__________________________

__________________________

3 abr. 2011

BRECCIA Y OESTERHELD… ¡QUÉ BINOMIO!

Nacido en Montevideo el 15 de abril de 1919, Alberto Breccia es trasladado por sus padres a Buenos Aires con tres años de edad. Ese mismo año nacía también Héctor Germán Oesterheld en la Argentina. Signados ambos por similares desgarramientos y angustias artísticas en la búsqueda del perfeccionamiento profesional.

Aunque en una entrevista el argentino calificara a Breccia como: “Más torturado que yo”. El destino dictaminó lo contrario al final de sus días. Pero volvamos a Alberto, el joven artista uruguayo.

A los 17 años publicó sus primeros dibujos en la revista “El Recreo” y tras un período de creación humorística comenzó en 1938 su viraje a lo figurativo, donde sentó pautas.

De aquella primera época, casi desconocida para muchos hemos tomado algunos datos del libro del caricaturista Siulnas, “Aquellos personajes de historieta” (1912-1959) para Punto Sur Editores S.R.L. en 1968.

Lo curioso es que la síntesis explicativa de la tira cómica “Mariquita Terremoto”, está escrita por el autor del libro dentro de las propias viñetas del biografiado, por lo que la lectura de la copia obtenida resultará imposible a los efectos de su reducción para la Web, por lo que preferimos digitalizarla: Y cito:

“Mariquita Terremoto era una nena terrible. ¡Y vaya si lo sabía Cebita, un chico del barrio al que ella acosaba con preguntas!... Pero eso sí… Si Cebita preguntaba algo a su vez, ¡Hay que ver cómo se molestaba Mariquita!...La tira cómica era dibujada por Alberto Breccia y se publicó en la revista Espinaca en 1941…”

Esta información no concuerda con la fecha ofrecida en los datos biográficos anteriores, por lo que sugiero su investigación… Continuemos con los éxitos del colega en su personal estilo gráfico-realista para Rataplán, O-Tit-Bits y El Gorrón creando nuevos personajes, como “Kid de Río Grande” o “El Vengador”, y más tarde adaptando al comic obras clásicas.

El personalísimo estilo de Breccia (padre) --pues sus tres hijos también son dibujantes—no permite que lo encasillen. Al respecto dijo en una ocasión:

“Sigo con mi pintura, una obra que no muestro nunca, porque no quiero mezclar la hacienda, porque estoy seguro de que si muestro mis cuadros van a decir que soy un buen historietista, de la misma manera que me consideran buen pintor cuando dibujo historietas…”

En 1944 salieron de su pluma “Gentleman Jim” y “Puño Blanco” para el diario La Razón y la revista Bicho Feo. Pero el verdadero salto de calidad se produce cuando en 1957 se une al guionista Héctor Germán Oesterheld en la serie “Sherlock Time” para Hora Cero. Se trata de un detective intemporal que se mueve a capricho en dos dimensiones: tiempo y espacio.

La idea básica repetirán ambos en 1962 con “Mort Cinder” –un personaje que va del pasado al futuro y viceversa, vinculando mortales experiencias, lo que resultó la verdadera consagración del comic argentino. Curiosamente Breccia utiliza ahí el retrato suyo envejeciéndolo, en el papel del anticuario que narra la historia de los objetos expuestos en su tienda.

Más tarde, en “El Eternauta” hará lo mismo, pero con el rostro de Oesterheld.

Por motivos de salud Breccia se mantiene inactivo por unos cinco años hasta que la revista Gente en 1968, le propone ilustrar de nuevo “El Eternauta”, serie que su colega había escrito anteriormente para Solano López.

La nueva propuesta de ficción --invasión de la Argentina por extraterrestres—en momentos trágicos para el país, (mediados del pasado siglo), resultó un fenómeno de masas por la dramática puesta en el papel de Alberto Breccia.

Ese mismo año, junto con su hijo Enrique ilustraron “La Vida del Che”, a raíz de la muerte del Guerrillero Heroico en Bolivia. En esta oportunidad, ambos se unen para dar vida a las viñetas escritas por Héctor Germán Oesterheld, (HGO), siglas conocidísimas en la Argentina, pues posteriormente se realizó un documental con ese título para homenajear al famoso guionista de historietas tras su horrendo final.

El cuaderno del Che fue secuestrado y destruido por la junta militar argentina, por lo tanto no circuló en el país. Ocultos los fotolitos por Breccia, ocho años más tarde la editora vasca “Ikusager” lo reprodujo en formato de lujo.

A todas estas, H.G.O. fue también secuestrado como ocurrió con su obra, pero además desaparecido y asesinado junto a sus cuatro hijas, uniendo su tragedia a la de miles de compatriotas por quienes las “Madres de Mayo” aún reclaman justicia.

Ernesto Santolaya, en representación de la editora vasca “Ikusager” y Alberto Breccia vinieron a Cuba en 1990 con nuevos proyectos que pusieron en manos de la editorial “Pablo de la Torriente” en relación con una versión corregida y ampliada del cuaderno “La vida de Che”.

Me cupo el honor de participar directamente en las conversaciones, que ellos tuvieron con la dirección de la editora y de la compañera Aleida March en la propia casa del Che, pero con la crisis del llamado Período Especial, la iniciativa no pudo materializarse.

En cuanto a la vertical trayectoria de su compañero Oesterheld. Hace algunos años durante uno de los Festivales del Nuevo Cine Latinoamericano, se exhibió en Cuba el documental argentino “HGO”, que muchos llegaron a confundirlo con la empresa editora de películas por cable HBO, pero nada más lejos de eso. Se trataba de la dramática historia de Héctor Germán Oesterheld, la cual trataremos de ampliar en próximas ediciones, pues como buenos autores de historietas, que fueron ambos (Breccia y Oesterheld), termino con el habitual: Continuará….

2 comentarios:

  1. Que dice compañero, soy Esteban, nos conocimos en el 2006 en el encuentro, yo iba desde México y les hice un video (que todavía está en edición porque se interrumpio, por culpa de la crisis) muy bueno su blog, espero que esten todos bien saludos a todos y seguimos en contacto, algun día volvere a mostrar lo que salga de aquel video...

    ResponderEliminar
  2. Hola estimado Francisco Pascasio Blanco Ávila, lo felicito por sus trazos son realmente fantasticos ! me gustaria y seria un placer que usted pace por mi blog dedicado al maestro Alberto Breccia ! saludos cordiales

    ResponderEliminar