__________________________

__________________________

28 nov. 2012

PITIRRÍN Y PITIFEO: ENTRADA POR PAREJAS


El Año Nuevo está casi al doblar de la esquina y hacia allá se dirigen en raudo vuelo dos personajes de distinto signo a partir de la clasificación en persona, animal o cosa. Se trata de “Pitirrín y Pitifeo”, el primero un pajarillo parlanchín y el segundo un espantapájaros respondón.
Como podrán imaginar son personajes de ficción incluso, ambos hablan sin ser humanos con el fin de protagonizar las aventuras de mi último y próximo libro--con ese título--que se programó para presentarse en la Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2013.
Consideren este texto como un comentario detrás de la fachada, pues ya tendrán tiempo de leer el cuaderno de historietas cuando esté en sus manos. Me  propongo ahora exponer las motivaciones que lo inspiraron basadas en el amor en general y específicamente en el de la pareja: La primera, ya expuesta, con esos dos héroes de papel.
La segunda me toca muy de cerca: Estuve casado con Estela Hernández Luengo por más de medio siglo, mujer dotada de  inagotable dulzura y paciencia, por cuyas virtudes pueden adjudicárseme muchos de mis éxitos profesionales y existenciales, así como la formación integral de hijos y nietos que son ejemplo.
En los últimos años de su vida mi pareja padeció las secuelas de un derrame cerebral que la dejó minusválida y una vez más demostró su férreo carácter con un pensamiento siempre positivo.
Es entonces que surge en nuestra vida un nuevo asidero a su deseo de vivir y ser útil. Se trata de otra pareja modelo con más de 40 años de unión y muchos de ustedes, deben conocerla pues se trata de Vilda y Pepe, el matrimonio de la tercera edad que durante mucho tiempo cubrió un espacio sabatino de la Televisión y nos abrió el apetito todos los sábados al mediodía ”Con sabor”..
Pues bien, en 1996 Vilda y Pepe decidieron formalizar en su propio  hogar de la calle 96 No. 5501 en Marianao un Proyecto Comunitario de Conservación de Alimentos, con el cual lograron burlar algunas limitaciones del período especial precisamente a la hora de encender el fogón o sentarse a la mesa.
Ella, Vilda Figueroa doctora en ciencias, y él, José  Lamas (Pepe) ingeniero,  se las ingeniaron para jugarle cabeza a las escaseces y el facilismo con sus recetas mágicas que iban desde el milagro de la berenjena multipropósito, la exquisita receta de la papa, el  batido de mango con aguacate para sustituir la leche, o la más reciente pizza de yuca que en vez de harina de trigo se apoya en el típico casabe.
Pero dejemos que ellos mismos, verdaderos prestidigitadores del fogón y la sartén lo expliquen, pues en eso de la pedagogía y la propaganda también son verdaderos chefs.
Recientemente esta iniciativa ganó el más alto reconocimiento del Grupo Nacional de Agricultura Urbana conocido como la Triple Corona, y su libro “Cocina Cubana con Sabor”  fue premiada en la categoría de Celebridad de la Televisión francesa “Gourmond World Cook Book Awards”. Al año siguiente recibió similar galardón  con “Manual de conservación de alimentos y condimentos por secado solar”.
Veamos qué dice la doctora en ciencias Vilda Figueroa  frente a la periodista Raquel Sierra cuando lo entrevistó para TRIBUNA DE LA HABANA en el pasado mes de junio:
“…Hace 16 años iniciamos el proyecto comunitario y desde el principio nos propusimos colocar estas herramientas en manos de las personas que pudieran disponer de dichas tecnologías. Por eso nos pareció importante tener una editorial…”
Y su esposo Pepe Lamas agrega:
“…De entonces a la fecha han sido publicadas cien obras de diferentes formatos, libros, impresos, digitales, videos, multimedias, y cursos a distancia, como una forma de multiplicar el trabajo con pocos recursos…”
Y es en este punto donde quiero detenerme para contar la historia real de “Pitirrín y Pitifeo”   
Mi esposa, admiradora de las recetas de Nitza Villapol y amante de la cocina y sus secretos, contactó con ellos y a partir de ese momento se convirtió en promotora del proyecto participando en concursos de degustación  e inventando también lo suyo.
A veces yo servía de intermediario entre sus trucos culinarios y los de ellos, pero un factor que incidió también en este acercamiento fue el apadrinamiento  que Vilda y Pepe hicieran a Yeikel Santos, un adolescente de apenas trece años,  que puso en práctica otro sueño similar titulado “Vida sana, Aire puro”, a unas cinco cuadras de nuestro hogar, incorporando a decenas de niños vecinos del barrio (San Benigno y San Leonardo en 10 de Octubre).
Ahí, durante años, la entrega de Estela fue total; a tal punto que dicho organizador Yeikel encargó un simpático medallón de reconocimiento realizado artesanalmente con cartón plateado, para recibirlo en público de manos de los niños, pero no pudo recibirlo pues falleció unos días antes, a principios de agosto del 2010.
Este plan viboreño hijo del otro marianense, acaba de cumplir diez años de creado y su fundador es ya un joven que triunfa en la especialidad con espacios en la prensa escrita, radial y televisiva. Pero vayamos al grano –o al pollo del arroz con pollo—para hablar en términos gastronómicos.
Yo venía colaborando con Vilda y Pepe en aquellos impresos como, ilustrador de almanaquitos  y recetarios, cuando en el 2002 me proponen la creación de un personaje que pudiera transmitir las orientaciones encaminadas a la creación de huertos escolares en forma amena, y nada mejor que utilizar  mis armas preferidas: La historieta como hilo conductor.
Acometí con entusiasmo aquel cuaderno dirigido a los alumnos de primaria bajo el título de “Pitifeo y sus amigos”; tuvo circulación  limitada y fue distribuido gratis entre los comprometidos con tal propósito.
Tanto la multipremiada pareja como su destacado alumno siguen cosechando frutos reales en patios y azoteas, o virtuales sembrando en los medios consejos sabrosos y saludables, con diversos programas radiales y televisivos. Incluso acaban de regresar de una fructífera misión en Europa, y es precisamente mi intención felicitarlos por sus triunfos y anunciarles que muy pronto la otra pareja-- la de Pitirrín y Pitifeo-- volverá a la carga, pero tanto ellos como ustedes, mis fieles vecinos, tendrán que esperar hasta febrero del año próximo para disfrutarlos durante la Feria del Libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario