__________________________

__________________________

27 nov. 2012

EL FABULOSO EVER


A fines del pasado mes de octubre, el destacado pintor y buen amigo Ever Fonseca recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas 2012, lo que confirmó una realidad que flotaba desde mucho antes entre sus queridos jigües de la fantasía rural cubana: Peces, plantas, soles, lagartijas polímitas y ojos, --muchos ojos—que nos miran del lado de allá del lienzo con sus asombrados ojos, como si ya existieran desde que abrió los suyos en la finca La Aurora en Ojo de Agua, en el mismo hocico del caimán muy cerquita del Golfo de Guacanayabo.
Conocido como el pintor de los jigües, en más de una ocasión se ha visto obligado a aclarar que; aunque ambos pertenecen a la mitología criolla, no es lo mismo un güije que un jigüe; el primero es ese duendecillo corpóreo, prieto y travieso que nos sale en ríos y lagunas para asustarnos y burlarse de nosotros. Sus jigües son intangibles--puro subjetivismo--producto de su febril  imaginación y en sus cuadros toman vida interactuando entre ellos para deleite de él mismo y del espectador.  
Confirman estos criterios su propia confesión, cuando en una entrevista del crítico de arte Juan Sánchez para BOHEMIA le responde: “…El jigüe es mi medio de expresión. Es mi centro…”
Baracoense de pura cepa, Ever Fonseca se acerca alegremente a sus 75 años de edad y podemos asegurar que nació artista; si no que lo digan sus familiares, cuando en un descuido de un tío pintor, el vejigo de sólo ocho años, se apoderó de los pinceles para modificar aquella obra que no era de su agrado. Se podrán imaginar lo que le sucedió al “sobrín” cuando el autor regresó a la casa y vio aquello.
La anécdota contada por él mismo nos traza su derrotero a partir de entonces, así como el carácter fuerte de su personalidad, demostrada años después como un joven rebelde, ante la barbarie del régimen batistiano en su nativo poblado de Baracoa. Es así que, desde el humilde San Juan montuno, se une a los barbudos de la Sierra y fue precisamente al triunfo de la Revolución, en las Fuerzas Armadas, donde demostró sus facultades como artista aficionado.
A instancias del mando y sus compañeros viaja a La Habana para ingresar a la ENA y unirse con aquellos primeros  plásticos formados en la institución.
Asimiló bien el rigor académico, pero una vez interiorizado, dio rienda suelta a su desbordada imaginación, y aunque afirma no preocuparse mucho por la técnica—y la tiene a raudales-- le interesa más expresar ideas, comunicarse con la gente. Ésa es su razón de ser.
Para algunos, entre los que me incluyo, Ever es una especie de “Cuentero Mayor” al estilo de Onelio o Feijóo, pero expresándose con imágenes en vez de palabras; lo cual no hace más que reafirmar sus raíces montaraces y serranas. Esto ha quedado plasmado en muchos de sus lienzos como “Noche de peces”, “Sueño Guajiro”, “El Circo”, “El desembarco”, o “La muerte adentro” y  otros más actuales aún.
En cuanto este Premio del 2012, ya lo habíamos celebrado por adelantado, cuando hace unos cuatro años, reunió a un grupo de amigos y colegas en el Hotel Habana Libre Tryp. Según el propio Ever, el “agapito” se organizó con motivo del 50º. Aniversario del grupo “Somos lo que hay”.
Allí, entre copas y canapés, los invitados –más adictos al trazo y a la imagen, que al trago y el yantar--dejamos nuestra impronta en un mural que se colocó en una de las paredes.
Con cariño he guardado las fotos tomadas al efecto, donde aparezco aquí en dos de ellas: La primera brindando con él y en la otra improvisando sobre la cartulina el boceto que sirvió de inspiración a la caricatura que tuve el placer de mostrar al comienzo de este trabajo junto a dos de sus hermosos cuadros.
En éstas dos obras que escogí de su fructífera cosecha quedaron expresadas, según mi humilde opinión, lo que comentara Juan Sánchez en su entrevista al pintor: “…Nos entrega desde la semilla hasta el bosque, todos los caminos de su imaginación fabulosa…”

Reciba pues además del merecido galardón, el abrazo de éste, su fiel colega, victimario  y admirador: FRANCISCO P.BLANCO ÁVILA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario