__________________________

__________________________

16 mar. 2014

NÚMEROS PRIMO-HERMANOS

La sabiduría popular ha impuesto aforismos incuestionables como ese que dice… “El mejor hermano es el vecino más cercano…” Lo cual he podido comprobar en situaciones extremas de mi vida —no sé en qué otro país ocurra lo mismo—porque la incompatibilidad de caracteres, la diáspora y otros fenómenos similares influyen. Incluso, a veces puede haber más afinidad entre primos que entre hermanos gemelos. Y es aquí donde quiero detenerme.
Siempre he tenido atracción por los números primos: El 3 resulta incuestionable para el equilibrio vocacional en cualquier actividad. Sin el trípode del saber, querer y tener la voluntad de hacer las cosas, todo se derrumba y sería imposible materializarlas. Incomparable la sonoridad de nuestro típico 3 campesino o los 3 pasos más chéveres de la conga oriental.
El 7 tiene numerosos ejemplos como los 7 días de la semana, las 7 notas musicales, los 7 colores de arcoíris, entre millares más como las 7 Maravillas de Mundo Antiguo. De ahí que el caso de los 5 antiterroristas cubanos presos en las cárceles del Imperio, me haya marcado para siempre.
Recuerdo al jovencito Gerardo Hernández Nordelo cuando soñaba ser caricaturista, antes incluso de su genial tira cómica “Pepino y compañía” la cual publicó en EL MUÑE y que ofrecemos en la copia adjunta de un diario de la época, donde además aparece su fotografía y la firma artística con que se dio a conocer en Cuba alrededor de los años 80 del pasado siglo, mucho antes de convertirse en el paradigma heroico actual. Para nosotros entonces fue simplemente H.Nordelo el caricaturista. Hoy es para Cuba y para el mundo, Gerardo para siempre.
Por mi cuenta, yo había ilustrado algunos libros en co-autoría con afamados guionistas como Cardi y Betán, pero jamás escrito alguno personalmente hasta aquel “Pequeño Mataburros Humorístico Ilustrado” que me publicó la EDITORIAL EXTRAMUROS en el año 2004 y cuya dedicatoria decía textualmente:
“…A quien más se lo merece: Al caricaturista y patriota cubano Gerardo Hernández Nordelo, para compartir con él la soledad de su celda, haciéndola más llevadera. Por la amistad que nos une, por la entereza demostrada en la más justa de las causas, por su contagioso sentido del humor frente a estos nuevos inquisidores que quisieron satanizar a cinco héroes y fueron desnudados por su urticante sátira. Se podrá encadenar al hombre, pero no encerrar su espíritu…”
Años más tarde también por 1ra vez—número primo-- incursioné en una experiencia plástico-manual como la cerámica. Fue durante el 2009 en el taller de cerámica Mirtha García Buch que dirigía el maestro Racial Feria.en la calle San Lázaro, donde bajo su asesoría realicé mi primer y único plato artístico, cuya copia les presento ahora.
En él puede apreciarse que alrededor de la caricatura personal del Apóstol, trazada en una sola línea giran 5 banderas cubanas, como simbólica representación de Gerardo, Antonio, Ramón, René y Fernando.
Han pasado cinco años de aquella obra y actualmente estos dos últimos—René y Fernando-- ya comparten con sus familiares la ansiada libertad y el abrazo fraternal de todo el pueblo, pero mientras queden los otros 3 encarcelados no descansaremos de luchar por su total liberación.
Es por ello que a 55 años del triunfo de la Revolución, recuerde aquella frase histórica de Fidel recordando los 5 años, 5 meses y 5 días que transcurrieron entre el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en 1963 y el triunfo revolucionario del de enero de 1959, todos ellos también números primos.
El pequeño cuaderno ilustrado que mi hijo y yo realizáramos especialmente para los niños en el año de 2007 con en el mismo título de “5 años, 5 meses y 5 días” para la EDITORIAL PABLO DE LA TORRIENTE, también ha quedado como constancia de nuestro reconocimiento a tan histórica epopeya.
A partir de aquel glorioso de Enero, comenzó una serie de cambios estructurales en nuestra nación, que tanto por su cantidad como por su dinamismo sería agotador enumerarlos en este breve espacio en que no estás.
Nos limitaremos a describir solo los que considero más simbólicos por su trascendencia: El momento en que tras llegar la caravana de la libertad a La Habana, el Comandante en Jefe se dirige a la nación en el antiguo cuartel de Columbia y jocosamente la pregunta al Señor de la Vanguardia:--¿Voy bien Camilo?—En ese momento varias palomas se disputan su hombro heroico para posarse allí como símbolo de paz. La celebración en el pasado mes de enero la Cumbre de la CELAC con su resolución habanera de “CELAC, zona de paz” confirma aquella premonición.
La segunda imagen corresponde también a 1959, pero 3 meses más tarde, cuando el propio Héroe de Yaguajay, mandarria en ristre--derriba los muros del cuartel de la tiranía símbolo de la opresión y el crimen—para convertirlo en la Ciudad Libertad donde se rendiría culto eterno a la educación y la cultura, nada menos que un 10 de marzo, pero exactamente 7 años después de aquel cobarde Golpe de Estado.
¿Díganme si todas esas cifras no son también primas hermanas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario