__________________________

__________________________

18 feb. 2013

EL EQUILIBRIO DEL MUNDO HACE CINCO SIGLOS


En estos días luminosos en que se celebró el 160º.Aniversario del Natalicio de nuestro Apóstol José Martí y la “Tercera Conferencia Internacional por el equilibrio del mundo”, con la presencia de prestigiosos intelectuales cubanos y foráneos, me viene a la mente otro hecho que también conmovió a la humanidad hace 540 años. El natalicio de Nicolás Copérnico un 19 de febrero de 1473.
El Quinto Centenario del genial investigador se celebró por todo lo alto y en todo el mundo. Recuerdo que ese mismo día pero de 1973, el director general de la UNESCO René Maheu inició en París la conmemoración de la efeméride más o menos con estas palabras: “…El hombre que osó destronar la Tierra a favor de el Sol, desencadenando una revolución sin precedentes  en la esfera de la meteorología y el pensamiento científico…”
Al día siguiente en Varsovia, se inauguraba una exposición de caricaturas en homenaje a Copérnico que organizó la revista satírica polaca Szpilki y tuve el privilegio de participar representando a Cuba, junto a Jean Effel, Erik Lipínski, Tibor Kaján. André Francois, y Ha-Ga, colándome sin saberlo entre algunos de los más famosos artistas de la gráfica humorística europea.
Si se fijan bien en esta copia del catálogo plegable adjunto, aparecen varios de los participantes y el retrato de Copérnico con un cómico bigote pintado a mano. Aquella muestra se exhibió en la capital polaca durante un mes.
Mi trabajo fue enviado por correo y por tanto no guardo copia del original; sin embargo recibí igualmente vía postal dicho catálogo con el listado de participantes y una copia de cierto cheque bancario; ambos impedidos físicos por efecto de la traza y el tiempo. Desconozco la denominación de éste último, nunca cobrado porque-–según me informaron--debía hacerse en persona.
Estas son pequeñas intimidades que guardo con cariño y como constancia, al cabo de 40 años le estoy presentado el facsímil de ambos documentos a mis amables vecinos.
Tras la anécdota abordemos algunos aspectos de tan insigne figura: Si tuviéramos ese catalejo que con tanta brillantez nos ha dado el dúo Buena Fe, veríamos a través del tiempo no de la distancia, la agonía del oscurantismo medieval y el alumbramiento de un increíble Renacimiento entre los siglos 1400 y 1500.
Independientemente de su indiscutible genialidad, Nicolás Copérnico, nacido a orillas del Vístula, en el poblado de Torún, fue un hombre de su tiempo: Como lo fueron también Juan Gutemberg “inventor de la imprenta”; mientras Vasco de Gama llega a la India navegando hacia el este; Lutero y Calvino inician la reforma religiosa; Rafael y Miguel Ángel revolucionan las artes plásticas, mientras Leonardo Da Vinci además, inventa lo inimaginable hasta entonces entre otros muchos talentos que continúan jugando a los escondidos entre mis neuronas.
Huérfano desde los diez años, Copérnico queda bajo la tutela de su tío, futuro obispo de Warme y eminente hombre de estado en la corte de Cracovia, entonces capital de Polonia y centro científico de la época en Europa.
Copérnico tiene 19 años cuando Colón descubre un Nuevo Mundo y el 9 de marzo de 1497 con rústicos instrumentos hace una observación sobre el movimiento de la Luna alrededor de nuestro planeta, chocando por primera vez con lo establecido oficialmente por el Poder hegemónico.
Eran tiempos conflictivos como los de ahora y el joven se beneficia de la influencia de su tío: Por tanto logra estudiar derecho canónico, medicina, astronomía y se interesa por las teorías heliocéntricas de Pitágoras, que chocaban con la idea de que La Tierra era el centro del mundo, establecida quince siglos atrás desde tiempos de Aristóteles y Ptolomeo; pero sobre todo, al ser un dogma abrazado por la Iglesia Católica y su Santo Oficio.
Además, Copérnico descolló también en el campo militar cuando en 1504 regresa de Italia y se ve obligado a defender Polonia de la invasión teutónica que imponían su lengua y su fe a costa del exterminio de la población. Se destaca en la defensa del castillo de Oltzyn y aunque derrotados, los germanos crean el caos en la nación distribuyendo dinero falso.
—Lógico, no se había descubierto hasta entonces el lavado de dinero ni los Paraísos Fiscales--.
En 1528 Copérnico da a conocer su tratado sobre la moneda, desbaratando la estrategia enemiga en el campo económico.
Además fue un eminente médico, pero donde más se distingue es en el campo de la investigación científica y astronómica, chocando de nuevo con los dogmas de la Biblia.
La obra “De Revolutionibus” da un fundamento teórico a sus estudios y debe presentarla ante el propio Papa Clemente VII para defenderla. Pero poderosas fuerzas se oponían y sólo en 1543--el mismo año de su muerte--es que sale a la luz pública, gracias también al desarrollo de la imprenta con los caracteres movibles inventados por Gutemberg.
Sin embargo, la absurda resistencia eclesiástica mantuvo sus postulados a pesar del desarrollo científico. Dos de sus seguidores italianos fueron víctimas de tal persecución. El primero, Giordano Bruno, nacido en Nola, (1548) fue quemado en la hoguera en 1616 bajo la acusación de hereje y Galileo Galilei, (1564-1642), quien por medio del telescopio pudo confirmar la teoría heliocéntrica de Copérnico, fue igualmente denunciado y posteriormente enjuiciado por la Santa Inquisición durante veinte días. Al final se vio obligado a abjurar de rodillas sus doctrinas.
Para terminar les ofrezco una rareza: ¿Sabía usted que varios siglos antes de convertirse en la Fábrica de Sueños, Hollywood se opuso a éstas novedosas teorías?
Pues bien, en 1567—24 años después de la muerte de Copérnico--se imprimió un documento donde aparecen algunos grabados defendiendo los postulados de un tal Jean Hollywood, quien apoyaba el “Almagesto” geocéntrico de Ptolomeo frente a las teorías copernicanas. En la copia que ofrecemos aquí, tomada de la revista EL CORREO de la Unesco (abril de 1973) aparece este croquis suyo de los eclipses de Sol dando vueltas alrededor de La Tierra. (Curioso pero cierto. ¿No?).

No hay comentarios:

Publicar un comentario