__________________________

__________________________

3 jun. 2011

Notas de viejo... O sea, de viaje: (1).-SORPRESAS PRIMAVERALES

Por primera vez pise territorio norteamericano a fines de marzo para asistir al primer cumpleaños de mi primera nieta. El hecho coincidió con la celebración de la Semana Santa y las Pascuas Floridas, nada menos que en la península floridana. Estas dos primeras fotos no son pues ninguna sorpresa pues se corresponden con la fiesta que le dimos a Mirandita, y la otra recogiendo los huevos de Pascua en otro parque infantil de la ciudad.

PRIMERA SORPRESA. – Al día siguiente de la llegada a Miami, recibo un correo electrónico donde se me informaba que durante la celebración de la 17 Bienal Internacional de Humorismo de San Antonio de los Baños, y a propuesta del Museo del Humor, el órgano de gobierno municipal decidió otorgarme el sello Fundación de la Villa del Ariguanabo por mi aporte al desarrollo cultural de la Comunidad.

Como constancia de esa sorpresiva noticia transmitida desde larga distancia, a continuación mostramos una copia del documento acreditativo, y el momento en que mi hijo Francisco P. Blanco Hernández, coautor de este blog, lee las palabras de agradecimiento enviadas por mi a 90 millas del acontecimiento.

SEGUNDA SORPRESA. – En cuanto llegué a la ciudad floridana recibí el saludo y apoyo del colega José Francisco Delgado, (Delga para los aficionados al humorismo gráfico cubano), quien me aclaró algunas dudas que venia arrastrando desde la publicación del trabajo sobre el personaje infantil Matojo, que salió con fecha 12 de febrero de este año. Hacía algunos años que le había perdido la pista a su autor Manuel Lamar (Lillo), y versiones cercanas a mi a fines del 2010, lo habían dado por muerto; pero me quedaba la duda porque ninguna información daba la fecha exacta del fallecimiento. Pues bien, en cuanto contacté a Delga, y a través de el con Garrincha, otro caricaturista bien conocido en Cuba, llegué a la conclusión de que el padre intelectual de Matojo estaba vivito y coleando. FACEBOOK dijo la última palabra y así pude contactar al popular caricaturista. La foto que acompaña esta nota muestra el instante en que brindamos en su propia casa por la resurrección de Lillo, abrazados con su esposa Loly en plena Semana Santa. Junto con este etílico agasajo, pido disculpas a mis fieles vecinos por tamaña equivocación.

TERCERA SORPRESA. – Días después, mi hijo menor Darío, y su esposa Radi decidieron llevarnos –a mi nieta y a su abuelo—al Parque Zoológico de Miami, bastante más al sur de Miami, camino a Homestead. Para ella fue su primera vez, para mi que he visitado decenas de ellos en diversas latitudes, también fue una sorpresa, pero no por lo que ustedes piensan; sino porque me recordó otra experiencia curiosa. Fue en el Zoo de Berlín, invitado por el también colega Erick Smith, caricaturista editorialista del Berliner Zeitung de la antigua RDA, quien convirtiera su hogar prácticamente en una casa-cuna para diversas especies de animales, hasta que los críos tuvieran el tamaño adecuado para su exhibición en el Parque. En el caso del zoológico actual ocurrió otra sorpresa. Generalmente el público en ellos ve los animales tras las rejas de las jaulas o separados de ellos por profundos fosos. Como podrán apreciar mas adelante, pude ver al elefante por dentro y recorrerlo desde las propias entrañas del monstruo. Para los incrédulos aquí esta la instantánea que me tomaron cuando, pidiendo auxilio, trataba de salir por el único agujero que encontré en el paquidermo.

CUARTA SORPRESA. – Por algunas vías me entere en Cuba que en Miami existía una calle a la que habían puesto el nombre del Caballero de Paris. Incluso en un encuentro con su siquiatra y biógrafo, el Dr. Luis Calzadilla Fierro, este me ratificó la noticia. Aproveché esta visita para llegarme hasta el lugar, y la gran sorpresa fue precisamente que ninguna de las personas consultadas, pudo orientarme hacia el lugar. (Les recuerdo que este blog comenzó precisamente con un trabajo titulado EL REGRESO DEL CABALLERO. Fue entonces que recurrí a Mr. Google quien de inmediato me indicó el lugar, y copio textualmente: “…Mediante una ceremonia oficial realizada el martes 9 de marzo de 2004, a las 5:30 PM. En la Avenida 36 SW y la Calle 8 de Miami, quedo establecida esta esquina como la Avenida del Caballero de Paris…” En aras de la brevedad agregamos que dicha iniciativa fue el resultado de los esfuerzos realizados por el artista plástico Gilberto Marino, por homenajear al mítico personaje. Las autoridades del Condado Miami Dade, la Oficina del Comnisionado de la ciudad, con la asesoría de la Junta de Asuntos Hispánicos del Condado, apoyaron la idea a cuya ceremonia acudió el Cónsul de España.

Tuve la oportunidad de ir al lugar situado frente al restaurante Versalles, acompañado de Florentino (Chito) Rodríguez y su esposa Lidia (Mimi) Rodríguez, compañeros de aventuras juveniles en los anos 50 de mi querido Tamarindo y 10 de Octubre, en el municipio homónimo. Pero tal vez resulte más interesante para ustedes mis curiosos vecinos del blog, la versión personal de Gilberto Marino, conocido como el “Pintor de el Caballero”. Quien me ha prometido un próximo encuentro para intercambiar experiencias sobre el personaje de mi libro “La Leyenda que Camina”.

QUINTA SORPRESA. – Esta se las debo para cuando regrese de Nueva York, pues estoy invitado a una excursión de cuatro días en la Gran Manzana. ¿SON O NO SON SORPRESAS PRIMAVERALES?

No hay comentarios:

Publicar un comentario