__________________________

__________________________

26 may. 2012

LA SUPERLUNA Y EL AMOR

El pasado 5 de mayo, un fenómeno natural bautizado como “Superluna” en el mejor estilo del “Superman” nos sorprendió a todos cuando contemplamos a nuestro único satélite pasado de peso y en tiempo real a través de los medios informativos. Numerosas fueron las espectaculares fotos captadas esa noche alrededor del mundo. Me acojo junto  con ustedes, --mis crédulos vecinos--, al beneficio de la duda.
               
En esos mismos días circulaba la noticia de que nuevos hallazgos en asentamientos indígenas de Guatemala echaban por tierra la tesis maya del fin del mundo en este año; lo cual demuestra que en la actualidad vivimos de sorpresa en sorpresa y de sobresalto en sobresalto, no ya inventados como las guerras, los recortes, y los despidos; sino de todo lo que realmente pueda asombrarnos o ponernos la carne de gallina.
Desde mis adolescentes comienzos en el mundo de la gráfica hace más de sesenta años, me identifiqué con aquello de que…”Una imagen vale más que mil palabras…”, y a eso me dediqué en cuerpo y alma desde entonces; por lo tanto, hoy pretendo poner mi granito de arena, y brindarles a mis queridos vecinos, lo que milagrosamente captó mi ingenio digital esa misma noche de insomnio. Aquí está:

Nuestra humilde, subdesarrollada y tercermundista “Giraldilla”, símbolo de la Ciudad de La Habana, quedó muy bien silueteada por esa gigantesca luna cascabelera; comparativamente menos asombrosa que los otros colosos arquitectónicos como, la Estatua de la Libertad de Nueva York, la Eiffel de París, o el Cristo de Corcovado en Río de Janeiro, pero con una historia más romántica que la de Romeo y Julieta, porque no tuvo nada de virtual. Por tanto creo que merece la pena contarla a mi manera, y espero que les guste:
En 1528, arriba a San Cristóbal de La Habana, Hernando de Soto, nuevo Gobernador General de la “Isla” de Cuba acompañado por su esposa Isabel de Bobadilla.
Tras exitosas campañas militares en la conquista de Nicaragua y Perú, llega con el propósito de frenar los continuos ataques de corsarios y piratas que asediaban nuestras costas, mediante la urgente fortificación de la villa. De ello dejó constancia pétrea. Sin embargo, por su condición de Adelantado de la Florida, once años más tarde se le encomienda la conquista de la península vecina.
Al mando de 900 hombres y 300 caballos apiñados todos en 9 barcos, desembarca en un lugar virgen conocido más tarde como Tampa, no Virginia.
Leyendas indígenas lo llevaron a adentrarse en el continente por el sur en dirección al oeste en busca de una hipotética Fuente de la Juventud en el norte, posiblemente ubicada en las márgenes del Mississippi. En su lugar Hernando de Soto encontró la muerte a los 43 años de edad, víctima de fiebres desconocidas.
Cuentan que, como una Penélope tropical, --su media naranja-- Doña Isabel, desde lo alto de su atalaya oteaba día a día el horizonte en espera del regreso de su castizo Odiseo, a tal punto que esta imagen se convirtió en leyenda.
Años después, el escultor y fundidor habanero Gerónimo Martín Pinzón, nacido en 1607, se inspiró y esculpió una figura femenina como recuerdo de dicho personaje símbolo del amor, la  fidelidad, y la esperanza.

En la década del treinta de ese siglo, el gobernador general Juan Bitrián Viamonte ordenó fundir la escultura en bronce y colocarla en forma de veleta de los vientos sobre la torrecilla de vigía del Castillo de la Fuerza frente a la entrada del puerto. Esta obra escultórica  se inspiró en la que remata la torre de la Giralda en Sevilla.
Ese fue el origen de la leyenda convertida en símbolo de nuestra querida capital, pero ahí no termina la historia.
Se sabe que el original fue derribado y dañado en la caída, por los fuertes vientos del ciclón del 26. Años más tarde se decidió preservarla de la acción del tiempo, por lo que aún se conserva  entre las piezas patrimoniales del  Museo de la Ciudad  en el Palacio de los Capitanes Generales.

En su lugar, en el Castillo de la Fuerza,  se colocó una reproducción  exacta que permanece alerta sobre la cúpula del torreón para que continúe vigilando el horizonte, y salude hospitalaria a todo viajero que arribe a puerto con buenas intenciones.
Tres siglos de leyenda la acompañan, y de ello me he valido para entretenerlos pero  como comprenderán, todo ha sido una broma por parte mía. Como hemos explicado, la imagen silueteada por la Superluna que brindamos al comienzo de este trabajo, tampoco es la Giraldilla original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario