__________________________

__________________________

22 nov. 2013

DEL OSO PRUDENCIO A INSENSATO CORAZÓN EN AVENIDA BRASIL

La imagen que teníamos en Cuba de la policía antes del triunfo de la Revolución era ésta que copiamos de “K-Milo 100-Fuegos”, libro que nos publicó  la Editorial Pablo de la Torriente hace cinco años.
El trato abusivo a la población se extendió por todas sus dependencias, incluyendo  la policía del tránsito y los bomberos. Recordemos la represión contra los estudiantes universitarios con disparos y coches-bombas en la propia escalinata y ante la mirada indignada del Alma Máter, o las frecuentes extorsiones a comerciantes y prostitutas sin el menor recato. Su símbolo—el tolete--, su cobija—las mazmorras de la Quinta Estación, entre otras..
Contra esas torturas de la dictadura batistiana se luchó, y la creación del MININT resultó la otra cara de la moneda. Como diría Fidel: --Camilo se había convertido en el pueblo uniformado. Del vejamen se pasó  a la prevención del delito. Resultado de esa política surgieron símbolos y personajes afines como aquel simpático Oso Prudencio y su parsimonioso: --¡Eso no se hace! Prudencio no debuta en la P de parada sino en el programa de televisión “Tránsito”  el cual generó no pocas iniciativas como la de acoger a los caricaturistas para realizar en vivo dibujos humorísticos sobre la precaución ciudadana en calles y carreteras. Pero ahí no se detuvieron las novedades, recuerden  los fabulosos concursos de vallas, carteles y caricaturas durante la Semana del Tránsito. ¡Un verdadero festival de gracia y colorido  que vino para quedarse!
Todo esto me viene a la mente en estos días de noviembre con motivo  de la 51º. Jornada por la Seguridad Vial exhortación que lamentablemente se sigue violando a contrapelo de leyes y disposiciones por aquellos que ponen en riesgo sus vidas y las ajenas.
Por tanto le dedicamos esta modesta descarga a la campaña de orientación ciudadana contra las indisciplinas sociales que provocan en la vía luto y lamentables accidentes—no tan accidentales—pero que pueden y deben evitarse.
En la secuencia de imágenes que hemos recopilado para ustedes hemos hecho una breve incursión por las calles y avenidas de nuestra capital; desde los tiempos del tranvía y la guagua de palo con racimos de plátanos verdes colgandos de sus puertas, hasta el torero en medio del ruedo callejero tratando de esquivar con una Verónica el cuerno de la muerte, o la sombra que nos dejó el camello durante el periodo especial, hasta la llegada de los ómnibus articulados a los cuales prometemos un próximo acercamiento en este espacio..
No queremos despedirnos de nuestros amables vecinos sin ofrecerles beatífica y respetuosamente estos diez mandamientos  a repartirse equitativamente entre peatones y conductores de vehículos: Cinco por bando:
PARA CHOFERES:
1 – Preferible un frenazo a tiempo que un cargo de conciencia.
2 – La defensa está permitida, pero no confíe en la de su carro: ¡PARE!!
3- - Cuando el semáforo le haga un guiño con la roja, espere la verde para atacar.
4 – La liga del high-ball está en la liga, pero alcohol no liga con timón. ¡Qué caray!
5 - Quien bien te quiere te hará frenar.
PARA PEATONES:
6 – El peatón siempre está en desventaja con la carrocería.
7 – Usted no es la Bodeguita del Medio. Cruce por las esquinas.
8 – Alargue el tiempo de su vida, no cruce  antes de tiempo.
9 – Los ríos respetan sus orillas. Camine usted también por la acera.
10 – Si es una persona de a pie… ¿Por qué meter la pata?

No hay comentarios:

Publicar un comentario