__________________________

__________________________

10 abr. 2017

CON OEA Y SIN OEA…GANAREMOS LA PELEA



Los éxitos de la Revolución Bolivariana venían preocupando al Imperio desde que decidiera independizarse del yugo neo-colonial. Se agudizó tras la impronta de su líder indiscutible Hugo Chávez a fines del siglo XX y el año pasado se ensañó aún más con las amenazas de Barack Obama a Venezuela.
No podía esperarse otra cosa de ese Tio Sam del norte revuelto y brutal, cuando tan lejos como el 15 de agosto de 1829, el propio Simón Bolívar lo retratara de esta manera: “…Los Estados Unidos parecen estar llamados por la providencia a plagar de miseria a los países de América en nombre de la libertad…”
Independientemente de haber arado en el mar, como analizara al fin de sus días, desengañado de aquellos caudillos que algún día lo siguieran y que posteriormente lo traicionaran como ese Santander que no sé de donde le vino lo de santo…
Pero la historia no olvida y ejemplos sobran…
Pues bien, el pasado 23 de marzo, durante la apertura de la Expo “Venezuela potencia 2017” donde el presidente Nicolás Maduro destacó el nuevo modelo económico del país, así como el ingreso del país como miembro titular en el Banco Asiático de Inversiones--infraestructura que abarca más de 70 naciones--parece que le aflojó las patas a más de una serpiente ponzoñosa de la derecha—tanto interna como externa y decidieron patalear.
La situación que viene afrontando el hermano pueblo venezolano es precisamente la impotencia interna de una oposición desprestigiada apoyada por la potencia externa de EE.UU. quien pretende revivir viejas artimañas de aquel engendro sembrado en su patio trasero, ahora en la voz del Secretario General de la OEA, su Benemérito y Excelentísimo Señor Don Luis Almagro.
Parece que la historia se repite, pues recuerdo aquellos días de 1959 con el triunfo de la Revolución Cubana como si fuera hoy mismo: Venía desempeñándome en el taller tipográfico del diario EL MUNDO, pero recién, graduado de la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling” ansiaba dedicarme por entero a la caricatura y la historieta.
Tuve el privilegio de ganar simultáneamente mi primer sueldo periodístico como dibujante de la Agencia de Noticias Prensa Latina, fundada a mediados de 1959 por el Che, gracias a la solicitud de su Primer Director-–también argentino--Ricardo Masetti, mientras continuaba como linotipista en el taller de Águila y Virtudes, pero vinculado a las luchas obreras como la llamada “Operación Coletilla” que enfrentaba a las empresas ya declaradas contrarrevolucionarias.
Unos meses después—fines de febrero de 1960—con la intervención revolucionaria del diario es que paso a ocupar la plaza de caricaturista editorialista de EL MUNDO, en sustitución del titular Antonio Prohías, quien simultáneamente preparaba condiciones para su exilio, con la creación  de un nuevo personaje opositor al gobierno titulado “Tovarich”. para el vespertino PRENSA LIBRE.
Me tocó pues debutar en el humor gráfico a fines de febrero precisamente un par de días antes del siniestro sabotaje al vapor “La Coubre” y su secuela de luto. Los meses siguientes fueron también definitorios en la trinchera de ideas a que fue sometido nuestro pueblo.
Pero quiero referirme a un hecho que surgió por entonces y que tiene mucho que ver con la situación actual que vive el hermano pueblo venezolano.
Se trataba de la Sexta Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores del hemisferio convocada en San José de Costa Rica, para discutir la denuncia de Venezuela ante este mismo Consejo de la (OEA), al acusar al régimen trujillista de República Dominicana por atentar contra la vida del presidente Rómulo Betancourt, el 24 de julio de 1960 que causó la muerte de uno de sus custodios y otros heridos graves.
Lo cierto es que dicha reunión auspiciada por los Estados Unidos no era para condenar al dictador más sangriento del continente, sino una escusa más para aislar a Cuba de resto de sus países hermanos.
La mejor prueba, fue que el propio director de la agencia cubana de noticias Prensa Latina—Jorge Ricardo Masetti— que cubría el evento fue víctima de un secuestro por las autoridades de San José de Costa Rica y sólo la oportuna intervención de cinco jóvenes periodistas cubanos que lo acompañaban se logró abortar el atentado.
Pero hubo otras arbitrariedades también denunciadas por la representación cubana, incluyendo al propio Canciller Dr. Raúl Roa. No quisiera alargarme en estos hechos, sólo apuntar que no por gusto el propio Canciller de la Dignidad fuera quien bautizara por entonces este engendro como…. Ministerio de Colonias Yanqui en América.
Para ilustrar lo dicho, aquí va una muestra de cómo este joven y novato caricaturista desde su modesta mesa de dibujo en un diario habanero, vio el desarrollo de aquellos acontecimientos, la conclusión a que llegáramos hace 57 años de la vetusta OEA y como la historia se repite con su nuevo y genuflexo bufón: Don Luis Almagro.

Las cuatro caricaturas que tengo el gusto de reproducir a continuación fueron realizadas para el diario EL MUNDO entre el 25 y el 30 de agosto de 1960. En ellas trato de reflejar la sordera del Tío Sam, ante la denuncia de Venezuela contra Trujillo, el trago amargo que representó la oposición de algunos cancilleres y sus dotes de equilibrista para--por último, y como buen negociante--comprar los votos de la OEA contra Cuba.
El diario EL MUNDO desapareció víctima de un cobarde sabotaje en febrero de 1969. De entonces acá han pasado 48 años, mientras que el otro mundo, ése que continúa girando alrededor de Sol, también evoluciona y se transforma… Pero la que no cambia es la OEA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario