__________________________

__________________________

14 ago. 2009

PREMIO POLÉMICO Y SORPRESIVO

En una edición anterior de este mi blog personal, bajo el título de “MIS DESMEMORIAS-1”, publiqué una pequeña nota sobre mi primer premio internacional. Como alrededor de ese concurso se originaron curiosas situaciones, ahora contaré en detalle algunas de ellas:
Corría el mes de agosto de 1967. El tic tac mañanero de Radio-Reloj nos trajo la grata nueva: “Los caricaturistas de PALANTE Humberto Valdés Díaz y Francisco Blanco Ávila, acaban de obtener sendos premios en el IV Salón Internacional de Humorismo, de Montreal-67, Canadá”. El resto de la prensa amplió la información de inmediato. Se formó tremendo revuelo en la redacción del semanario que dedicó un gran destaque a la noticia en la edición 44 del 24 de agosto de 1967.
Si ésta fue la primera vez que caricaturistas del patio habían ganado un premio de esa categoría o no, lo dejamos para especialistas e investigadores. Bastantes dolores de cabeza nos dio la polémica que se produjo mucho después, durante el programa televisivo de participación “9550”, --cuyo premio consistía precisamente en un viaje a Moscú, o sea a 9550 kilómetros de distancia--. Fuertes discusiones se suscitaron entre los panelistas y los concursantes, al formar estos un “show mediático”, con el propósito de embolsillarse el premio, más a base de pataleo que de raciocinio. Los autores, Val y yo, sin comerlo ni beberlo, veíamos con bastante pena los toros desde la barrera.
Pero volvamos a 1967. Aquel Concurso Humorístico coincidía con la Expo Montreal-67, y contábamos allí con una amplia representación; los premiados acompañados por el entonces director de PALANTE y el colega Antonio Mariño (Ñico), fuimos invitados al magno evento, donde por primera vez realizamos caricaturas in situ a los comensales que acudían al restaurant del Pabellón Cuba haciendo largas colas para degustar nuestros platos criollos, con acompañamiento del ron cubano, el café criollo y el mejor tabaco del mundo.
Pero lo importante viene ahora: Resulta que meses atrás se había realizado en Cuba el Salón de Mayo con importantes artistas plásticos extranjeros invitados por Wifredo Lam, y de cuya presencia aquí quedó constancia con el mural colectivo que se pintó en el Pabellón Cuba, --el de La Rampa, no el de Montreal--. Entre esos pintores venía el canadiense Rancillac, quien en pocos días estableció amistad con nosotros, hasta el punto de entregar una caricatura a PALANTE. La que se publicó en la edición 43 del 17 de agosto de 1967.

Como venían por tiempo limitado, a él le resultaba imposible verla publicada, así que nos dio su teléfono y dirección en Montreal, pues pensaba descansar de la agitada vida parisina y pasar un tiempito de incógnito en su tierra natal. Me comprometí en enviársela por correo, pero ante esta nueva situación del viaje, opté por entregarla personalmente.
El éxito obtenido por Val, Ñico y yo haciendo caricaturas personales al momento en el Restaurante Cubano, gustó al director del mismo Abraham Masiques, quien propuso el cierre de la instalación una noche para celebrar con una cena criolla, el triunfo de la caricatura cubana en Canadá, e invitar a la prensa, a los humoristas y otros representantes de la cultura local.
Planteamos a la dirección del Pabellón-Cuba nuestro interés en invitar especialmente a Rancillac, y así se lo hicimos saber al artista vía telefónica. Esa noche, pasamos a recogerlo y cuando empezaron a llegar los invitados… Allí junto a los dirigentes cubanos y los representantes de PALANTE estaba el pintor dándole la mano a cada uno de sus sorprendidos compatriotas: artistas, escritores, periodistas, investigadores, y dirigentes del ayuntamiento qubecuá.
Al día siguiente, la información del encuentro y de los premios obtenidos por los caricaturistas de PALANTE, dejó de ser una crónica cultural más, para convertirse en noticia de primera plana en el “Montreal Star”. Gracias a que esa noche se despejó la incógnita del famoso Rancillac.
Invitamos a nuestros vecinos completar la información yendo al vínculo
http://ay-vecino.blogspot.com/2009/01/mis-desmemorias-1.html donde aparecen dibujos y fotos de aquel acontecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario