__________________________

__________________________

20 feb. 2014

BODAS DE PLATA CON DAVID Y LLOYY

En el pasado mes de diciembre el Museo del Humor de San Antonio de los Baños celebró por todo lo alto las Bodas de Plata del Concurso Nacional de Caricatura Personal “Juan David”. El edificio colonial de la instalación resultó pequeño para los asistentes y la inauguración tuvo que desplazarse a las calles aledañas, donde usaron de la palabra por el Museo, la directora del mismo Issel Chacón Díaz; Víctor Casaus, a nombre del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau; y Nicolás Guillen (hijo) por la Fundación homónima, instituciones afines que apoyaron de manera especial esta actividad.
Todos ellos coincidieron en que una buena caricatura personal solo es posible cuando existe cierta complicidad entre víctima y victimario, como ocurrió entre el gran maestro David y sus amigos--Carpentier, Marinello, Alicia Alonso, y el propio Guillén entre otros—todos ellos “retratados” docenas de veces. De ahí el éxito obtenido por la muestra colateral con una veintena de obras suyas, donde el modelo no era otro que el autor de “Sóngoro Cosongo”.
La muestra principal correspondiente a la 25º edición del Premio Juan David 2013, tuvo por resultado un final esperado, ya que independientemente de la reconocida calidad de los competidores, desde la Bienal Internacional pasada, el caricaturista Lloyy había presentado sus cartas credenciales con aquel inolvidable “Tomy” volumétrico que se alzó con el Gran Premio.
En esta oportunidad, el caricaturista cubano residente en España, compitió con la obra titulada “Mendive”, el conocido pintor de los pavo-reales, y de nuevo LLoyy acaparó el primer lugar por unanimidad. El segundo premio recayó en Yoennis Batista con un “Einstein” como para chuparse los neutrones y el tercer premio fue para Marcial Flores con nuestro querido “Luis Carbonel”. Hubo también Premios Colaterales, pero no queremos extendernos mucho hacia los lados, ya que faltan aún nuevas sorpresas por delante a descubrir.
La más espectacular fue sin dudas la muestra personal del propio Lloyy, que no se llama así, sino Jorge Martínez. Nacido el 22 de febrero de 1970 en el Hospital “Clodomira Acosta” en el Vedado y residente de niño en la Habana Vieja. Desde entonces desarrolló sus aptitudes artísticas en diversas Casas de Cultura y después como instructor de artes plásticas en el Campamento Protesta de Baraguá, en Santiago de las Vegas. Matriculó en San Alejandro, pero no pudo terminar sus estudios, aunque continuó practicando la escultura, el grabado y la pintura tanto en Cuba como en el extranjero.
Obtuvo algunos premios en concursos como la “Humoranga” de San Antonio de los Baños y fue allí, durante la Bienal Internacional de Humorismo 1999, donde de manera espectacular batió el record de 26 horas consecutivas realizando caricaturas personales al minuto con un total de 1336 víctimas, obteniendo con ello un record latinoamericano en la especialidad.
En España también le tiró al record, pero quedó solo en 24 horas consecutivas, además de participar en otra competencia por el estilo, esta vez homologada como un Guinees colectivo, por “LaTira Cómica más larga de mundo”.
El joven cubano parece que le cogió el gusto también a la península porque allí se casó, formó familia, y actualmente goza con la presencia en su hogar de dos hijos, la hembra nacida en el 2002 y el varón un año más tarde.
En los comienzos de este 2014 ambos tendrán que esperar unos días para darles besos y celebrarle el “cumple” a papá, pues Lloyy pasará sus 44 abriles el 22 de febrero entre nosotros y regresará dos días más tarde a la península ibérica
En cuanto a la novedosa técnica de realizar esas jocosas caricaturas personales; la muestra titulada “Caricaturas: Otra dimensión” ha causado sorprendente efecto en esta edición del David en San Antonio de los Baños y posteriormente en otros sitios expositivos como la Galería Paseo, frente al Malecón Habanero.
Su autor la tituló con certeza pues--según él-- no pueden considerase solamente volumétricas.
Coincido con su criterio, pues esa otra dimensión la logra trabajando la obra plástica en un soporte bidimensional, que parece saltar hacia el exterior del cuadro, causando una especie de 3D—real, no virtual--como estamos acostumbrados a verla en formatos cinematográficos y de dibujos animados.
El efecto de relieve lo logra en este caso, utilizando materiales plásticos idóneos, al principio con arcilla o cera y actualmente en moldes de silicona y poliuretano, más el tratamiento final con pintura acrílica.
Antes de esta exhibición que espera mantenerse itinerante en nuestro país durante todo el año 2014, se presentó primero en España y luego en Francia.
Todo parece indicar que las condiciones innatas de este cubanito nacido en la Habana Vieja, se han reverdecido por la influencia ejercida en su actual lugar de residencia—Guadalajara—sita en la periferia de Madrid y muy cerca de la Universidad de Alcalá de Henares, uno de los Centros del Humorismo Gráfico Mundial.
Lloyy, inmerso a tiempo completo en esta labor totalmente sedentaria, también ejercita sus músculos en el tiempo libre que le deja el arte de la caricatura; por tanto, aquellos que sin sentido del humor pretendan solicitar sus servicios, les advierto que sean cautelosos pues entre caricatura y caricatura, Lloyy también practica un raro deporte multidisciplinario de artes marciales con un nombre tan original como su propia obra. Se titula KAJUKENBO y se descompone así: KA por Karate, JU por Judo, KEN por Kempo (duelo con armas)y BO por Boxeo chino (Kung fú). Con el agravante de que el año pasado nuestro entrevistado compitió en los 70 kg del Campeonato del Mundo, con resultados apreciebles.
Todo esto es una advertencia para regresar al inicio de este trabajo, cuando en la inauguración del concurso Juan David se planteaba la complicidad entre el caricaturista y su víctima.
Allí se planteó el caso de una amiga del Poeta Nacional Nicolás Guillén, quien se escandalizó por la caricatura que le había hecho Juan David y Guillén--muerto de risa--le respondió que era la mejor que le habían hecho en toda su vida.
Este ejemplo es suficiente: Si usted no tiene sentido del humor o reacciona con incomprensión y violencia ante situaciones parecidas, no le recomiendo posar para artistas del calibre de Lloyy, que además de Caricaturista con C es Karateca con K.

No hay comentarios:

Publicar un comentario