__________________________

__________________________

17 sept. 2011

¡FELICIDADES MAFALDA!

Mafalda fue una princesa de Savoia, hija de Vittorio Enmanuelle III, rey de Italia, quien murió en el campo de concentración de Buchenwald durante la Segunda Guerra Mundial. Otra Mafalda conocida logró su protagonismo como la bebita del film “Dar la Cara” basado en la novela de David Viñas.

Pero no nos referimos a ninguna de ellas. La nuestra, la niña eterna, la “piba” de Joaquín Lavado (Quino) acaba de cumplir sus 47 años, pues recibió la fe de bautismo en PRIMERA PLANA el 29 de septiembre de 1964. En realidad había nacido mucho antes como un proyecto publicitario para la firma de efectos electrodomésticos Mansfeld, pero parece que no le cortaron el cordón umbilical, sino la corriente. Su paso por el semanario bonaerense fue breve, sólo permaneció allí hasta el 9 de marzo de 1965 y durante esos seis meses realizó 48 tiras cómicas al ritmo de dos por semana.

Discrepancias por el derecho de autor con la administración de la revista provocó que Quino cargara con su pequeña diablillo hasta las páginas del periódico el mundO uno de los más populares e independientes de la capital argentina.

En mi modesta opinión, el hecho de publicar diariamente a partir del 15 de marzo de ese año, lo obligaba a un permanente entrenamiento, pero también le permitía colocar a la protagonista en un atmósfera familiar, comentar la actualidad tanto desde el punto de vista de los adultos, como a través del prisma infantil con su carga de inocencia o precocidad; súmanle además la creación de otros “mocosos”, cada uno con sus características, y personalidades.

Muchos de esos chiquillos de papel, se inspiraron en sus amigos de la infancia, como Manolito, Susanita o Felipito. Los invito a detenernos en éste último por las razones que expondré a continuación: Quino basó el personaje en su amigo Jorge Timossi, quien conocimos en 1959 como periodista formando parte también del equipo fundador de la Agencia Prensa Latina, e invitado por su primer director, el argentino Jorge Masetti.

Masseti muere cinco años más tarde como Comandante Segundo en la guerrilla de Salta, Argentina, antesala de la epopeya del Che en Bolivia, y Timossi, continuaría reportando como corresponsal para la agencia en varios países. Entre ellos Chile. El 11 de septiembre de 1973 pudo contactar telefónicamente con el Presidente Allende en los últimos momentos de su inmolación en el Palacio de la Moneda. Esta experiencia le permitió escribir el libro testimonio”Grandes Alamedas, el combate del presidente Allende”.

Según Quino: “…A sus otras cualidades espirituales, Felipito sumaba dos graciosos dientes de conejito…”

El pasado 9 de mayo, estando ausente del país, me enteré del fallecimiento del colega en La Habana, residente y ciudadano cubano desde entonces, obtuvo el Premio de Periodismo José Martí, por la obra de toda la vida. Timossi me honró con la solicitud de que le ilustrara uno de sus libros titulado “Cuentos Trágicos de Animales” Ediciones Extramuros, 2004. Recuerdo aún la sonrisa de satisfacción al dedicarme un ejemplar durante la presentación del volumen, dejando entrever esas dos “hachitas” inmortalizadas por Quino.

Pero volvamos a Mafalda y sus aventuras en EL MUNDO: Entre los comentarios de actualidad en mayo de 1965, había una cierta relación entre el fallecimiento de la madre del Che, Celia de la Serna de Guevara Lynch y las diversas conjeturas sobre el paradero de su hijo, ya en misión internacionalista secreta; la tira del 19 de octubre de ese año así lo refleja:

Otro ejemplo de gran repercusión fue la historieta que calzó el comentario satírico de Mafalda en el ejemplar del diario el miércoles 29 de junio de 1966, donde se daba a conocer en primera plana el golpe de estado del general Onganía, “madrugonazo” que dio al traste con el gobierno constitucional del presidente Dr. Arturo Humberto Illia. A continuación ambas reproducciones: A partir de esta fecha, la situación política del país se torna asfixiante, el diario es objeto de amenazas. El 22 de diciembre del año siguiente EL MUNDO cierra definitivamente sus puertas. Quino acude a publicaciones de provincias en un intento por mantener la permanencia del personaje, pero no es hasta el 2 de junio de 1968 que puede reanudar su publicación en el semanario SIETE DÍAS.

Paradójicamente en la medida en que Mafalda adquiere más popularidad y se internacionaliza en publicaciones de América Latina y Europa, es cuando menos presencia adquiere en su propio país como consecuencia de la censura, las persecuciones, arrestos, torturas y asesinatos que caracterizaron al régimen militar argentino. Puede decirse que Mafalda –la contestataria por excelencia--fue otro de sus millares de desaparecidos.

Sin embargo fue utilizada para campañas internacionales de gran impacto como esta de la UNICEF sobre la declaración de los Derechos del Niño.

Ese es un ejemplo de su vigencia como humorista gráfico excepcional: El talento, la inspiración, y la voluntad de su autor no decayeron, y otros personajes más universales ocuparon el lugar de quien Umberto Eco con razón llamara “…Mafalda, o del rifiuto…”

Los vínculos de Quino con Cuba siguen siendo indestructibles, de ahí que escogiera al departamento de dibujos animados del ICAIC para llevar a las pantallas sus popularísimos chistes conocidos como “Quinescoipios”; así como la adaptación cinematográfica de Mafalda. Terminamos pues ofreciendo varios dibujos originales suyos con el personaje de Felipito, rockanrolero y Felipito envejecido, entre los numerosos bocetos que en 1993 enviara a su colega Juan Padrón con vista al proyecto.

1 comentario:

  1. Llegué a este blog de casualidad. Esas historias y esos dibujos de Felipe me hicieron el día. Dos joyitas!

    ResponderEliminar