__________________________

__________________________

18 ene. 2010

LA ÚLTIMA PARADOJA TERRORISTA.

Si -según el diccionario- terrorismo significa amenaza o terror, y paradoja es una extravagancia o una exageración, no nos hemos equivocado en el título.
Lo que es peor, tras la caída del muro de Berlín y la desaparición de la URSS la palabra comunismo dejó de ser el tabú imperial y sus tanques pensantes se viraron para crear un nuevo ismo con qué meternos miedo.
Apoyados en esa excusa inventaron guerras preventivas, limpiezas étnicas, amenazas musulmanas, y otros inventos mediáticos que justificaran una o varias guerras no tan frías como la anterior.
A eso el estado norteamericano le llamó terrorismo, olvidándose del verdadero: El terrorismo de estado, que nació mucho antes que el desplome de las Torres Gemelas y del fantasma de Bin Laden.
¡Si lo sabremos nosotros los cubanos!
Pero volvamos al título: El gobierno de los Estados Unidos, ahora presidido por un negro, inventó una lista negra donde incluyó a Cuba entre 14 supuestos países terroristas, empezando con medidas especiales a tomar en los aeropuertos norteamericanos y de países afines.
Independientemente de las voces que ya se levantan indignadas en los propios Estados Unidos, quisiéramos refrescarles la memoria a sus voceros: A partir del triunfo revolucionario de 1959, comenzaron las serenas amenazas, los pacíficos sabotajes, los sosegados atentados, los ingenuos bombardeos a instituciones civiles y otras inocentes acciones contra nuestro agresivo país.
A un año del despertar de un pueblo, el 12 de enero de 1960, una avioneta quema cañaverales en las zonas de Bainoa, Caraballo y San Antonio de Río Blanco, en la provincia de La Habana. Dos semanas después, exactamente el día 28 y como regalo en el natalicio de José Martí, repiten la hazaña varias avionetas sobre las plantaciones de los centrales Manatí, Santa Lucía, Adelaida y Punta Alegre.
Dicen que a la tercera va la vencida: Un año más tarde, el 18 de febrero, estalla en el aire una avioneta sobre el batey de otro central azucarero en Matanzas. Al parecer a uno de sus tripulantes se le cayó una bomba accidentalmente en el momento de desactivarla. El otro pasajero, también fallecido resultó ser un norteamericano perteneciente al cuerpo de seguridad gringo.
¡Qué casualidad, todas esas naves piratas procedían de Miami, una republiquita bananera en medio del territorio norteamericano!
Esa misma noche, Fidel abordó el suceso en el programa televiso Ante la Prensa, y los datos los tomé de las efemérides publicadas el 7 de enero del 2010 en el periódico Granma.
Si he utilizado expresiones irónicamente terroristas les pido disculpas a nuestros vecinos. Fue con toda intención.
A propósito: Para la Feria del Libro del próximo mes se presentará el libro de historietas de nuestra autoría “Hazañas del Mar”, uno de cuyos capítulos se basa en el ataque de un guardacostas norteamericano al carguero “Hermann”, arrendado por Cuba, y ametrallardo con la intención de hundirlo en aguas internacionales del golfo de México el 30 de enero de 1990. Es decir: Uno de tantos ataques injustificables, efectuado 20 años antes de que ellos mismos nos declararan terroristas.
¿Es o no una paradoja? ¡Ver para creer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario