__________________________

__________________________

3 may. 2013

EL DIA DE LAS MADRES


¿Quién no ha sentido alguna vez en la vida la satisfacción de regalarle un presente, una flor, una postal o simplemente un beso a su ser más querido: la madre?
Eso debería ocurrir cada día del año, sin embargo la costumbre y la tradición nos impulsan a celebrarlo el segundo domingo de mayo, con beneplácito del comercio en la sociedad de consumo que nos ha tocado vivir… Pero nadie mejor que ella se lo merece.
Pues bien, reconozco que hasta hace poco desconocía la verdadera historia de esta feliz idea. Hay que agradecérselo al colega estadounidense David Brooks, quien por esta fecha, el año pasado nos contó en GRANMA su origen, con el trabajo titulado  “Hasta la madre”.
Según él, fue Julia Ward Howe, en 1870, con motivo de la Guerra Civil en los Estados Unidos, quien escribió una especie de Proclama del Día de las Madres, convocándolas a unirse en la demande de poner fin a todas las guerras.
En aras de la brevedad entresacamos algunos de sus postulados. A saber:
“…Levántense todas las mujeres con corazón, digan firmemente: No aceptamos que las grandes cuestiones sean decididas por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no llegarán a nosotras apestando a carnicería, buscando caricias y aplausos. Nuestros hijos no nos serán arrebatados para desaprenderlos de todo lo que hemos logrado enseñarles sobre la caridad, la merced y la paciencia. Nosotras las mujeres de un país seremos demasiado tiernas con las de otro país como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los de ellos…”
Esto es solo un párrafo de la proclama por la paz escrita en 1870, pero lo publicado en GRANMA (18-5-2012) continúa aclarando que el  Día de las Madres se hizo más popular cuando años después, la activista Anna Reeves Jarvis, lo utilizó para lograr la reunificación familiar al finalizar dicha guerra civil. La campaña la continuó su hija al fallecimiento de Anna; sin embargo, ese empeño tuvo que esperar hasta que el presidente Woodrow Wilson lo promulgara oficialmente en 1914, tal vez previendo lo que se avecinaba durante la Primera Guerra Mundial.
Como dato de interés, esa misma hija de Reeves se opuso a la comercialización despiadada del Día de las Madres y  fue arrestada por protestar contra la venta de flores y otros artículos.
Mucha agua ha corrido desde entonces bajo el puente y mucha más sangre en los campos de batalla, sin contar las actuales amenazas nucleares.
Incluso en el propio país, por cada soldado muerto el pasado año en Irak y Afganistán, 25 veteranos de guerra se suicidaron a razón de un soldado en campaña cada día y medio; mientras el promedio de suicidios entre los licenciados era de 80 minutos.
Este contrasentido se aplica allí mismo, incluso sin declaración de guerra alguna, entre sus propios ciudadanos, y con el aval de la Asociación Nacional de Rifle, en las repetidas masacres en escuelas, universidades y establecimientos públicos.
Parece que el culto a la paz que dio origen al agraciado Día de las Madres el segundo domingo de mayo, se incumple en su país de origen durante los restantes 364 del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario