__________________________

__________________________

25 dic. 2016

EL REGRESO DEL CABALLERO: SEGUNDA PARTE


Ese fue el título en la primera entrega de este blog personal el 9 de agosto del 2008 dedicado al Caballero de París. Han pasado más de ocho años desde entonces. En aquel momento, motivado por el éxito obtenido en la inauguración en su terruño gallego de la exposición de caricaturas personales que ilustraban el libro de la Editorial Pablo de la Torriente “La Leyenda que Camina” a propósito de dedicarle dicho título a Galicia en la Feria del Libro de La Habana en febrero del 2007. Recuerdo el entusiasmo que provocó entonces a los queridos colegas Xosé Neira Villas y su esposa cubana Anisia Miranda con la posibilidad de ver una nueva edición en el lenguaje de Curros Enríquez y Rosalía de Castro. De estos intereses informamos en su momento al colega y diplomático cubano Luis Felipe Vázquez, por aquella época en la península y el compañero Iroel Sánchez, al frente del Instituto del Libro.
A nuestro regreso de España, el propio Dr. Eusebio Leal Spengler, Director de la OHCH y prologuista del libro, propuso montar una exposición similar sobre el  personaje folklórico más popular que haya transitado por las calles de La Habana en el pasado siglo. Aquel sencillo acto a fines de dicho año transcurrió en el local del Centro de Salud Mental de la Habana Vieja, donde ejercía precisamente el Dr. Luis Calzadilla Fierro psiquiatra y biógrafo de José María López Lledín. (a) “El Caballero de París”. Dicha actividad fue presidida por el entonces Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Tubal Páez en presencia de gran parte de los caricaturistas allí representados.  
Dicen que segundas partes nunca son buenas: Falso. En esta ocasión el título se refiere a las dificultades que afrontó la reedición de aquel cuaderno biográfico a pesar de que prácticamente voló en las librerías y estanquillos de la capital, a tal punto que a cinco meses de su debut en la Feria del 2007, yo sólo pude llevar cinco ejemplares a las autoridades del Museo Etnográfico de Fonsagrada, en Lugo, donde se montó la citada exposición. Todos sabemos las vicisitudes que nuestro pueblo sufrió a partir del llamado Período Especial con su doble bloqueo y el sector poligráfico no fue la excepción; a pesar de que hasta el propio Dr. Leal se interesó en más de una ocasión por reeditarlo y varios empresarios españoles quisieron financiar una versión—sin ningún cambio en el original—sólo que, como dijimos antes se reeditara en gallego.
Hoy a ocho años de esos acontecimientos, he recibido una agradable noticia,  cuando la querida editora “Pablo” de los periodistas cubanos me anuncia la posibilidad de reeditar–durante el próximo año--dicha obra en español, con la particularidad de incorporarle nuevas firmas, ya que por la premura de aquella primera entrega, algunos humoristas gráficos se vieron imposibilitados de incorporarse al proyecto, y otros más jóvenes han ganado  prestigio en lo que va de este nuevo siglo.
De seguro esta es una noticia que entusiasmará a nuestro admirado Leal, siempre atento al rescate de las tradiciones y obras patrimoniales de Cuba y La Habana en particular. Como lo fue desde el propio fallecimiento de José María López Lledín, cuyos restos—gracias a su iniciativa--no solo descansan en una cripta del Convento de San Francisco de Asís, sino que dicha imagen inmortalizada en mármol por Villa Soberón en la entrada, nos invita a la reflexión. 
En cuanto al Dr. Calzadila y a mi hijo y mano derecha en la confección de aquella obra Francisco P. Blanco Hernández, los amantes del costumbrismo y las más puras tradiciones cubanas pueden contar con la entrega más absoluta, y el contagioso entusiasmo del trío a pesar de mis limitadas fuerzas en estos momentos. Por tanto, ahora sí podemos afirmar lo que anunciamos al principio: “El regreso de La leyenda que camina” o sea del Caballero de París. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario