__________________________

__________________________

3 feb. 2014

DETROIT EN TRES TIEMPOS

He aquí una noticia recién recibida por internet, la cual acapara toda nuestra atención:
-DETROIT. (12-1-2014). — El Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS) inicia hoy con decenas de novedades un acontecimiento que marca el fin oficial de la grave crisis que sacudió el sector en 2009.
Por primera vez desde ese fatídico año, cuando General Motors (GM) y el Grupo Chrysler se tuvieron que declarar en suspensión de pagos e iniciar una amplia reestructuración, GM llega ahora al mayor Salón del Auto del Continente Americano sin la presencia del Departamento del Tesoro estadounidense entre sus accionistas.
Como no le deseo mal a nadie, espero que las vicisitudes de la industria automotriz y su sede histórica—la ciudad de Detroit—regresen a la normalidad, pero montemos en la máquina de tiempo y volvamos a los acontecimientos publicados hace poco más de seis meses para aquilatar la gravedad del asunto:
-DETROIT, Domingo (21-7-2013).- Esta semana Detroit (Michigan), cuna de la industria automotriz, presentó la quiebra municipal más grande de los Estados Unidos y colocó otra vez en el centro del escenario mundial el problema de la deuda.
Este hecho demuestra que las consecuencias del neoliberalismo extremo están golpeando de lleno al propio corazón del Imperio. Pero no se trata de un fenómeno aislado; en lo que va de año, hubo 22 poblaciones que hicieron el pedido de bancarrota. Sin embargo, Detroit es la ciudad más grande que se declara en quiebra en la principal potencia del mundo.
La meca del automovilismo yanqui con una deuda de 20 mil millones de dólares tuvo que declararse insolvente. En la última década, el deterioro se aceleró con brutales cifras de desempleo que hablan del 18%, aunque informes privados apuntan a la mitad de la población en edad laboral.
Los dos millones de habitantes con que contó la ciudad en los años cincuenta del siglo pasado se redujeron a 700 mil personas como consecuencia de la crisis financiera que afectaron las hipotecas subprime.
Además, existen alrededor de 80 mil edificios abandonados en una ciudad que fue pionera en materia industrial. El 40% de los servicios de iluminación no funciona y los recortes implicaron una fuerte caída en la calidad de los servicios, El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, acudió al Tesoro para tratar de salvar a los bancos, a la Chrysler y a la General Motors, los principales fabricantes de autos en Detroit.
La ciudad, había sido bautizada por los republicanos como el "arsenal de la democracia" por todos los vehículos y armas que se fabricaban en sus instalaciones durante la Guerra Fría, Sin embargo, a partir de la crisis, cada día son menores sus ingresos, aunque debía seguir manteniendo una ciudad inmensa, repleta de pensionistas necesitados de un sistema de salud y educación idóneos. El 36% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, fenómeno que agudizó las diferencias sociales, mientras la espiral de violencia alcanzó niveles insostenibles que llevaron a miles de personas a emigrar.
En su momento, el FINANCUIAL TIMES, principal portavoz de Wall Street, en uno de sus editoriales abogó por tomar "una medida radical aunque resultase impopular" con tal de resolver los problemas económicos de Detroit. Además, el interventor del gobierno de Barack Obama desempeñó un papel protagónico en la quiebra de Chrysler. Esto trajo como consecuencia el cierre de decenas de fábricas, la eliminación de miles de empleos, la reducción de los beneficios y de los salarios a los nuevos empleados en un 50%, para culminar con la prohibición de huelgas. Además, Detroit tiene sus propios buitres.
Según indicó BLOOMSBERGER NEWS en los meses previos a la quiebra grandes corporaciones de la Bolsa como JP Morgan, Chase Manhattan Bank y UBS, le cobraron a la ciudad más de 474 millones de dólares en tarifas relacionadas con la venta de deudas. Otros como los multimillonarios Mike Ilith y el propietario de “Little Caesars Pizza” Daniel Gilbert compraron terrenos a precios de baratija, apostando a que después de la desolación subirían los precios en Detroit.
Este es a grandes rasgos el panorama que ofrecía la otrora ciudad dorada de Michigan hace apenar un quinquenio, cuando surgió aquel primer indicio de la crisis automovilística. Esos terribles acontecimientos sufridos por Detroit se podían prever cuando se dio a conocer otra noticia que reproducimos con similar brevedad. Hela aquí:
-DETROIT. (28-11-2009). la General Motors le dio el golpe de gracia a la PONTIAC, una de sus filiales más antiguas, que dejará de vender automóviles el próximo año 2010. Está claro que no corren buenos tiempos para el sector del automóvil, especialmente en Estados Unidos. PONTIAC se ha ido por la puerta de atrás, nada de celebraciones ni fiestas de despedida; ni tan siquiera una nota de prensa que nos ilustre el momento. Ni los propios medios de comunicación norteamericanos tuvieron la oportunidad de ver salir el PONTIAC G6 blanco que hace unos días cerró la producción de la histórica marca en la factoría de Michigan.
Siempre nos quedarán en la memoria aquellos impresionantes coches deportivos como el Pontiac Firebir del llamado Coche Fantástico, y en general todos los modelos que durante sus más de 80 años de historia han afianzado la imagen de la marca de la flecha rota.
Para remarcarlo, he aquí el logo de la firma que sugiere el origen nativo de su nombre.
El lunes 27 de abril de 2009 el presidente de General Motors anunció que la venta de los vehículos PONTIAC se detendría en 2010 (como efectivamente ocurrió). El cierre formaba parte de una estrategia encaminada a obtener mayores recursos del gobierno federal.
Es muy interesante el surgimiento de esa marca automovilística, muy parecido al de nuestra cerveza HATUEY en recuerdo de aquel primer cacique inmolado cerca de la Ciudad Primada por los conquistadores españoles. En el caso del automóvil norteamericano, PONTIAC resulta una doble matanza, pues ése era el nombre del cacique de la tribu Ottawa. PONTIAC, quien no sólo fue inmolado durante los convulsos años que dieron origen a los Estados Unidos de América, en nombre del progreso y el desarrollo de las Trece Colonias, sino de nuevo ahora, como consecuencia de ese mismo progreso desarrollista y neoliberal, al arrollar en su marcha a la histórica firma automovilística. Pero como diría el fraterno Pánfilo en el estelar programa “Vivir del Cuento”.
¡Eso sería otra historia…! ¡Volveremos sobre tema próximamente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario