__________________________

__________________________

15 ago. 2014

ACUSE DE RECIBO (3)


El pasado mes de junio dimos respuesta a dos opiniones de esos amables vecinos, que en mi criterio merecían la atención de este octogenario, cuyo tiempo transcurre contra reloj. En esa misma cuerda se mueve la recontra réplica que ahora doy a conocer, y cuyos reclamos fueron oportunamente trasladados a la dirección del querido periódico PALANTE--cada día más joven--pues si algo caracteriza todo lo viejo es su impotencia. Aquí va:
 Blanquito:
Gracias por publicar mi mensaje anterior a pesar de que sólo iba firmado por mis iniciales. Y gracias sobre todo, porque prometes hacer algo por el centenario del viejo Cardi que nació el 2 de octubre de 1914.
No sé si sabrás quién soy o si te habrás dado cuenta ya de quién es este silencioso lector. Soy Antonio González Pérez, quien desde 1957 trabajó con Cardi --y con Mota, con Augier, con Abascal, con Pitín y con Miguel-- en Fergo-Arregui; también con Zumbadito, -como le decía Cardi- en la OTPLA, anunciando yo en la TV la Malta Hatuey; o con Fresquito Fresquet y su sobrino después llamado Fremez, en nuestra flamante agencia llamada Fresquet y Asociados, (en la que yo era uno de ellos). Con ellos colaboré en El Pitirre, como redactor, junto a aquellos grandes Chago, De Armas, Nuez, Valdés Díaz, Fornés y tantos otros y poco después, me fui a las Minas del Frío, (que ahora evocas en tu página pero de 1964) en el primer contingente de Maestros Voluntarios de 1960. De allí fui seleccionado junto a otros 100 compañeros para hacer efectiva la Ley de Nacionalización del 13 de octubre de ese año y fui designado a la agroindustria azucarera (donde administré varios centrales, regiones, provincias y en la sede central), actividad a la que dediqué 40 años de trabajo.
Como ya supongo que te acordarás de mí, pues cada vez que iba a La Habana, los visitaba en los inicios de Palante y durante muchos años y después nos vimos muchas veces en actividades de Comunicación Social y otras del DOR y la UPEC, pues ahora te mando un abrazo y mi felicitación más sentida por tu blog que no me pierdo nunca y por el cual te reitero mi felicitación y mi respeto por mantenerlo funcionando y con tanta calidad.
Bueno, por hoy creo que es bastante. Haz lo posible por que se organice algo por el centenario de Cardi. Tú eres el más indicado. Creo que si en este 2014 se han celebrado los centenarios de Onelio Jorge, de Samuel Feijoo, de Juan Arrondo y se celebrarán los de Cundo Bermúdez, Roberto Faz, Julio Girona y Fernando Alonso, la conmemoración del de Cardi no debería ser la excepción.
Después, en otros correos internos (si estás de acuerdo) te seguiré contando de mi vida actualmente y de cómo me quedé "atrapado" aquí en Barcelona donde vivo junto a mi mujer,(después de 52 años de casado), mis tres hijos, cuatro nietos y una biznieta. Pero esa es otra historia muy larga que ya no cabe aquí.
Un abrazo y mi cariño de siempre
Antonio

He aquí otra opinión:
Hola Francisco,
Enhorabuena por su trabajo en este blog. He llegado a él buscando referencias de historieta cubana. El planteamiento de este libro que menciona, “Amores en Aceite deOliva”,.me parece muy interesante. Me refiero a cómo construyeron una historia gráfica a partir de los cuadros de Pedro Pablo Oliva ¿Se encuentra a la venta en algún sitio online?
Saludos desde España.
Jesús
RESPUESTAS:
Al amigo Antonio González le informo que, dada mi situación de jubilado y simple colaborador, su petición
ha sido trasladada a la dirección de PALANTE, para que, de ser posible, entre sus actividades por el 53º Aniversario de la publicación el próximo mes de octubre, se incluya el homenaje a Cardi en su centenario al cual, de seguro, se sumarán otras instituciones.
En cuanto al internauta Jesús en España, le aclaro que el libro “Amores en Aceite de Oliva” respondió a un empeño mucho mayor impulsado por el propio Ministerio de Cultura, para acercar los artistas plásticos más importantes del país a su público, mediante la incorporación de secuencias gráficas—historietas—que pudieran vincularse con su obra, ya que por lo general estaban limitadas a exponerse en el cerrado marco de galerías y museos de arte. El libro tuvo tal acogida que –como muchos otros por el estilo—se agotó rápidamente, pero se trataba de conciliar el entusiasmo de pintores con guionistas y no todos los involucrados en el proyecto interiorizaron su importancia. El tiempo se ha encargado de convertir esos amores color olivo en un “incunable”.
Gracias Tonito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario