__________________________

__________________________

19 abr. 2014

PLACER Y ALBOROZO EN EL CUARTO

Nadie mejor que ustedes, mis fieles vecinos del blog, saben que acostumbro a sacare las cosquillas a los acontecimientos para hacerlos más digeribles.
De nuevo abordo este tipo de complicidades al recordar que el pasado 16 de marzo se cumplieron 35 años de la apertura del Museo del Humor de San Antonio de los Baños y sin embargo, lo celebramos entre el 21 y 23 de este mes de abril, durante el XIII Salón Nacional de Humorismo y Sátira en el propio local, pero esta vez en una actividad conocida popularmente como la Humoranga de la Villa del Humor, festival sólo comparable a las famosas Parrandas del centro del país o las Charangas de Bejucal.
Como habrá algunas sorpresas a lo largo de este recorrido, dejo constancia de una en particular que acabo de recibir al hojear mi viejo archivo fotográfico. Se trata de la foto colectiva que nos tomamos los participantes de aquella primera Bienal hace tres décadas y media, cuando llegamos a San Antonio de los Baños, incluyendo el ómnibus vector. En la instantánea he podido identificar los siguientes personajes:
(A) Héctor Zumbado. (B) Luis Alonso. (C) Mongo P. (D) Cepero Brito. (E) Luis Wilson. (F) Enrique Núñez Rodríguez. (G) Sin identificar. (H) Ajubel. (I) Carlucho. (J) Sin identificar. (K) Évora Tamayo. (L) Manuel. (M) Pedro Méndez. (N) Janer. (O) Valdés Díaz. (P) Blanco (Q) Tomy. (R) Chevo. (S) Renecito. (T) Sin identificar. (U) Alben. Y por ultimo, (V) Lillo.
Les agradecería a mis minuciosos vecinos que si hallan alguna equivocación, perdonen mis achacosas neuronas y rectifiquen el error. Si descubren los tres desconocidos señalados con las letras (G, J, y T) me lo hagan saber por esta misma vía. Muchas y anticipadas gracias.
La Bienal Internacional de Humorismo de San Antonio de los Baños, fue una de las más antiguas del mundo y primogénita en América Latina. Si consideramos su frecuencia cada dos años, no tendremos la próxima XXXVI hasta la primavera de 2015. ¿Y qué ocurrió desde entonces?
Nada, que los organizadores del evento, con muy buen tino, pensaron que los caricaturistas del patio podrían participar en una convocatoria alterna para no anquilosar las neuronas y mantener las bombillas encendidas entre una Bienal y otra: Es por ello que a partir de 2001, la UPEC, el Museo del Humor y las Direcciones Municipales y Provinciales de Cultura en el territorio, decidieron convocar este concurso durante—Las Humorangas—de los años pares.
Y como de cosquillas se trata, les recuerdo que aquel mismo día –hace 35 años--en que se abrieron las puertas del Museo Ariguanabense para la Bienal, en los cines de la capital se estrenaba el primer largometraje animado de nuestro emblemático héroe “Elpido Valdés”. Lo que aprovecho para enviar una calurosa felicitación y unirme al premio por la obra de toda la vida que le fuera otorgado a su padre putativo, el fraterno Juan Padrón Blanco, durante el pasado Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, hace apenas tres meses.
Como si todas estas coincidencias no bastaran, evoco otra fecha relacionada con el tema y es que en este cuarto mes del año nació en Sitiecitos, Sagua la Grande, (25-4-1911) otro artista tan inmenso como su Sagua natal--el maestro Juan David--a quien el propio museo le dedica a fines de año, el Salón Nacional de Caricatura Personal Juan David, y al cual de dimos amplia cobertura en el pasado mes de diciembre con el trabajo titulado “Bodas de plata con David y LLoyy” sobre todo por la espectacular participación del caricaturista cubano Lloyy, radicado en Madrid, España.
No quisiéramos poner punto final sin aclarar otros detalles que nos conciernen y es que, precisamente el 27 de abril de 1967, el semanario PALANTE por primera vez me publicó una tira cómica de carácter costumbrista bajo el título de “¡Ay, Vecino!”, donde dos personajes totalmente desnudos—uno gordo y otro flaco—comentan la actualidad nacional e internacional. Han pasado 47 años de aquella cesárea mental dando lugar no solo a la creación de este blog personal en agosto del 2008, sino a la más popular tira cómica de mi autoría, aunque no la primera. Tres años antes (1964) en el mismo tabloide apareció otra serie que titulé “Cuatro Hitos en la Historia” donde reflejaba en dos pares de viñetas—no me gusta poner en cuatro-- situaciones humorísticas sobre hechos históricos que me habían impactado.
Si todas estas curiosidades no le han producido cosquillas es porque soy un “pesado” y les pido disculpas por haberle echado a perder miserablemente vuestro tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario