__________________________

__________________________

3 sept. 2011

BRINDIS EN LAS NUBES

Por primera vez en nuestra historia, dos jóvenes participantes en el XIII Campeonato de Atletismo de Daegú, Corea del Sur: Yarisley Silva y Lázaro E. Borges, --afro descendientes y de provincias por más señas--, se dan cita en la cima de la gloria para brindar por ambos saltos con pértiga de 5.90 y 4.70 metros respectivamente. Con este resultado se suman al selecto club de las neuronas intranquilas y el músculo atento. Aunque solo son dos, puede considerarse un brinco de todos, porque: ¿Quién no sujetó en cada caso un poquito la varilla frente al televisor?

No se les puede pedir más a estos dos atletas desconocidos para casi todo el mundo, menos para sus entrenadores que sabían de qué “pértiga” cojeaban sus alumnos. Una especie de “Héroes Anónimos” como tantos que ha parido esta tierra en su corta historia de quinientos años de vida, y de algo más de 50 de vida haciendo revolución en el deporte.

Otras sorpresas, --algunas nada agradables--, deparó esta cita atlética del 2011. Tal vez la más sorprendente haya sido la descalificación de los dos hombres más rápidos del mundo en 100 y 110 con obstáculos: El jamaicano Bolt y el criollo Robles.

En este último caso del cubano hay que destacar la honesta actitud del contendiente chino Liu Xiang , al terminar el heat eliminatorio, cuando dijo no creer que Robles haya tenido malicia en los contactos pues se trata de una competencia de mucho roce, en carriles muy ajustados. En definitiva.”…Lamento lo ocurrido, así es la competencia, por lo demás somos muy buenos amigos…”

Con la sanción, el favorito para la medalla de oro quedó eliminado, y ésta pasó al pecho del estadounidense Jason Richardson en la final, quien declaraba ante las cámaras que “…ganar así no produce satisfacción…”.Por lo visto, nadie quedó contento con aquella decisión.

Gardel decía que 20 años no eran nada, pero la cita en las nubes de estos dos garrochistas en Daegú, Corea, ocurre a dos décadas exactas de la “hombrada” que realizara Cuba durante los XI Juegos Deportivos Panamericanos precisamente en nuestro suelo. De eso sí me acuerdo bien porque tuve el privilegio de aportar mi granito de arena, no solo en el trabajo voluntario del estadio de atletismo y la villa en la Habana del Este; sino como ilustrador del diario en dos idiomas “Ecos de los Panamericanos”, que se edito durante todo el evento.

En aquella ocasión, debutamos en primer lugar con 140 medallas de oro frente a las 130 del coloso del norte también por primera vez relegado a un segundo plano en la región. Tal vez no recordemos los nombres de algunos de aquellos atletas que nos emocionaron durante las competencias con sus hazañas. Sin embargo nadie olvidará jamás la simpática figura de la mascota de los Juegos, “Tocopan”, inspirada en el tocororo, declarada el ave nacional por su colorido tricolor.

La fecha marcó el comienzo de un largo y penoso período especial como reflejo de la crisis en la URSS y el campo socialista; sin embargo, ratificamos nuestro avance en el deporte con un honroso quinto lugar mundial en la cita olímpica de Barcelona.

Aproximadamente un mes falta para una nueva convocatoria regional en Guadalajara, México. Es casi seguro que no podamos repetir la hazaña de 1991, pero seguro que nuestros representantes darán lo mejor de cada uno, para subir al podio. Ya el hecho de hacerlo, y hacerlo con honor en nombre del pueblo, es de por sí obtener la medalla de la dignidad. Aunque es bueno recordar que iremos con todo, porque la confrontación se dará en Guadalajara, tierra de Jalisco... y Jalisco no se raja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario