__________________________

__________________________

25 ago. 2015

EN DEFENSA DEL IDIOMA


Así titulaba a fines del siglo XX en Cuba una amena sección periodística bajo la firma de Néstor Baguer Sánchez Galarraga, admirado colega que vinimos a conocer personalmente cuando acudió a la Editorial Pablo de la Torriente para publicar un libro con ese mismo nombre, y que yo sepa--siendo por entonces uno de los editores de la misma--se terminó de imprimir pero jamás vio la luz pública, ya que una vez concluido, el autor cayó misteriosamente en el anonimato.
A partir de ese momento--al entusiasta colega ya octogenario--lo veíamos de lejos, deambulando por las calles de La Habana con su típica boina negra, como un sonámbulo, evitando cualquier encuentro personal.
De repente Baguer comenzó a destacarse como un líder de las “guarimbas” que se organizaban-–casi siempre—en zonas diplomáticas y los alrededores de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en el Vedado, con presencia de la prensa extranjera.
Como nuestro local se hallaba muy cerca de esas coordenadas, en no pocas ocasiones tuvimos que organizarnos voluntariamente para salir al paso a las provocaciones de los “revoltosos” incluyéndolo a él y a las no menos “disidentes” Damas de Blanco.
No tuvimos más noticias de Baguer hasta el martes 26 de octubre del 2004, cuando el diario GRANMA nos sorprende con la noticia: “Murió el insigne periodista y revolucionario Néstor Baguer” y al día siguiente se le daba sepultura con honores militares en el Cementerio de Colón, a quien oficialmente perteneciera a la (AIN) Agencia de Información Nacional, pero—en silencio tuvo que ser—el agente Octavio de la Seguridad del Estado.
Recuerdo como si fuera hoy la esclarecedora despedida de duelo por parte del entonces Presidente de la UPEC, Tubal Páez; así como las amenas charlas que habíamos sostenido frecuentemente en la Sala de Té de la UPEC, con quien fue siempre un defensor de nuestras raíces—no solo idiomát¡cas—sino de patriotismo y entrega.
Sea este nuestro modesto homenaje a quien resultara equivocadamente enjuiciado por algunos de sus más cercanos “colegas” y qué decir del resto de los “despistados” como yo que no podían creer lo que estaba ocurriendo en esos días.
Hoy, apenas quince años después--el pasado 14 de agosto--me parecen increíbles las imágenes del izamiento de la bandera estadounidense en lo que fuera dicha Oficina de Intereses, para inaugurar la nueva Embajada yanqui y nada menos que en vísperas del 89º. Aniversario de Fidel.
La escena catalogada de histórica por el propio Secretario de Estado norteamericano John Kerry, le dio la vuelta al mundo. En ese momento nos vinieron a la mente aquellos recuerdos de hace cincuenta años; pero sobretodo la figura del inquieto Baguer, no solo por su entrega personal a la Revolución, sino por su aporte a la cultura con aquel permanente llamado en Defensa del Idioma.
Y me explicó:
El establecimiento de Relaciones Diplomáticas ha comenzado con buen paso, pero el camino de la normalización es largo, difícil y complejo; por lo tanto nosotros, los periodistas no podemos caer en superficialidades y términos ambiguos, cuando estamos en posesión de un idioma tan rico como el de Cervantes.
De ahí que este simple caricaturista en varias ocasiones haya utilizado en sus trabajos del blog con ironía la frase “No nos entendemos” Porque la palabra embargo no es precisamente bloqueo y mucho menos en español, donde se especifican mucho más estas diferencias idiomáticas. Sin ser purista de la Lengua ni mucho menos, me preocupa la utilización a menudo por nuestros periodistas del término Isla para identificarnos como nación--error garrafal inmediatamente magnificado por la Gran Prensa Internacional y lo que es peor, en la red de redes--con la intención de borrar del mapa a nuestro --ya ignorado Archipiélago por los colonizadores--compuesto de 4,195 islas, cayos e islotes, incluyendo la Isla de la Juventud. Todos ellos eliminados de un plumazo a fines del siglo XIX por el excluyente Tratado de París que puso fin a la guerra entre España y los Estados Unidos.
Acudo pues a otro periodista Alexis Schlachter quien también nos aclaró muchas cosas en su libro de 2002 para la Editoral Oriente en “Geografía Sorprendente” donde nos recuerda el error de Colón al calificarnos como una Isla desde 1492; gazapo mantenido a golpe y porrazo por la Metrópoli como “Fernandina”, “Juana” o “La siempre Fiel Isla de Cuba” a lo largo de más de 500 años.
Pero lo peor del caso es que esta situación estuvo a punto de costarnos en 1901 la actual Isla de la Juventud cuando se firmó en diciembre 1898 el Tratado de París que dio por terminada la llamada Guerra Hispano-Americana y copio del autor aludido:
“…¿Qué se proponía el gobierno norteamericano? La jugada se vio clara cuando se le impuso a nuestro país la Enmienda Platt que en su artículo 6 decía textualmente: “La Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma…”
Sin embargo, el propio Schlachter agregaba que en el mismo documento, donde fue señalada como una solitaria isla, Cuba--con sus 2,100 kms cuadrados--superaba en tamaño a varios estados europeos de la época; mientras Filipinas sí recibió el trato de archipiélago, incluso con detalles precisos de los puntos geográficos comprendidos en su territorio.
Este y otros absurdos quedaron zanjados no sin acalorados debates mediante el Tratado Hay-Quesada firmado entre Cuba y Estados Unidos siendo ratificado en 1925. Pero eran otros tiempos preñados de ignorancias y vulgarizaciones, hasta el punto de hacerse popular cierto despiste geográfico cuando se bautizaba al filipino como “Chino Manila”.
Sin embargo, mucho antes los verdaderos cubanos en la Constitución de la Yaya (1897) en su primer artículo ya expresaban: “…La República de Cuba comprende el territorio que ocupa la Isla de Cuba y cayos adyacentes...”
Como vemos nuestro diferendo con la política expansiva y exclusivista yanqui va mucho más allá de la ruptura de relaciones diplomáticas con Cuba y su bloqueo contra la Revolución Socialista de hace apenas cincuenta años.
A principios de la República mediatizada tuvimos que aplicar la sabiduría asiática del genial detective chino Chan Li Po… ”Paciencia…Mucha paciencia”. Actualmente debemos sacar experiencias para la “aventura” que se nos avecina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario