__________________________

__________________________

18 feb. 2013

EL AMOR EN TRES TIEMPOS


A propósito del 14 de febrero, Día de los Enamorados, voy a contarles mi versión personal de la historia del amor en tres tiempos. A saber:
PRIMER TIEMPO: GRECIA
Uno de los siete sabios de Grecia aseguraba que Eros, el niño ciego y alado hijo de Agripina era el Dios del Amor. Como todos los chamas, se la pasaba mataperreando por las colinas del Olimpo entre faunos y ninfas, a quienes disparaba sus flechazos a pesar de ser débil visual, por lo que a veces no daba en el blanco sino en la negra.
Dice la leyenda que en cierta ocasión quiso robarse la miel de un panal y una abeja lo picó en un dedito. Lloró y lloró hasta que se cansó y madre al fin, Agripina lo recriminó: --Sambuyo, sambuyo, suelta lo que no es tuyo. Mucho más dolorosas son las heridas que dejan tus flechas Erosito de mi alma.
Hasta aquí la fábula. Es lógico por tanto que, al sentimiento amoroso se le conozca como erotismo, pero la leyenda pasó a Roma y dicen que al cruzar la frontera Eros perdió su nombre y aparecía como  Cupido en el pasaporte.
Hasta ahí todo muy bueno; pero, si nuestra lengua es romance ¿porqué seguimos llamándolo erotismo en vez de cupidismo? Allá los puristas del lenguaje, sigamos nosotros con lo nuestro.
SEGUNDO TIEMPO: ROMA
El Imperio romano era mucho más belicista que los helenos, así que el Emperador Claudio II decidió prohibir los matrimonios entre los jóvenes, para poder diezmarlos o enrolarlos en el Servicio Militar para engrosar sus famosas legiones, circunstancia que aprovecharon los tembas para tirar su canita al aire con las jóvenes insatisfechas.
San Valentín, sacerdote de la diócesis local, aunque hizo votos por el celibato, no quiso predicar con el ejemplo y tomó partido por los más bisoños. Desafió el injusto castigo a las turbadas y masturbadas víctimas y optó por celebrar las nupcias de los enamorados por detrás de la iglesia.
Enterado de la jugarreta el Emperador lo citó a Palacio para amonestarlo, pero el clérigo, hábil con la lengua, logró convertirlo al cristianismo.
¿Quién ha visto a un Emperador romano y pagano a la vez, arrodillarse humildemente y rezar el Padre Nuestro o el Ave María? le reprochaban sus ministros y generales del Complejo-militar-industrial, pero sobre todo el Gobernador de Roma, un tal Calpurnio. ¡Qué nombrecito, señores!
No hubo un soberano más claudicante que este Claudio, y cedió a las presiones. Como resultado el padre Valentín tuvo que oficiar misa en los calabozos,--no sabemos si en el Coliseo, por lo general escogido para esclavos y gladiadores, o cualquier otro centro penitenciario romano.
Lo cierto es que el fraile pasó un buen tiempo a la sombra, hasta que en cierta ocasión un oficial llamado Asterios que no creía en nada ni en nadie, lo retó a devolverle la vista a su hija, tan débil visual como el propio Cupido.
Valentín se envalentonó, aceptó la provocación y en nombre del Señor le devolvió la visión a la niña. De más está decir que Asterios y todo el familión se pasaron en bloque al cristianismo y el fraile vino a convertirse en San Valentín tras las rejas.
No sabemos si por envidia, o por presiones cortesanas el Emperador ordenó que lo martirizaran y ejecutaran. Hecho que ocurrió el 14 de febrero del 270—exactamente hace 1743 años, si no me falla el Calendario romano o su substituto Gregoriano.
La joven Julia recuperada la visión por aquella primitiva Operación Milagro, plantó un almendro junto a su tumba. A partir de entonces este árbol se convirtió en símbolo del amor y el 14 de febrero Día de los Enamorados.
TERCER TIEMPO: RENACIMIENTO
En esas mismas latitudes peninsulares del Mediterráneo, hace sólo cinco siglos surgió la más difundida tragedia amorosa de todos los tiempos, Basada en leyendas de transmisión oral, el británico William Shakespeare fue quien le dio la patada a la lata en 1591, terminando de escribir Romeo y Julieta seis años más tarde, pero en lengua inglesa.
Como buen dramaturgo, le había añadido sal y pimienta incorporándole al reloj dramático personajes secundarios que resultaron minuteros por su importancia; entre ellos Mercurio y París.
Ha sido la tragicomedia más trajinada de todos los tiempos con adaptaciones a la ópera, teatro, danza, radio, cine, televisión y sabe Dios cuántas otras multi-medias del futuro digital.
El argumento transcurre entre dos épocas shakespereanas, la isabelina y la victoriana, pero dado el marco histórico, pudiera también ser veroniana por desarrollarse la trama en Verona.
Si disponen de algún tiempito, hoy les brindaré mi versión personal de la historia, que por su brevedad pudiéramos llamar historieta.
(1).-Existía allí una vieja trifulca callejera con arma blanca y negros instintos entre montescos y capuletos. (2).El Príncipe de Verona, en medio del brete y convertido en mediador, decide sancionar con la muerte a los que queden vivos. (3) París pretende casarse con Julieta pero los capuletos le exigen esperar a los quince de la niña; claro, ella no había probado aún el dulce de guayaba. (4) He aquí una primicia: Los capuletos ofrecen un baile y Benvolio, primo de Romeo y enamorado de Rosalina—a su vez prima de Julieta-- lo embulla para colarse en el fetecún. 5) El pícaro Cupido, que tampoco tenía invitación, se escondió detrás de una columna y lanzó el par de flechas que le quedaban en el carcaj, como era medio cegato, se las clava a Romeo y Julieta respectivamente. (6) Más tarde, el primo de Romeo, Benvolio, escucha por casualidad cuando Julieta confiesa a su prima que está metida hasta la tabla con su primo Romeo. (7) Aquel amor a primera vista con el tiempo y un ganchito, se convirtió en algo frecuente, balcón mediante, y el padre Fray Lorenzo decidió intervenir en nombre de Dios. (8) Por suerte los libró del adulterio según la Santa Iglesia y los casó por detrás de ella. (8) El chisme y el brete llegaron a oídos de Teobaldo primo de ella, quien decide lavar con sangre la primigenia ofensa. Romeo evade la primordial provocación, pero Mercurio saca la cara por él y resulta mortalmente herido. (9) A Romeo se le sube lo de Montesco y a su vez ensarta a Mercurio. (10) Como consecuencia de este sangriento estira y encoje Romeo es expulsado de Verona, lo que aprovecha el padre de Julieta para ofrecerla en bandeja a París–su sobrino--no la ciudad. (11) Ella acepta por disciplina, pero sólo si se prolonga efectuar la boda, mientras le abre las piernas—perdón—las puertas del balcón a su amado para que se cuele, y él siempre obediente se le cuela. A los dos les encantaba el café con leche y tras una noche sin sueño, por fin desayunaron como Dios manda. (12) Le dio tan fuerte la punzada a la muchacha que acude a Fray Lorenzo en busca de solución y el lo soluciona con otra solución: Una poción que le provocaría un sueño parecido a la muerte, pero sólo por dos horas y 40 minutos. (13) La virtual idea resultaba entonces un poco truculenta para un clérigo, pero lógica para aquellos tiempos góticos y con ella evitar esa boda tan amañada y apañada. (14) Aquí. empieza el corre-corre. (15) El clérigo corre a avisar a Romeo para que pase a recogerla. (16) El mensaje corriente nunca llega como todavía ocurre a veces con nuestro correo postal no certificado. (17) Por el contrario, Romeo se entera de la muerte de ella por Radio-Bemba y se manda a correr. (18) Al llegar corriendo al panteón donde ella reposa, ve a París llorándola en octosílabos—ojo-- interminablemente. (19) Él se vira ante la llegada corriendo de un intruso, y al no reconocer a Romeo en la noche, lo cree un ladrón de tumbas y saca su espada. (20). Romeo saca la suya, se defiende y París es estocado—disculpen, la cacofonía le da swing a la acción----. (21) Eliminado el obstáculo, Romeo llora inconsolablemente— ¡Caray, otro octosílabo, con ocho más puedo hacer una décima! --ante el cadáver de su amada inmóvil. (22) Él decide acompañarla al más allá en su Alfa-Romeo, o sea, que se auto-suicida unos minutos antes de que surta efecto el somnífero. (23) Cuando Julieta despierta del letargo, ve al amor de toda su vida sin ídem. (24) Y decide acompañarlo en la muerte antes de que les caiga el telón en la cabeza.
FIN, THE END, KONIEC, FINE ETC.
No me gusta que me cuenten la película, pero ésta la han visto ustedes un millón de veces en todo tipo de formato o soporte, así que, si tuvieron paciencia, deberán agradecerme haberla disfrutado en sólo 24 parrafitos. Es mi regalito por el Día de los Enamorados este 14 de febrero. ¡FELICIDADES!

No hay comentarios:

Publicar un comentario