__________________________

__________________________

17 nov. 2014

EN POCAS PALABRAS


(a) LA CULTURA DEL DETALLE
Últimamente ha surgido en nuestra prensa una variedad de comentarios sobre la cultura del detalle, incluyendo un panel en la “Mesa Redonda” de la televisión. El pasado 3 de septiembre se elogió efusivamente el 35º Aniversario de la inauguración oficial del Palacio de Convenciones, una de las obras cumbres de la arquitectura cubana con vistas a ser sede de la Sexta Cumbre de los Países No Alineados en 1979.
Abraham Maciques no me dejará mentir cuando recuerdo el impacto que tuvo para naturales y extranjeros dicha institución cuya majestuosidad, buen trato y excelencia en el servicio, ha tenido y mantenido a lo largo de estos años.
Parecidas virtudes existen también en otras iniciativas culturales que nuestra Revolución puso a los pies del pueblo para su disfrute: Entre otras, recuerdo al Parque Lenin, el Zoológico Nacional, Expo-Cuba y su vecino más próximo, el Jardín Botánico--el cual contó hasta con un bello parque japonés--entre otros centros recreativos fuera de la ciudad para solaz y esparcimiento de la familia cubana.
En mi modesta opinión todos ellos fueron tocados por la varita mágica de quien asumió la tarea de dar el visto bueno a las obras: Celia Sánchez “La Flor más autóctona de la Revolución”.—Es decir el imprescindible toque femenino.
Una adecuada educación formó el carácter de quien en las más difíciles condiciones de la vida en campaña durante la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, supo mantener esas cualidades del buen gusto y feminidad, característicos de la mujer cubana. Recuerdo el simple detalle de obsequiar una mariposa—la Flor Nacional—a las compañeras invitadas a participar en esos eventos.
Debo consignar además la existencia por entonces de instancias para la gestión de la calidad en algunas de nuestras instituciones, para frenar la tendencia a la desidia y el abandono. Hoy al comprobar algunos resultados, tanto en la gestión estatal como por cuenta propia, las terminaciones parecen pasar por otras comisiones diferentes: Las del mal gusto. Recordemos la sentencia del Che: “La calidad es el respeto al pueblo”.
Esto acontece a todos los niveles, por ello debemos hacernos la autocrítica, en primer lugar nosotros los periodistas
Y pondré un solo ejemplo:
El pasado día 11 de noviembre en el espacio de las efemérides en la televisión se recordó el 80º. aniversario  de los hechos ocurridos en Realengo 18, donde tuvo gran incidencia nuestro ídolo Pablo de la Torriente Brau, con uno de los reportajes más trascendentales de la prensa cubana en toda su historia.
Hasta ahí, todo muy bien: Apropiado tratamiento, texto sintético, dicción impecable; sin embargo, la imagen en pantalla me produjo cierto escalofrío.
No dispongo del spot televisivo, pero en esta primera imagen que les muestro fue más o menos lo visto, y a continuación mi correspondiente critica-gráfica. Me imagino la desinformación que le estamos trasmitiendo a las nuevas generaciones de primaria y se acerquen por primera vez en la escuela, a tan raigal tema de nuestra historia.
Una imagen dice más que mil palabras. Por tanto debemos prestar más atención a este aspecto, sobre todo cuando hasta se tergiversa el concepto del vocablo, pues realengo era el espacio existente entre las encomiendas que la colonia repartía entre sus agraciados y el realengo no podía de ninguna manera ser circular, sino todo lo contrario, el espacio contenido precisamente entre ellas.
Espero con esta sincera observación alertar a que la cultura del detalle se aplique a cualquier actividad humana, sobre todo con tan abrumadora acumulación informativa que hoy se nos brinda en tiempo real, ya sea sobre la grafica, el buen trato, la comunicación, en fin…¡EN TODO!

(b) LA CEIBA Y YO
Como ilustración a este trabajo les brindo el dibujo que como regalo de cumpleaños le envié vía internet en los primeros meses del año  a mi nietecita Miranda, de cuatro añitos en Miami, dada su adicción al tete o chupete, y los berrinches que formaba cuando se le extraviaba el que estaba de turno. Mi obsequio fue esta caricatura de una ceiba repleta de chupetines. Ahora vamos al grano:
Algunos vecinos embullados por los trucos descubiertos en mi anterior entrevista al mago Gardini, me incitan a continuar en esta especialidad del periodismo. Sin más, aquí les va la interviú:
YO) --Buenos días, disculpe que la interrumpa: ¿Me concede el privilegio de entrevistarla para mis vecinos del blog?
ELLA) –Con mucho arbusto.
YO) –Qué simpática, el gusto es mío. Pero, en primer lugar, quiero felicitarla por sus 495 años de edad.
ELLA)--Lo agradezco, pero eso no es cierto, en realidad yo nací con esta Revolución. Me sembraron aquí  en 1960, por tanto sólo cumplo 54 años.
YO) –Entonces se puede decir que usted es hija de aquella ceiba alrededor de la cual se celebro la primera misa en esta ciudad.
ELLA) --¡Qué va! Ésa murió a mediados del siglo XVII y fue varias veces reemplazada hasta el día de hoy.
YO) –Lástima, me hubiese gustado que me contara la historia de este lugar y específicamente de usted misma como emblema patrimonial de la capital.
ELLA).--Lo siento pero, en primer lugar, la Giraldilla es el símbolo de la ciudad, en tal caso yo sería un mito viviente.
YO) --¡Metí  la pata de nuevo! Pero usted me entendió. ¿Verdad?
ELLA) --Claro, no soy tan vieja ni tan bruta, pero los cubanos y cubanas de hoy han estudiado; están más preparados que nunca; y yo no seré la excepción.
YO) --Bien, adelante con los faroles.
ELLA) --Este lugar de la Habana Vieja, conocido desde sus inicios por la Plaza de Armas y más exactamente situado en Baratillo entre O´Reilly y Enna, fue declarado Patrimonio de la Humanidad un día como hoy de 1982 y es visita obligada de cubanos y turistas extranjeros.
YO --Bien, pero exactamente: ¿Qué ocurrió aquel 19 de noviembre de 1519?
ELLA) --Si voy directo a mis raíces, sus savias sabias me cuentan que veinte años después del descubrimiento, Diego Velázquez y sus hombres decidieron fundar la séptima villa en la desembocadura del río Mayabeque en la costa sur; eso fue allá por 1513, pero las condiciones del lugar no resultaron idóneas, por lo que se movieron hacia las del Almendares en el norte dos años más tarde, pero tampoco quedaron satisfechos; de ahí que se corrieran un poco más al este, a orillas del puerto de Carenas´--así nombrado por Sebastián de Ocampo--tras el bojeo de la Isla y allí quedó definitivamente instalada ese intento de ciudad en 1519
YO) –¿Entonces a la tercera fue la vencida, no?
ELLA) Más o menos, pero durante mucho tiempo existieron dudas entre los investigadores. Corresponde a Emilio Roig de Leuscherig y José María de Arrate estas definitivas coordenadas.
YO) --¿Qué otros acontecimientos de importancia usted me recomendaría?
ELLA) --Imagínese son tantos que resultarían siempre incompletos, pero si estuviera obligada a seleccionar, diría que La Habana fue víctima del pirata francés Jacques de Sotes quien la saqueo a mediados del siglo XVI. Doscientos y pico de años más tarde fue tomada militarmente por los ingleses y ocupada aproximadamente durante doce meses. Muy cerca de aquí nació nuestro José Martí en 1853 y más cerquita aún a este sitio, donde fueran fusilados los 8 estudiantes de medicina en 1871. Acto criminal al que se opuso aquel mismo jovencito con solo 18 años de edad. La bahía-- allá al fondo--se estremeció con la explosión del “Maine” a fines del siglo XIX, excusa que provocó la intervención extranjera en nuestras guerras de independencia para obligarnos más tarde a aceptar una enmienda constitucional yanqui que se extendió por más de medio siglo, casi el mismo tiempo que llevamos bajo su bloqueo genocida. Pero aquí también culminaron todas las desvergüenzas de aquella republiquita de pacotilla cuando el 8 de enero de 1959 entró a la capital la Caravana de la Libertad con Fidel al frente.
YO) –Bien, pero cuénteme más sobre la efeméride.
ELLA) Yo solo formo parte de un conjunto conocido como el Templete—no se ría que no se trata de  picardía alguna—es sólo el término con que se identifican los pequeños templos grecorromanos, situado exactamente  en la Plaza de Armas desde 1828 y en su interior cuelgan tres grandes óleos del pintor Juan Bautista Vermay, cuyas cenizas se  encuentran dentro de una urna de cristal al centro del salón. Las colgaduras ilustran el momento fundacional de la misa y el cabildo
YO) –Todo lo que me cuenta es grandioso.
ELLA) –Dígalo usted: La calle Enna que da al fondo de este mausoleo es la más corta de Cuba con solo una veintena de metros. Por tanto yo soy la única ceiba en el mundo capaz de dar sombra a todo lo largo de una calle.
YO) –Me fui de allí convencido de que si dicha ceiba no fue la fundacional; por su agilidad mental puede fácilmente ir a competir al programa “La neurona intranquila” con grandes posibilidades de pasar a la final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario