__________________________

__________________________

12 oct. 2013

DIEZ VECES MÁS HERMOSO

El 28 de abril de 2010 publicamos en este mismo sitio un trabajo titulado “Diez veces más hermoso” dedicado a Vietnam en su lucha de liberación. Cuba estuvo siempre a la vanguardia de la solidaridad internacional con el pueblo vietnamita. 
Como parte de este pueblo, en dicha semblanza dejé constancia también de mi modesta colaboración, con una permanente cobertura de aquellos acontecimientos bélicos como caricaturista editorialista en las páginas de PALANTE y en el diario EL MUNDO; así como  la donación que hice a Vietnam de mi  primer premio internacional obtenido en Montreal 1967, con la obra titulada “Metamorfosis”.
Fue un gran honor recibir el reconocimiento de la Embajada de Vietnam en Cuba al otorgarme el “Sello Ho Chi Minh”, a propósito del 85º. Aniversario de su nacimiento.
En estos días que se cumplen 50 años del Comité Cubano de Solidaridad con Vietnam, destacando el aporte de tantos cubanos valiosos, me viene a la mente una persona que logró con su obra plástica y revolucionaria, dejar plasmado ese Vietnam diez veces más hermoso  profetizado por Ho Chi Minh.
Se trata del artista plástico y diseñador René Mederos Pazos (1933-1996), quien se destacara en el equipo de la Editora Política, sobre todo por aquellas maravillosas series de serigrafías multi-cromáticas dedicadas entre otras al Che, al Ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, así como  a Vietnam.
En mi modesta opinión, esta última es una obra irrepetible, pues Mederos fue capaz con su inconfundible estilo, de plasmar en bellas imágenes ese hermosísimo Vietnam, pero esta vez en medio de la guerra, con sus penurias, sus colosales sacrificios, pero con la belleza de sus paisajes, sus costumbres y la fe inquebrantable en la victoria final del pueblo anamita, como lo exaltara nuestro Martí en la “Edad de Oro”.
Guardo con cariño una copia digitalizada de esa fabulosa serie, que consta de unas diez láminas utilizando más de treinta impresiones en cada una de ellas, con la técnica del silk-screen, cuyo colorido impresiona, por lo que se me antoja, un adelanto de ese Vietnam diez veces más hermoso soñado por el Tío Ho. Y tengo ahora la satisfacción de compartir con ustedes mis queridos vecinos estas seis maravillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario