__________________________

__________________________

18 oct. 2010

EN POCAS PALABRAS.

POE ERA EL UNO Y SIGUE SIENDO EL CABALLO.

En el imaginario popular cubano el número uno ocupa un lugar de privilegio. Desde el modesto uno en la cola que le permite ser el que inicie las compras, como en otros muchos aspectos de la vida.

Todos queremos ser el uno en el deporte, en el estudio, en el trabajo, o el fusil, lo cual procura la admiración y respeto en los demás.

Hasta en el juego de azar del pasado,--prohibido o no--, pues existía el primer premio en la Lotería Nacional, y el uno de la bolita, representado gráficamente por el caballo situado como un sombrero en la cabeza del chino de la charada. Tal vez surja de ahí la similitud entre uno y otro.

El escritor norteamericano Edgar Allan Poe, fue para nosotros el uno en los cuentos góticos que nos llenaron de terror durante toda la vida, hasta el bombardeo de efectos especiales en los medios masivos, que lo han dejado chiquito.

Tan macabro como sus escritos resultó ser el funeral que le hicieran, a 160 años de su muerte (7 de octubre de 1899). Este inusitado hecho ocurrió exactamente ese día del pasado año, en el Westminster Hall, donde cientos de personas pasaron ante un ataúd donde descansaba el sueño eterno un maniquí del afamado escritor, antes de ser trasladado en una carroza fúnebre estilo XIX hacia su última morada.

Se decía que Poe, --el verdadero-- fue encontrado ya cadáver a la salida de una taberna sin un céntimo en el bolsillo, de ahí que solo unas pocas personas lo acompañaran al cementerio local a fines del pasado siglo. El éxito de este último velorio, --el falso--- fue tal, y acudió tanta gente que los organizadores del show tuvieron que programar una segunda vigilia toda la noche al lado de su tumba en el camposanto de Baltimore.

Si curioso es este hecho, tanto más simbólico el ocurrido en una granja de Tupperville, Canadá, una semana más tarde:

La dueña de la hacienda, Sherren Thompson, daba a conocer y de paso se dejó fotografiar, junto a un magnífico ejemplar equino que medía 5,3 pies de alzada. ¡Nada menos que unos 3 metros de altura! lo que constituyó un record Guiness caballar.

Parece que la señora, enterada de lo ocurrido en Baltimore y amante de los poemas de “El Cuervo” y del cuento “El pozo y el péndulo”, puso por nombre al gigantesco caballo nada menos que Poe. Doble simbolismo entre el escritor número uno de historias espeluznantes y el bicho de la charada cubano.

Así lo vimos tratando de meterle miedo al gordo de “¡Ay, Vecino!”


EL PASO ARROLLADOR DE CHINA.

A partir del Primero de Octubre de 1949, la República Popular China viene celebrando su fiesta nacional de la mano de su Gran Revolución triunfante. Cuba fue el primer país latinoamericano en establecer relaciones diplomáticas con el gigante asiático.

Pero nuestros vínculos se remontan mucho más allá. Quizás desde nuestros propios orígenes cuando culíes chinos compartían barracones y látigos con los esclavos de origen africano en tiempos de la colonia.

Aquel emigrante de ojos almendrados y tez amarilla forma parte indisoluble de nuestra cultura mulata y costumbres tropicales. En primerísimo lugar, estableciendo nexos familiares con la población autóctona. Igualmente aparece en las luchas libertarias, en el teatro de costumbres, en el pequeño comercio de antaño, en huertos de hortalizas suburbanos, en la preferencia criolla por la cocina china y hasta en las artes marciales. Como tal ha sido tratado en ediciones anteriores de este blog personal, pero hoy quisiéramos destacar otro aspecto que considero trascendental.

Y es la pujanza de este colosal país emergente que en pocos años se ha puesto a la cabeza del mundo en desarrollo económico, y científico técnico, para beneplácito de su pueblo. Y todo ello sin menoscabo por el respeto y la veneración a sus seculares tradiciones y su origen campesino.

Así hemos querido reflejar esta semblanza gráfica, donde la ilustración tradicional de una narración bucólica “El Hacha de Oro”, se mezcla con el arrollador paso del nuevo tren de alta velocidad que asombra al mundo en estos días.

Rápido, seguro, con gran capacidad de carga y bajo nivel contaminante, el meteórico transporte logra velocidades “supersónicas”, acortando las distancias en este enorme país, para beneplácito de su pueblo trabajador. La prensa destaca que dentro de dos años China dispondrá de 16 mil kilómetros ¿De vías férreas, o magnéticas? Y ciudades tan distantes como Beiging-Tianjin, Wuhan-Guangzhou, y Zhengzhou-Xián, y Shangai-Nanjin, ya se han abierto al tránsito para trenes de 350 kilómetros por hora: la mayor velocidad registrada en el mundo. ¿Es o no un paso arrollador el de China?


UNA HISTORIA DIGERIBLE.

La palabra comecandela es sinónimo en Cuba de persona arriesgada, o intrépida, pero lo más curioso del individuo que hoy presentamos, es mucho más audaz, porque el compañero en cuestión también comevidrio..

Admito que desde que me lancé a viajar por “Las venas abiertas de América Latina” soy un admirador incondicional de la obra literaria de Eduardo Galeano, pero lo que me puso de “Patas Arriba” fue lo narrado por él en el “Libro de los abrazos”, y cito:

”Fue a mediados de 1970, en el oriente de Cuba. El hombre estaba plantado en la puerta esperando. Me disculpé. Le dije que poco entendía yo de marxismo, algo no más, y que mejor consultaba a un especialista en La Habana.

“—Ya me llevaron a La Habana –me dijo--. Allá me vieron los médicos. Y me vió el Comandante. Fidel me preguntó “Oye, ¿y lo tuyo no será ignorancia?”

“Trígimo Suárez era miliciano ejemplar, machetero de avanzada y obrero vanguardia, de esos que trabajan veinte horas y cobran ocho, siempre el primero en acudir a voltear caña o a tirar tiros, pero tenía pasión por el vidrio”.

“—No es vicio, --me explicó--. Es necesidad”.

“Trígimo me llevó a su casa en el Reparto Camilo Cienfuegos de Baracoa. Mientras charlábamos yo bebía café y él comía lámparas. Después de acabar con el vidrio, chupaba goloso los filamentos”.

“El vidrio me llama. Yo amo al vidrio como amo a la Revolución”.

Hasta aquí hemos entresacado algunos pocos párrafos que dan una idea de la historia contada por Trígimo, y que, --por experiencia propia de tanto mitómano regado por nuestros campos y ciudades—, lo tomé en principio como una mezcla de realidad y fantasía.

Pues bien, el pasado 3 de septiembre, cuarenta años después, la colega Julieta Garcia Ríos, en la edición dominical del diario “Juventud Rebelde” vuelve a entrevistarlo y el comevidrios de Oriente continuaba devorando cristales sin la sombra de una carie, sangramientos internos, o molestos constipados. Mientras yo, con dieta blanda, tengo que cambiarme la prótesis de nuevo, y padezco de estreñimiento crónico.

En el título de la información, “Trígimo también come candela” la periodista Julieta aclara la doble propensión del septuagenario por los platos exóticos a base de efectos electrodomésticos. Para mayor información a nuestros incrédulos vecinos les ofrecemos el correo electrónico de la colega: julieta@juventudrebelde.cu

A mis queridos vecinos… ¡Que les aproveche, como le sucede a nuestro héroe de hoy, con sus filetes de copas de cristal, o brochetas de bombillas en almíbar, su dieta preferida desde los seis años de edad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario