros convirtió al azar en un juego-ciencia donde--al sacar de la circulación por 72 horas los billetes de 100 bolívares extraídos del territorio nacional y otras medidas posteriores--cogió de sorpresa a esos contrabandistas de nuevo tipo.
Por tanto, en la red de redes la noticia se convirtió en un Jaque Mate al Dólar Today, pero esta jugada solo fue el comienzo de una genial contraofensiva aún vigente. Sin embargo, debemos estar alertas--apenas faltan unos días para que culmine el año--y la derecha internacional se envalentona con los acontecimientos divisionistas en el Mercosur y otras latitudes.
El afro norteamericano Obama se despide y la perspectiva de un nuevo Emperador romano en la Casa Blanca, ya ha enseñado los colmillos de su nuevo gabinete. Esperemos que como anunciáramos al principio, la historia se repita y a esos nuevos perros hueveros del Imperio se les achicharren los hocicos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario