__________________________

__________________________

20 ago. 2011

LA GRAN MANZANA (2)

El mes pasado, en el trabajo titulado “La Gran Manzana” , ofrecimos una versión fotográfica de la estatua de La Libertad a nuestro paso en ferry por la rada newyorkina, y prometimos otra más íntima y personal. Aquí va:
En primer lugar, dicho monumento no tiene nada que ver con este mundo actual de “Tanto tienes, tanto vales” pues fue un regalo del pueblo francés al norteamericano con motivo de cumplirse el centenario de su independencia (4 de julio de 1776). Y montada en la isla de Bedloe diez años más tarde, es decir en 1886. En aquella época ya había corrido mucha sangre en nuestra guerra necesaria contra España, y el sensacionalismo periodístico gateaba en la prensa yanqui, con destaque para los hechos de sangre. Ella, --la estatua--, por su enorme tamaño también tuvo que ser descuartizada para poder ser trasladarla en barco hasta las costas atlánticas de Estados Unidos.
Hoy, sería una indocumentada más según las Leyes de Inmigración, y a tenor con la de Ajuste Cubano, considerada pies secos o mojados, según la conveniencia. Me imagino que para lograr el “Sueño Americano” la madame gala haya tenido que tomar clases de inglés en diez lecciones, como cualquier cubanito “exiliado”.
La obra podría considerarse como un concierto a cuatro manos entre el escultor Frederic Bartholdi y el ingeniero Gustave Eiffel, quien tres años más tarde aumentaría la parada con su parisina Torre Eiffel.
Esta armazón de hierro apuntalada con columnas de acero mide exactamente 46 metros de altura entre las sandalias y la antorcha, pero si agregamos los 47 del pedestal, se eleva a 93 metros por sobre el nivel del mar, pudiendo ser visible sin cuadratura alguna en 25 kilómetros a la redonda.
Hasta aquí algunas pinceladas morfológicas y biográficas del monumento.
Mi interpretación gráfica, ustedes mis queridos vecinos, han podido contemplarla a lo largo de esta lectura, por eso al principio prometimos que íbamos a ofrecer otra más cálida, y humana que la del frío metal con que fue construida; o sea, sumada a la solidaria campaña por la ¡LIBERTAD DE LOS CINCO! Que en buen inglés no es más que ¡FREE THE FIVE, OBAMA!

1 comentario:

  1. Que bello y refrescante Blog.
    Saludos cubanito de pro,
    me a dado mucho gusto en leerte, eres magistral!!.

    ResponderEliminar