__________________________

__________________________

16 oct. 2011

K-MILO: EL ULTIMO EXPEDICIONARIO

(AÑO 1956) 21 de septiembre: Camilo Cienfurgos Gorriarán llega a México procedente de Estados Unidos para incorporarse a los expedicionarios del Movimiento 26 de Julio. Apenas un año antes, en un acto de proselitismo para la causa celebrado en el Hotel Palm Garden de Nueva York, el Dr. Fidel Castro había jurado que…”En 1956 seremos libres o seremos mártires…” Un amigo de Camilo, Reinaldo Benítez aboga entonces a su favor ante Raúl Castro y el líder de la Revolución, pero se le niega la incorporación ya que todo está prácticamente listo y solo falta arrancar. Camilo insiste una y otra vez hasta que otro militante, René Rodríguez, interviene a su favor y logra que lo acepten.
25 de noviembre: A 77 días de aquel primer intento. Vemos a Camilo ocupando quizás la última plaza de los 82 expedicionarios del “Granma”. Tras los primeros embates del desembarco y el cerco del ejército batistiano de los primeros días. Es de los pocos que logran incorporarse a la lucha en la Sierra Maestra.
(AÑO 1957) 10 de octubre: Casi un año ha transcurrido. El primer comandante ascendido en la Sierra, Ernesto (Che) Guevara, valorando sus condiciones nombra a Camilo al frente de la tropa con el grado de Capitán. En muy poco tiempo se ganará el título de Señor de la Vanguardia en la columna 4 del Ché.
(AÑO 1958) 16 de febrero: Camilo es herido en el segundo combate de Pino del Agua. Sus compañeros van a ayudarlo, y él se niega a recibir atención cuando ve a otro combatiente en iguales condiciones. Su orden es tajante: “…O lo cargan ustedes, o lo cargo yo…”
16 de abril:
El Señor de la Vanguardia es ascendido por Fidel a Comandante por sus dotes y méritos adquiridos en el combate. Varios días después redacta una carta donde expresa: “…Más fácil me será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza…” Durante 52 días Camilo lleva la guerra al llano actuando en el triángulo territorial formado entre Victoria de las Tunas y Holguín.
13 de junio: Ese día dirige su tropa hacia el monumento en Dos Ríos, donde cayera en combate el Héroe Nacional José Martí, donde colocó un ramo de rosas y agregó la bandera del 26 de Julio a la cubana ya existente en el lugar. De nuevo le escribe a Fidel: “…Aquello es una vergüenza, como está de abandonado… Tenía planeado mandar a limpiarlo y arreglar el lugar…Ya nos encargaremos de hacerlo…”
18 de agosto: Fidel firma la Orden de extender la guerra a todo el país y lo nombra al frente de la Invasión por el norte. Tres días después Camilo parte a cumplirla, pero antes se dirige a la tropa: “…Si uno solo queda con vida, cumplirá por todos nosotros…”
6 de octubre: al llegar al límite entre las provincias de Camagüey y Las Villas. De nuevo escribe en su diario: “…En trienta y un día que duró el viaje por Camagüey, sólo comimos once veces…”
20 de diciembre: Camilo toma el Central Narcisa, a solo dos kilómetros de Yaguajay, y se le ocurre la idea de construir un tanque a partir de blindaje con planchas de acero y un lanzallamas como artillería. Su fértil imaginación lo bautiza con el nombre de “Dragón 1, el Monstruo de la Noche”. Un día después comienza el sitio al bastión del norte de Las Villas, el cuartel de Yaguajay.
31 de diciembre: Pocas horas antes de la huída del dictador, y tras diez días de cruentos combates, logra la rendición del enclave, e inmediatamente recibe la orden de avanzar sobre la capital.
(AÑO 1959)
3 de enero: Con el Año Nuevo regresan a la capital con la orden de rendirla ambos comandantes triunfadores en Las Villas. Al tercer día Camilo toma el Cuartel de Columbia y es nombrado Jefe de las fuerzas de tierra mar y aire del Estado Mayor de las FAR. Mientras el Che ocupa la fortaleza de La Cabaña.
8 de enero: La Columna de la Victoria con el Comandante en Jefe, entra a La Habana. Camilo se adelanta a la comitiva y antes de llegar a la capital se suma a la caravana. En la improvisada tribuna del Cuartel de Columbia donde el Comandante en Jefe se dirige al pueblo, es cuando, en medio del discurso, de pronto se vira y le pregunta: “…¿Voy bien, Camilo…?”
10 de marzo: precisamente el mismo día y lugar en que siete años antes Batista diera el cobarde golpe de estado. Camilo, en un acto público, y a fuerza de mandarriazos comienza el derribo de las murallas del Cuartel de Columbia, haciendo valer la promese de “…Convertir los cuarteles en escuelas…”
26 de julio: El Héroe de Yaguajay llega a la Plaza de la Revolución para el acto conmemorativo del 26 de Julio, al frente de dos mil campesinos formados en 37 pelotones de caballería. Simbólico acto que patentizaba el apoyo del campesinado a la Revolución.

26 de octubre: se convoca un acto masivo frente al edificio del Palacio Presidencial, y Camilo antes de partir para Camagüey y rendir la plaza tomada por oficiales desafectos, recita los versos de Bonifacio Byrne, ratificando su firme postura revolucionaria: “…Si deshecha en menudos pedazos, llega a ser mi bandera algún día, nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía…”
28 de octubre de 1959: Solo armado con sus principios y su prestigio, entra al cuartel camagüeyano. El pueblo lo sigue hasta la misma entrada. Desarmados también quedan los sublevados ante su ejemplo, y vuelve la calma a un país que se ha desangrado en una guerra fratricida, y desea por fin, la paz. Ese mismo día toma el avión de regreso a la capital, pero en el intento, un fatal accidente lo sepulta para siempre en las aguas de nuestro litoral. En momentos trágicos como esos nos viene a la mente las palabras de Fidel cuando lo sintetiza de esta manera: “…Camilo es el pueblo uniformado…” La tristeza de aquellos primeros momentos de ansiedad, se han convertido cada 28 de octubre en tributo permanente de flores a quien siendo“…tan criollo como nuestras palmas…”, fue capaz de firmar sus documentos con un gracioso: K-Milo 100 Fuegos. (Ilustraciones de Francisco Blanco tomadas de los libros de la Editorial Pablo de la Torriente “Cinco años, cinco meses y cinco días” (2007), “K-milo 100 fuegos criollo como las palmas" (2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario