__________________________

__________________________

26 may. 2016

DE BALÓN A BALCÓN



Complace mucho la imagen que de mi publicara la joven periodista Iris L. Madera Iglesias en la entrevista del pasado domingo 15 de mayo para TRIBUNA DE LA HABANA.
Si la familia es la célula básica de la sociedad, la prensa local representa el terruño, el barrio, lo que palpita más cercano al corazón de uno mismo. 
He aquí algunos aspectos de esa fraternidad que se manifiesta entre balcones.
La Revolución desde sus inicios creo sus propios mecanismos de autodefensa frente a ese gigante de las Siete Leguas que habíamos heredado a 90 millas de nuestras costas. Pronto descubrí el impacto que tenía el humorismo para poner en ridículo las bravuconadas de Imperio y tuve el privilegio de ocupar una de esas modestas trincheras en el lugar y el momento apropiado, a partir de las enseñanzas del Maestro cuando dijo:   “…La sátira es como un látigo con cascabeles en la punta...” 
Pero siempre me preocupó el relevo, pues no existían escuelas ni academias especializadas en el género y el futuro dependía de los mismos mecanismos en que nos habíamos formado nosotros: Un autodidactismo, pero mucho más lento porque sin automóvil tendría que hacerse a pie.
Es así que al frente de PALANTE en 1972 y con motivo del II Congreso de la UJC se nos ocurrió estimular a los jóvenes aficionados mediante un concurso que dimos en llamar CHISPA JOVEN y que a partir de entonces se convertiría en el espacio idóneo para dar a conocer los nuevos valores de esta especialidad gráfica.
Simultáneamente el Movimiento de Artistas Aficionados abarcaba todas las disciplinas del arte, como un puente para la especialización en otras ramas de la cultura. El MELAÍTO de Santa Clara y LA PICÚA de Cienfuegos son los ejemplos más representativos de aquellos esfuerzos.
Pero dirigir un órgano de difusión masiva durante quince años desgasta y limita la obra personal de cualquiera, de ahí que en 1985 y a sabiendas de la constitución de la Editorial Pablo de la Torriente, solicité mi liberación de PALANTE-BOHEMIA, por entonces unidas, para formar parte de este nuevo proyecto de la UPEC.
Pronto los estanquillos de prensa se llenaron de colorido, las revistas de historietas, humorismo, pasatiempos y otras amenas especialidades, se agotaban de inmediato y hasta proyectos infantiles como el de Recuperadores del Futuro cambiaron la cara triste de la recogida de materias primas en nuestra sociedad, a pesar de atravesar tiempos difíciles.
Para responder a estas crecientes necesidades en tiempos de sequía autoral tuvimos que incorporar artistas famosos que por primera vez incursionaban en estos géneros como Muñoz Bachs, Jesús de Armas, Rafael Morante, René Mederos y otros tantos. Pero ni con esa inyección de talento podíamos cubrir la demanda y entonces surgió lo mejor de todo: El Taller de Historietistas Aficionados para guionistas y dibujantes.
TRIBUNA DE LA HABANA, recién salida del horno en la capital de todos los cubanos, también se contagia con esta explosión creativa al apadrinar al “Grupo Aspirina” donde aglutinó lo mejor de dicha cantera humorística, dando a conocer nuevas firmas. A saber: Reynol, Narciso, Jota-jota, Lauzán, Laz, Lloyy, Lacoste y celebridades como el multipremiado Ares, actual vicepresidente de la UNEAC, o el querido Gerardo Hernández quien firmaba H. Nordelo antes de convertirse en uno de los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio.
El siglo XX se despidió de nuestro país con una debacle conocida como Periodo Especial o Doble Bloqueo que afectó todos los estamentos de la sociedad y el “Grupo Aspirina” de TRIBUNA no fue la excepción.
Manos solidarias del exterior se extendieron entonces a fin de crearles un espacio ante la crisis del papel en nuestra prensa.
El colega Guillermo Lorentzen Martínez (Guille) a fines de 1994 se adelantó tirándonos un cabo desde Centroamérica, con una publicación al estilo del Grupo Aspirina titulada LA PASTILLA, que circuló en Guatemala; mientras con similar propósito en México el querido colega Arturo Kemch, director de la revista CHOCARREROS, nos tendió la mano con su ambicioso proyecto de la “Unión iberoamericana de Humoristas Gráficos” y su órgano oficial HUMORIS CAUSA entre 1997 y 1999.
Como hemos visto el simpático Grupo surgido en TRIBUNA a fines del siglo XX, tuvo repercusiones internacionales en tiempos difíciles. Por tanto, hoy rindo homenaje a ambos dos: el órgano oficial de la capital y esa minúscula pastilla, hoy más necesaria que nunca para combatir la neuropatía, la pedantería y otras tías similares que nos acechan en tiempo real y por todos los medios.

1 comentario:

  1. Gracias, Blanquito por este maravilloso artículo y nuevamente por la entrevista, toda una lección de vida y periodismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar