__________________________

__________________________

3 ene. 2016

¡FELIZ AÑO NUEVO!



En el intercambio de regalos por el advenimiento de de este 2016, me presento con dos obsequios para mis fieles vecinos.
Con “HUMOR GEOGRÁFICO” pretendo resarcir a aquellos que no tuvieron la oportunidad de saborear las doce uvas en la despedida del año viejo y brindarles esta otra docena de caprichos terrenales…¡Que les aproveche!: 
HUMOR GEOGRÁFICO 
PO: Río italiano que corre por los crucigramas lo mismo horizontal que verticalmente. 
EO: Río gallego, tan breve como el anterior, pero nunca aparece en el mapa de dichos entretenimientos. 
POLOS: Equivocadamente se cree que son dos, Norte y Sur, pero… ¿Dónde me dejan el Polo acuático?. 
SUIZO: Único ser humano con cuatro lenguas, superados por los surinameses que hablan unos 20 idiomas. 
NIÁGARA: Marca de bicicletas norteamericana, famosa por atravesar las cataratas homónimas. 
CHILE. Es la nación más picante de Suramérica. 
MARAÑÓN: Fruta silvestre que aprieta la boca y río pequeño que crece amazónicamente. 
LIMA: Capital mitad cítrico mitad herramienta con la que se pule al Perú. 
SON O NO SON: Ni la Bahía de Hudson, ni el Mar Caspio, ni el Río de la Plata ,o el Río de Janeiro lo son realmente. 
MARAJÓ: Es la isla más grande del mundo rodeada de aguas dulces con 40,000 kms. cuadrados de extensión y surgió donde único podía estar, en el delta del Amazonas. 
NILO: Único río con tres colores: Nace Azul, corre Blanco y desemboca Negro de churre. 
LA HABANA: Hay una sola en Cuba, la mayor isla de Las Antillas; pero hay ocho ciudades en los Estados Unidos que llevan ese mismo nombre.
EL PUJO NO ES ARTE 
Esta segunda oferta sobre EL PUJO pretende mostrarnos el camino del éxito, basado en este criollísimo principio: “La mayor virtud del cubano es, no caer pesado.
Cualquier gracioso farandulero se sube hoy al escenario del cabaret látigo en mano y cascabel escondido en el bolsillo trasero, para comenzar a dar chucho a diestra y siniestra.
Otros con menos público pero iguales intenciones, lo hacen desde la modesta peña del comediante hasta que resbalan y se despeñan un buen día al subir el tono de la falta de respeto personal o la grosería generalizada.
Por tanto, el infeliz que pagó su “cover” --que así se conoce hoy el precio de la entrada-- no porque sea más práctico el uso del ingles; sino porque resulta más “chic” y por lo tanto el resultado mucho más exclusivo y rentable.
Pues bien, el humorista--el subrayado es nuestro--tal vez envidiando la posición privilegiada de sus espectadores cómodamente sentados en el lunetario, con el látigo en la mano—perdón--con el micrófono y…
--A ver, una bulla para el gordo que está allá al fondo con su nieta. 
Primer intento de crucifixión para el desdichado tomado como material de estudio, en medio del jolgorio etílico de sus semejantes, sin que estos sepan cuál será la próxima víctima. Porque la pista se ha convertido en una caja de sorpresas. 
--¡Qué se pare, que se pare!—ordena el amo de la pista, a viva voz. Seguido del rugido enorme de las bestias que estremece aquella espectacular selva en medio de la noche.
¡Increíble!. El crucificado no debe incomodarse. Si se pone bravo es peor.
--Lo de gordo pasa, pero eso de la nieta…Me ha puesto en ridículo con Bárbara…¡Qué bárbaro! Mejor me aconsejo y le sigo la corriente.
El temba regordete hace una reverencia y se quita el bisoñé para saludar al público, demostrando que además de peluca tiene tabla, y de la buena.
--¡Bravo, calvo! ¡Así se hace! Segundo disparo a la cabeza del condenado.
La bola de billar le ha subido del rosa pálido al rojo fuego de la pena, pero el gesto es respondido con un lapidario y prolongado aplauso.
--¡BRAVOOOO!
El vecino de una mesa cercana opina:
 --Lo que debiéramos hacer todos es orquestarle una sonora trompetilla al chistoso del micrófono, que ha confundido el humor criollo con el vulgar choteo, signo de mediocridad. Si me lo hace a mí lo pongo en su lugar.
Pero esto no es un asunto personal y mucho menos dejarse provocar para caer en el mismo estercolero de la grosería. Tanto el verdugo como los sicarios que le ríen la “gracia” han perdido la chaveta, pues se trata, nada menos que del “respetable”, el que paga, el cliente, el que siempre tuvo y debe tener la razón. Aquel que cuando la televisión entrevista al changuicero, éste con la cara más dura que el pan viejo, declara:
--Yo vivo para mi público. Sin mi gente no soy nadie. A mi pueblo se lo debo todo… Yo soy el supremo, el centro si no del universo, por lo menos de la pista, y de la pasta también, porque para eso me pagan.
Pura vestimenta diría el peatón, ése de a pie : El que maneja con eficiencia el auto-control y en su interior piensa: --El peor auto-suficiente es ese auto-suficiente insuficiente.
Otro chapuzón en las aguas benditas de la educación merece el promotor, el empresario, o el contratista. En fin, ése que organiza el “show”, cuando dice al diseñador: Ponme ahí bien grande en el cartel promocional:
“HOY Y MAÑANA. ¡EXTRAORDINARIA FUNCIÓN! CON EL ESPECTÁCULO HUMORÍSTICO “MONOLOGUEANDO CON CABEZA DE CHORLITO”.
Como lo que interesa es vender entradas, de salida al empresario no le importa un comino exhibir también ignorancia, sino prepotencia y su divisa es tajante: “EL que me hace sombra se va”.
Tal vez, ese infeliz pasado de peso que pagó su entrada, para tirar una de las pocas canas que le quedan al aire con su aventura otoñal, sea un peso pesado de la cultura, un profesor de idioma, con mucha tela para cortar por lo sano y ejemplo de la buena educación pues la instrucción es otra cosa.
Coincidimos pues con la víctima: Es cierto, la palabra en el cartel está incorrectamente utilizada. El término humorismo es más serio de la cuenta y hay que respetarlo. El inculto programador debió ser más específico, pues se trata de un espectáculo mordaz, tal vez burlón, cáustico o sarcástico, incluso zopenco, pero nunca humorístico.
En fin, seguiremos combatiendo esos vicios “Contra el olvido” de la farándula en el rejuvenecido Teatro Martí, o del Musical donde antaño sentó pautas “La Bella del Alambra”, ejemplarizando con modelos al estilo de Blanca Becerra, María de los Ángeles Santana, o Rosita Fornés, tres rutilantes estrellas del sexo débil en tiempos del sexo bruto, para aquellos que quieran seguir viviendo del cuento, a contrapelo de los Pánfilo, Chequera, Chacón, Ruperto, Evarista Facundo, y familia, porque el respeto no viene en la libreta de abastecimientos.
Disculpen si al final cometo una--otra indisciplina si se quiere-- con este  pujo para pagarles con la misma moneda: Ellos son dignos de dicho “espectáculo” pero tan obsoleto y machista que con el tiempo ha perdido sus tres primeras sílabas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario