__________________________

__________________________

29 dic. 2012

EN POCAS PALABRAS


MÁS SOBRE LOS PREMIOS NOBEL
Motivados por las dos últimos Premios Nobel de la Paz—en 2008 al Presidente de los Estados Unidos y este 2012 a la Unión Europea--, en la pasada edición abordamos con una mirada simpática e irreverente la vida de su fundador Alfredo Nobel y de soslayo dejamos caer, algo más insólito aún, lo que podríamos llamar el Premio Anti-Nobel.
A continuación presentamos una caricatura de cómo los tres monitos sabios, vieron el reconocimiento que este año tan amenazado y a punto de desaparecer, le hiciera a la comunidad de ese Viejo Mundo a punto de la bancarrota.

Pero dejémonos de bromas y vayamos a la realidad tomada de la prensa seria.
Existe realmente un llamado “Premio Ignobel” auspiciado por la  muy respetable revista de crítica científica “ANNALS OF IMPROBABLE RESEARCH.
Anualmente esta institución analiza las investigaciones más absurdas presentadas en la etapa y procede a otorgarles sus respectivos lauros por cada una de las ramas de la ciencia y la técnica. Sólo contamos aquí con algunos de los premiados en el 2006, pero me imagino que en este mundo globalizado y caótico se rompan nuevos récord Guinness cada año. Veamos algunos de aquellos “inventos” surrealistas:
EN LA ORNITOLOGÍA: Premio a los investigadores Ivan Schwab y Philip May, quienes descubrieron la razón por la cual los pájaros carpinteros no sufren neuralgias ni migrañas a pesar de las vibraciones que producen sus constantes martillazos con el pico sobre la corteza de los árboles.
EN LA NUTRICIÓN: El jurado reconoció la resistencia olfatoria de dos científicos kuwaitíes para tratar de cambiar los hábitos alimentarios de los escarabajos del estiércol con un menú más adecuado e inodoro. Me imagino lo agradecidos que estén dichos coleópteros con Wasmia Al houty y Faten Al-Mussalam por el esfuerzo.
EN MATEMÁTICAS: Los fotógrafos de todo el mundo deben estar en deuda con los científicos australianos Piers Barnes y NIc Svensen quienes después de numerosos cálculos lograron determinar cuantos flashazos deben realizarse para que todos aquellos que posen en un grupo aparezcan en la imagen con los ojos abiertos.
EN MEDICINA: Las diversas acciones que durante siglos se han aplicado para contener el hipo, desde beber en un vaso de agua con un cuchillo sumergido, o colocar un hilito mojado sobre la frente del niño o la niña afectados, tiene ahora su definitiva solución gracias a Francis Fresmire y sus colegas del Centro Médico de Haifa, en Israel; quienes lograron por fin remediar la molestia sólo con aplicar al afectado un masaje rectal digital.
No queremos aburrirlos con ejemplos tan descabellados como los anteriores, así que para finalizar, pondremos este ejemplo:
EN BIOLOGÍA: Tanto el Instituto de Investigaciones médicas de Tanzania, como el Organismo Internacional de Energía Atómica agradecen al investigador holandés Bart Knols por descubrir que tanto el queso limburgués como el mal olor en los pies atraen al mosquito Anooheles nambiae, agente transmisor de la mortal malaria en el continente africano.
Estos son sólo algunos casos graves que hemos podido contagiarles a ustedes gracias a un riguroso diagnostico del trabajo titulado “Cuando la Ciencia ríe” del colega Israel Enríquez Palacios para el  semanario orbe de la Agencia Prensa Latina con fecha (10-20 de octubre de 2006).

CURIOSIDADES DE FIN DE AÑO
  1) Vietnam y Cuba comparten una costumbre bastante húmeda como lo es arrojar un cubo de agua hacia la calle cuando el reloj marca las 12 de la noche del 31 de diciembre; con esta acción se piensa que desaparecerá todo lo malo en el año que comienza.
    2)   El fin de año más largo del mundo es el que se celebra en Japón, pues dura nueve días. Durante todo ese tiempo, las linternas de papel,  los dragones de seda y cartón, petardos y fuegos de artificio no descansan día y noche en una fiesta permanente.
  3) El cabaret a cielo abierto más famoso del mundo es sin lugar a dudas “Tropicana”, cubano por los cuatro costados. Lo que no saben muchos es que en la media noche de cada 31 de diciembre celebra sus cumpleaños pues debutó precisamente en esa fecha y hora de 1939; así que ha llegado a la tercera edad tan joven como la primera noche.
    4)   Las primeras elecciones de la República de Cuba, fueron organizadas bajo la bota intervencionista yanqui triunfando en las mismas Don Tomás Estrada Palma, sencillamente porque no se presentó ningún candidato opositor, pero lo más interesante es que los escrutinios se efectuaron el 31 de diciembre de 1901.
  5)   En la India, las campanas de los templos tañen hasta 108 veces para saludar la llegada del Año Nuevo.
  6) El Faro de Alejandría una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, competía en prestigio con la biblioteca de dicha ciudad, la cual tuvo en su tiempo igual o mayor renombre. Sufrió incendios y otros desastres desde entonces. La nueva Biblioteca de Alejandría vino a ser restaurada e inaugurada definitivamente el 31 de diciembre de 1996. Sin embargo la Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba, institución mucho más modesta y joven se publicó por primera vez ese mismo día pero 95 años antes.  
   7)   El arbolito de Navidad virtual heredado de las costumbres nórdicas con sus bolas de cristal y bombillitos de colores, alumbran la llegada del Año Nuevo en muchos países del mundo. La tradición india también se basa en los mismos principios pero allí se suele plantar un árbol de verdad el último día del año y se decora con flores campanas y serpentinas.
   8)    El Fin de Año de 1960 es de triste recordación en la Habana pues ese día un sabotaje de la contrarrevolución destruyó la tienda por departamentos “La Época” de la calle Galiano. Un día antes se había estrenado también en la capital la película “Historias de la Revolución” obra de Gutiérrez Alea.
   9)   La primera crónica impresa de beisbol publicada en Cuba ocurrió el 31 de diciembre de 1874 en el periódico EL ARTISTA bajo el título de “Resultado de un desafío”. Lo curioso es que esto ocurrió cuatro años antes de la primera temporada oficial.
    10)   Para terminar, otra de pelota: Después de varias temporadas utilizando el bate de aluminio, el primer nocaut que se dio con el madero ocurrió el 31 de diciembre de 1999, y lo recibió el equipo Industriales nada menos que de su coterráneo Metropolitanos; equipo que por primera vez en su historia no participa este año de la Serie Nacional.

 
DE NUEVO EL VIEJO Y EL MAR 
Hemingway siempre es noticia.
Estábamos preparando en estos días un nuevo trabajo para recordar el vínculo entre el Papa Hemingway, su abnegado amigo y patrón del “Pilar” —Gregorio Fuentes— y “El Viejo y el Mar”,  la novela que lo catapultara al Premio Pulitzer de periodismo  y más tarde al Nobel de Literatura (1952), cuando de sopetón nos enteramos que en el presente mes de diciembre se estrenaría en La Habana una nueva adaptación de dicha obra ahora llevada a la pantomima por Ramón Díaz en la Sala-Teatro “El Sótano”.
Su anuncio no deja de sorprendernos y también lo considero una heroicidad pues aunque Hemingway fue un maestro de la síntesis y lo demostró en 1936 al resumir su argumento en  200 palabras para una crónica periodística, en realidad la novela, terminada casi dos décadas después contaba con 27,000 vocablos tan bien hilvanados, que te atrapaban como un anzuelo y no te soltaban hasta el punto final.
Certifico lo de las 200 palabras pues las conté una a una en la versión publicada por Ciro Bianchi en la edición dominical de JUVENTUD REBELDE (20 de enero del 2002). Así que no sé de qué recursos se valdrá el valiente mimo  para traducir todo ello a gestos y expresiones corporales. Confío en su valentía y profesionalismo para abordar una obra que más que una narración se convirtió en leyenda.
Y me explico:
Muchos creyeron que Gregorio  había sido el prototipo para modelar a Santiago, el  voluntarioso  héroe de la hazaña, cuando en realidad Hemingway se había inspirado en un viejo que pescaba solo--su nombre Anselmo Hernández--, vecino  de Cojímar, en quien encarnarían otros tantos de aquellos abnegados trabajadores de mar como el Sordo, Cachimba, Cheo López, Anselmo, Tato y Quintín. El propio Gregorio confesó más tarde que también había salido por su cuenta a pescar agujas, pero jamás había capturado alguna; aunque su pericia al timón había sido un factor a considerar en los éxitos del Papa en aquellas jornadas de pesca en el Gran Río Azul, como llamaban a la Corriente del Golfo. Su única intervención en toda esa intriga fue el doblaje que hiciera de Spencer Tracy para la película homónima ya que la corpulencia del actor en nada se parecía a la anatomía enjuta y nervuda del humilde Santiago.
Estas y otras curiosidades aparecen en el artículo de Bianchi mencionado antes, pero en mi modesta opinión, lo más trascendente es la alusión que hace en ese trabajo la desaparición física de Gregorio con 104 años de edad, nada menos que a medio siglo de que se publicara dicha obra literaria. Sin embargo, se lamenta que nadie se haya acordado de otro amigo cercano al escritor norteamericano también fallecido en esos días: Fernando G. Campoamor, prestigioso escritor y periodista; primer director del Museo Hemingway en la Quinta Vigía de San Francisco de Paula y prologuista precisamente de la primera edición cubana de “El viejo y el Mar”.
La empatía entre ambos surgió como algo natural pues Fernando poseía una cultura enciclopédica que enriqueció como corresponsal internacional, conferencista y hasta empresario poligráfico, sin perder esa cubanía y el gracejo popular que lo caracterizaban.
Como conocí personalmente a Campoamor y seguí sus sabrosas crónicas durante mucho tiempo quisiera detenerme un instante a rendirle tributo sobre todo por elevar a la categoría de arte temas tan intrascendentes y mundanos como  “La palma”,  “El zunzún” o “El papalote”  de mi infancia. Pero sobretodo por contarnos  en un ameno libro la historia íntima de “El hijo alegre de la caña de azúcar”.
Mucho agradecí la descripción costumbrista que hizo del  papalote: La única aventura de altura a que teníamos derecho los fiñes del barrio en tiempos de Cuaresma, cuando  las azoteas sólo servían para tender ropa y no existían impedimentos como las antenas de televisión ni los palomares.
Otro de los personajes llevado a la literatura por Campoamor fue el jocoso descendiente de la llamada caña de miel traída por Colón al Nuevo Mundo. Dichos cañutos o canutos  fueron objeto de un minucioso estudio por parte de él; experiencia íntima que compartió con su amigo Hemingway en más de una degustación. A tal punto de popularizar éste último, su mojito en la “La bodeguita del medio” y su  daiquirí en el “Floridita”.
El ron es ese amigo cercano casi siempre denigrado y satanizado debido a los excesos de algunos o los prejuicios de otros que Fernando Campoamor situó en su justo medio a partir de una abarcadora enciclopedia del trago que tituló “La lengua suelta” como un capítulo más de dicha obra.
Quise  despedir el Año Viejo con ustedes mis vecinos del alma y compartir estos embriagantes sorbos de ron virtual y servido  con moderación por este octogenario casi abstemio, ya  en coctel, a la roca, o en estrai, pero de calidad, como les gustaba a Campoamor y al Papa.
Hagamos pues  un brindis por ambos, por  Gregorio y por “El Viejo y el Mar” en éste 60º. Aniversario de su publicación.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario