__________________________

__________________________

18 oct. 2010

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE... PROFESIONAL.

DE REYES Y LEONES SE TRATA.

Los conozco de ficción y de carne y hueso. Hoy nos referiremos a dos de ellos.

La noticia nos llegó desde Hollywood. Al león de la Metro se le ha caído la melena. Sus dueños declararon rota su banca, o bancarrota que para el caso es lo mismo, porque el viejo felino no pudo saltar una deuda de 4000 millones de dólares. Dicen, --y no son mentiras mías--, que su último rugido quebró hasta los cristales de la crisis sistémica en las mismas puertas de Wall Street. Como son los que más cerca están de la famosa fábrica de sueños, Los Ángeles Times de California nos trajeron a la realidad con el suceso de esta quiebra cinematográfica, y en los Estudios Disney, --muy cerca de allí--, el Rey León ponía sus barbas en remojo, no fuera que lo dejaran también calvo del tiro.

Por tratarse del león de la Metro y el rey de Disney, esto parece cosa de ficción. Pero no, --el desmelenamiento de uno y el tembleque del otro son cosas verídicas--, como lo es el León nuestro de cada día.

Esta vez la sorpresa nos llegó desde Italia durante la celebración del Mundial de Volibol, donde el felino nuestro se convirtió en el ídolo de las multitudes:

No es rey, pero domina la cancha como el mejor monarca, usa el número uno en la camiseta y es el uno en el equipo Cuba, no es de celuloide, sino de carne y hueso, de tez oscura, oriental hijo de una Guantanamera, tiene solo 17 añitos, salta y remata más y mejor que el resto de los competidores.

Su nombre: Wilfredo León al que le dicen Bebé, porque casi lo es, y solo lleva dos añitos en la selva de la malla alta, así que está empezando mientras otros van por el tie-brake, y ya es un verdadero LEÓN.

Pegados al televisor en nuestros hogares, vibramos de emoción junto a él con la medalla de plata que le colgaron al pecho, compartimos la alegría de sus compañeros de equipo que también la obtuvieron. Subieron todos juntos al podio, y alegres por el segundo lugar que merecidamente conquistó Cuba contra los mejores del mundo.

Pero aclaremos: Él no es el que ruge, sino el público ante cada bombazo suyo para rematar al tanto al equipo contrario.

Queremos rematar también este PRESAGIO: pues WilfredoLeón parece ser un PREDESTINADO y Junto al PREMATURO éxito obtenido en Roma por nuestros volibolistas tenemos que PRECONIZAR la PRECIADA actuación de la pelota nuestra en la cita de la región, y aunque Cuba obtuvo otra de plata durante el PREMUNDIAL y PREPANAMERICANO de beisbol celebrado en Puerto Rico, como PREÁMBULO de lo que pudiera pasar en el futuro, debemos ser precavidos, y presumo que nuestros rivales se hayan preparaDO también como preludiO a la cita PREVISTA a partir del sábado 23 de octubre en la PREGONADA Copa Intercontinental de Taipei de China. Aunque no quisiéramos pecar de PRESUNTUOSOS y PRECIPITARNOS con las PREDICCIONES de un resultado PRECONCEBIDO, esperamos por un nuevo y PRESUMIBLE PREMIO.

¡SON VEINTE LAS RAZONES PRESENTADAS!


ENTRE BICHOS ESTÁ LA COSA

El pelotero profesional cubano conocido como Bicho Pedroso, fue contratado por la estación de radio portorriqueña WAPA como cantante para un programa diario de tangos. Lo curioso es que en otra ocasión de estancia en Venezuela, un murciélago le arrebató un cigarro de la boca.


DE ESCLAVO A RETADOR

El primer norteamericano que peleó por un título mundial de boxeo, lo hizo en Inglaterra frente al monarca Tom Cribb ante 40,000 espectadores. Se llamaba Tom Molineaux y fue un negro liberto de Virginia, al que le fue concedida la libertad cuando su propietario presenció una pelea de éste con un guapetón, mucho más fornido que él. El amo quedó tan impresionado por su comportamiento que le concedió ese derecho. Su nombre: George Washington.


SIN FALTAS DE ORTOGRAFÍA

Un curioso libro se publicó en alemán bajo el título de “Aviso a los espectadores de los torneos de ajedrez”. Todas sus páginas estaban en blanco, excepto una que decía: HALT´S MAUL que significa: “Mantenga la boca cerrada”. (A. Y.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario