__________________________

__________________________

15 ago. 2014

EL MISTERIOSO PANDILLERO SAVIUR


Acabamos de recibir un comentario desde el exterior que merece la atención. Dice así:
Estimado señor Blanco: He leído con mucho interés su fascinante crónica “Todo es secreto hasta un día’’, sobre la bitácora de su descubrimiento del autor de los muñequitos “La Pandilla del País’’. Llegué a esa crónica navegando en internet en busca de información de Salvador Cancio Peña, quien se me cruzó en otra historia que seguía de Cuba, la del legendario Alberto Bayo, el cubano español veterano de la Guerra Civil Española que entrenó a los rebeldes del 26 de Julio en México. Bayo dice en su libro “Mi aporte a la revolución cubana’’ que conoció a Fidel Castro en Cuba gracias a que se lo presentó Cancio Peña. Y cito: “Nuestro gran héroe, estrella hoy día de América y faro de los hombres libres del Mundo, fue a buscarme en México a mi casa de Avenida Country Club No. 67, acompañado del común amigo Saviur Cancio Peña que fue el que nos presentó, honor que me tiene lleno de orgullo, al ver que el mejor guerrillero del orbe, creyó en mí, me buscó, escuchó y utilizó’’.
Acudo a su curiosidad histórica para preguntarle: ¿Cómo llega Cancio Peña al entorno del joven rebelde Fidel Castro?. ¿Cómo un personaje que la enciclopedia que usted cita describe como un agente de la época de la “Prohibición’’-–Ley Seca--de Estados Unidos termina presentando a Castro con el hombre responsable del entrenamiento de los rebeldes?
Debía haberme presentado al principio, pero la grata sorpresa de esta historia tenía prioridad. Mi nombre es Gerardo Reyes Copello. Soy periodista colombiano, vivo en Miami hace muchos años y me encanta la historia de Cuba. Espero que la comprensible desconfianza que despierta cualquier mensaje que salga de Miami hacia la isla no lo desanime para darme cualquier respuesta que a bien tenga. Mi interés es histórico y posiblemente cinematográfico. Saludos. Y firma: Gerardo Reyes Copello. Miami…”
RESPUESTA:
Estimado colega colombiano, agradezco sus palabras de estímulo y correspondo con esta limitadísima explicación: Soy un historietista y dibujante humorístico autodidacta, pero con una larga trayectoria en el periodismo y bastante curioso en lo que respecta a nuestras raíces. Es por ello que, a ratos este blog personal se nutre de historias curiosas. Recuerdo que de niño me atraían las historietas yanquis-–comics--que publicaban en colores la prensa nacional como “royalties” y algunos breves intentos autóctonos por ofrecer en blanco y negro temas nacionales—sobre todo de carácter costumbrista—como aquella “Pandilla de el País” que terminó llamándose “La pandilla de Saviur” como la conocí yo por los años treinta o cuarenta del pasado siglo. En estos avatares llegó a mis manos la obra de Miguel A. Bonera Miranda “Diccionario Temático del Comic Cubano” (Premio DADOR del Centro Cultural Dulce María Loynaz, 2007) y creí que sería interesante reproducir lo allí descubierto.
El vínculo entre el mentado Salvador Cancio Bello--quien firmaba sus obras como Saviur--y el combatiente antifascista Alberto Bayo, lo desconocía hasta que ahora usted abordara dicha amistad.
Sólo agregaría que con posterioridad a la publicación del  trabajo señalado “Todo es secreto hasta un día” leí en la compilación “Ojeada al cine cubano” de Pedro R. Noa Romero sobre los trabajos del maestro José Manuel Valdés Rodríguez, (Ediciones ICAIC, 2010) algo vinculado con la información anterior. En el libro hay un capítulo dedicado a Ramón Peón. uno de los fundadores del cine silente cubano con “La Vírgen de la Caridad” en 1930—el mismo año en que yo nací—quien tejió una cadena de filmes sonoros con temas costumbristas y musicales hasta “El romance del palmar” de 1938, protagonizado por Rita Montaner.
Según Valdés Rodríguez, el director Ramón Peón pasó entonces al cine mexicano, donde tejió no pocos éxitos hasta que trece años después regresa nuestro país para reincorporarse a la producción nacional y es curioso que nuevamente dependa de Rita Montaner como principal protagonista en las películas “La Renegada” 1951 y “La única” de 1952. Entre una y otra filma Peón “Honor y gloria” (La vida de Roberto Ortiz) protagonizada por el propio jonronero del Club Almendares, más conocido como el gigante del Central Senado. Todo esto viene en apoyo a la tesis de que el prolífico director de cine cubano durante su estancia en el país azteca hizo amistad con nuestro enigmático personaje de historietas (Saviur). Pues fue su asistente de dirección en esas tres producciones cubanas de los años cincuenta.
Hasta aquí lo que puedo aclarar sobre los vínculos que pudiera existir entre dicho dibujante y cineasta con el combatiente español que entrenó militarmente en México a la guerrilla de Fidel y del 26 de Julio, Invictos hasta el día de hoy, cuando nuestro Comandante en Jefe cumple sus 88 años de edad, lo que aprovecho para enviarle una vez mas… ¡MUCHAS FELICIDADES!

No hay comentarios:

Publicar un comentario