__________________________

__________________________

12 feb. 2015

RENACER POR PARTIDA DOBLE



El 26 de enero del 2012, fui invitado junto a otros caricaturistas a la ciudad de Matanzas para participar en calidad de jurado a la premiación del Concurso de Humorismo Gráfico “El Doble Nueve”, celebrado en el Museo de Arte Esquerré de la propia ciudad en honor a Conrado W. Massaguer hijo ilustre de Cárdenas y uno de los fundadores de la caricatura cubana.
La obra que daba nombre la singular competencia era precisamente el famoso cuadro “El Doble Nueve”, de dicho caricaturista que había dado la vuelta al mundo durante la Segunda Guerra Mundial. He aquí una copia de dicha sátira política, donde se hace alusión al criollísimo juego de dominó, y en la cual aparecen los principales líderes políticos durante la Segunda Guerra Mundial.
Otra fecha significativa se cumple en estos días: El 70º. Aniversario de la Reunión de Yalta (4-2-1945) donde los Tres Grandes presentes en dicha sátira--Roosevelt, Churchill y Stalin-- coordinaron el ataque que puso fin al criminal nazi-fascismo tres meses después.
En medio de aquella festiva actividad en la Atenas de Cuba fui contactado por el colega y crítico literario Fernando Rodríguez Sosa quien me invitó a su próximo espacio “Encuentro entre puentes”, dos días más tarde, también dedicado a Conrado W. Massaguer, tal vez esto se originaba por el hecho de ser uno de los pocos humoristas en activo que conocieron en vida a Massaguer y dejaron constancia de ello en el artículo publicado por la revista BOHEMIA a principios de 1989 con motivo de su Centenario.
Por cierto, dos integrantes de dicha redacción, también fueron invitados y no me dejarán mentir: Mi hijo, el diseñador de la misma, Francisco P. Blanco Hernández y su esposa María Victoria Valdés.
Tal vez casualmente esa entrevista coincidiría con otra fecha memorable, el 28 de enero del 2012 y que regresa a mi mente con motivo de las emociones recibidas durante la última Marcha de las Antorchas, por primera vez con los Cinco Héroes Cubanos en casa y sólo comparable con aquella organizada por la Generación del Centenario hace 62 años en medio de una cruel dictadura mediatizada por el Imperio y ahora con mucha más razón, vísperas de dos eventos tan ligados al Maestro como Pedagogía 2015 y la Tercera Cumbre del CELAC.
Pero no queremos extendernos más en ese aspecto, pues en el trabajo titulado “Renacer” publicado en este mismo blog en febrero del 2012 ya anunciábamos el despertar que desbordaban los predios de la Galería de Arte y se extendía con alegría en las calles y avenidas de la actual Atenas de Cuba.
Durante un paseo por la ciudad pudimos comprobar in situ no sólo esos ”Timbiriches” que nos acababa de presentar Tony Ávila en su parodia citadina, sino el renacimiento de un entusiasmo contagioso con motivo de aquella “51º. Serie Nacional de Beisbol”, donde el bisoño equipo matancero—aún antes de convertirse en cocodrilos --ya mostraba sus afilados dientes y no menos peligrosas garras. Transitar por sus calles sabiéndonos capitalinos e industrialistas podía provocar cualquier “incidente” nada agradable. Por suerte, esa noche el equipo Matanzas se había quitado la barrida de los azules en un memorable duelo y la sangre no llegó al río.
Como pueden apreciar, los retoños de aquella predicción beisbolera hace tres años, son hoy una realidad. Ya están más hechos los ahijados de Víctor Mesa y con el reinicio de nuestro pasatiempo nacional tras la aventura portorriqueña en la Serie del Caribe, la objetividad nos muestra el reverdecer de esos peligrosos saurios encumbrados en la cima, con alarmante ventaja sobre el equipo de Granma, su más próximo rival. Así que aunque sigamos siendo azules por los cuatro costados y el retruécano de los narradores deportivos nos indica que nada se acaba hasta que no se acaba, podemos preguntarnos de nuevo:
¿Si aquello no fue el renacer de Matanzas hace tres años, qué otra sorpresa podríamos esperar tras el regreso victorioso de los Vegueros—ahora increíblemente--doble campeón del año pasado en nuestro campeonato y de la actual Serie del Caribe?
Si hace tres años aquel trabajo lo titulé “Renacer” ahora con mucha más razón podríamos dar a conocer este otro pinareño como “Renacer por partida doble”

No hay comentarios:

Publicar un comentario