__________________________

__________________________

3 feb. 2017

EL SECRETO DE SABER PREGUNTAR



El próximo 9 de febrero se cumplen dos años exactos de una lamentable pérdida para el periodismo cubano: El fallecimiento del colega Luis Francisco Báez Hernández, nacido en La Habana el 24 de noviembre de 1936¸exactamente seis años después que yo el (28-11-1930), en la misma capital de todo los cubanos
Si algo nos unió fue coincidir en el mismo curso finalizado en 1958 de la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling” y motivados por las mismas inquietudes.
Yo, de la mano del artista del lente Pepe Agraz, cuando descubrió mis aptitudes artísticas siendo un simple aprendiz de linotipo en el taller donde se imprimía su revista deportiva FOTOS. Y Luisito cuando también compartía la sección de sports con el mismo foto-reportero del diario AVANCE, destacándose por su dominio del idioma en las entrevistas a los peloteros yanquis que incursionaban en los torneos cubanos al cesar la temporada profesional de los Estados Unidos. De esa época recuerdo no pocos encuentros con él en el estadio del Cerro, para aplaudir a los “Cuban Sugar King” antes de que nuestro país perdiera su franquicia en el beisbol rentado el 11 de julio de 1960.
Pero dos años antes que eso, ya la fama de Luis Báez había trascendido nuestras fronteras como periodista, al poner al descubierto el show mediático que pretendía organizar la dictadura de Batista para apuntalar el régimen de facto con el Rally automovilístico programado para el del 24 de febrero de 1958.
Un día antes, el célebre campeón del mundo Juan Manuel Fangio es secuestrado por una célula del 26 de Julio en el Hotel Lincoln de la capital, para que no pudiera participar en la carrera del día siguiente y tal como se había programado así ocurrió, siendo el joven Báez quien posteriormente entrevistara al famoso corredor, en la propia Embajada de la Argentina y con la elogiosa opinión de la víctima sobre sus captores.
Esta noticia corrió a la par ese mismo día en todo el mundo, junto con la iniciativa del Che, de crear en el territorio liberado de la Sierra Maestra una emisora que ganó también la batalla del éter: RADIO REBELDE.
Pero ésa solo fue la primera vez que Luis Báez demostró su incomparable olfato periodístico, en los diversos medios noticiosos cubanos donde trabajó: REVOLUCION, PRENSA LATINA, GRANMA, y JUVENTUD REBELDE, y otros como simple colaborador; pero debemos agradecer además, la iniciativa de recopilar esa extensa obra de inmediatez para toda la vida en libros y antologías que hoy podemos disfrutar, con más de veinte títulos tan atractivos como:
Guerra secreta, y Camino de la Victoria, ambas de 1978; A dos manos, de 1982, Cambiar las reglas del juego, de 1983; Los que se fueron, de 1991; y Los que se quedaron, de 1994; Conversaciones con Juan Marinello, de 1995; Secretos de Generales, de 1997; Preguntas indiscretas, de 1999; Miami: Donde el tiempo se detuvo y Absuelto por la Historia, ambos en ediciones de 2001, 2005 y 2006 respectivamente; Junto a Las voces del designio y Los disidentes de 2003; Chávez nuestro, de 2004; El encuentro, y El mérito es estar vivo, ambos de 2005; Más esperanza que fe, de 2006; Reedición de Los que se fueron y Los que se quedaron (juntas) en 2008; Así es Fidel, 2009 y 2010; Fidel por el mundo, de 2011; y Amigos que ya no están, del 2012.
Si a esta veintena de obras sumamos los cinco libros en coautoría con Pedro de la Hoz: Evo, espuma de plata, de 2008; Caravana de la Libertad y Todos somos Evo, de 2009; Todos somos pueblo y Revelaciones de una leyenda. (Historia del Hotel Nacional) del 2010. Tendremos una cifra difícil de igualar. Hasta aquí mi modesta recopilación de su popular especialidad en el género de la entrevista, afortunadamente conservada, lo cual no siempre se logra en la vorágine de la inmediatez periodística y la ingratitud del diario acontecer. 
Sean estas unas breves palabras en memoria a tan sagaz, persistente e inolvidable colega, digno de destacar y difícil de igualar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario