__________________________

__________________________

27 jul. 2010

CON SOMBRERO Y SIN SOMBRERO.

Mientras usted lee estas líneas, el pueblo de Villa Clara, provincia ganadora de la emulación por el 26 de Julio festeja el acontecimiento a todo trapo. En este ambiente de alegría quiero recordar a alguien que la derrochó con mayúsculas durante toda su existencia para beneplácito de los que tuvimos el placer de disfrutarlo. Vaya con él nuestro reconocimiento a otros tantos humoristas del territorio que dejaron y siguen dejando su impronta en el corazón del pueblo cubano.
¿Quién acuño la frase que encabeza este trabajo? ¿Y quién no recuerda sus hilarantes monólogos? Aquí está él en una vengativa secuencia fotográfica tomada hace unos cuarenta años.

Se trata nada menos que de Chaflán, --así a secas---. Su nombre y apellidos, pasarán a la historia en estudios y antologías de sesudos biógrafos, porque para mí, --si me matan ahora mismo—no podría darles esas coordenadas, y sin embargo siempre lo tengo y lo tendré presente por su personal simpatía, talento, y sencillez.
A partir de ahora, y en su honor, utilizaremos ese método suyo, tan particular que durante sus improvisaciones le permitía cruzar esa línea invisible entre lo real y lo maravilloso, con lo que evitaba malas interpretaciones, --voluntarias o no--, de un público, --prejuiciado o no—en una realidad que el abordaba en tono de farsa pero diciendo verdades olímpicas:
SIN SOMBRERO: Pienso que lo de él era hereditario. Tengo una admiración especial por esta región, desde mucho antes de aquella división político-administrativa, cuando Las Villas, dio paso a tres provincias hermanas: Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus. pues según parece, --allí en el mismo centro del país--, el chiste, el humor y el ingenio se dan silvestres.
CON SOMBRERO: Todos los ombligos son redondos, nadie osaría ponerlo en duda. De ahí mi tesis ombligocéntrica. ¿Quién no piensa que es el ombligo del mundo? ¿Acaso Cuba no lo es ya, y lo era desde hace cinco siglos, cuando la Flota española la convirtió en La Llave del Golfo?¿No recuerdan ustedes que el gobierno de facto de Batista y la oligarquía cómplice quiso “partirnos por el eje” con el Canal “Vía Cuba” –precisamente por el centro del país--, y que los caricaturistas de la época se dieron banquete con la sátira de actualidad alrededor del tema a mediados de 1956? ¿Se les ha olvidado que sólo dos años y dos meses después, Camilo y el Che, con las Batallas de Mayajigua y Santa Clara le viraron la tortilla, impidiendo el paso del Tren Blindado, y cercaron a la capital villaclareña para darle el golpe de gracia a la dictadura?¿Queda aún dudas de la importancia centrífuga que tiene ser centro de algo?
SIN SOMBRERO: Para mi las provincias centrales del país son –a escala nacional--el ombligo del humor cubano, solo comparable con ese rinconcito de San Antonio de los Baños, convertido en la Villa del Humor por obra y gracia de unos geniales artistas que caben en los dedos de una mano, y de un Museo y una Bienal Internacional, únicos en Latinoamérica y de referencia mundial. Antaño no sucedía lo mismo: El éxodo migratorio hacia la capital, por lo general, dejaba pelado el árbol creativo del humor autóctono por falta de abono.. Veamos algunos ejemplos: Entre mis posibles omisiones geriátricas, traigo una lista de colaboradores de “Palante” y “DDT” que habían emigrado por aquellos tiempos desde ese ombligo del Caimán Verde…. A saber: Alben desde Caibarién; Ajubel de Sagua la Grande; Cano, David, Her-Car, Urra, y Migue, nativos de Cienfuegos; Chanito Isidrón procedente de Calabazar de Sagua; Leoncio Yanes de Camajuaní; Grako, oriundo de Cabaiguán; José Luis de Aguada de Pasajeros; Héctor y Enrique Nuñez Rodríguez, nacidos y criados en Quemado de Güines; Pitín vino de Ranchuelo; y Renecito de Sancti Spíritus. Con ellos podemos formar un equipo de fútbol para el mundial y nos quedarían cuatro suplentes en la banca.
CON SOMBRERO: En tiempos de la Zafra de los Diez Millones, las revistas humorísticas capitalinas aportamos una buena parte de nuestra experiencia para apoyar nuevas publicaciones en el interior, y se estableció una fraternal emulación entre nosotros y la bisoña publicación del centro del país; dando lugar a que surgieran allí caricaturistas y redactores de la talla de Pedro Méndez, Panchito, Ricardito, Roland, Linares, y pinos nuevos como Martirena y Janler, entre otros injertos. Pero, la criada nos salió respondona, y aquel “vejigo” al que bautizaron “Melaíto”,
nos empezó a molernos a palos y hacer zafra con sus chistes. http://www.vanguardia.co.cu/humor-melaito La diferencia está en que estos consagrados no han sido importados, y sí han echado raíces en la tierra abonada de su ombligo villaclareño. Nos falta alguien que no incluimos adrede pues se trata del “Chispa”, también miembro fundador del suplemento de “Vanguardia”, pero años después pasó del sector azucarero a la Industria de la Pesca. Actualmente forma parte de la tripulación de “La Picúa” cienfueguera, formando allí nuevas manchas –no de tinta china, sino de peces-humorsitas como Zuki, Villafaña, etc….
A propósito, nos acaba de llegar una convocatoria a la muestra de caricaturas personales que con el título de “A-tendiendo personalidades” por estos días de fiesta moncadista presentan en la Galería Provincial los artistas Pedro Méndez (director del “Melaíto”) y su hijo Janler. Como constancia pasamos a nuestros vecinos la invitación...

Por suerte --en el humorismo gráfico—porque en pelota “Industriales” sigue siendo el campeón y --en la circulación también--, porque las publicaciones de ellos sólo se vendían en estanquillos locales..
SIN SOMBRERO: Pero no sólo hay destaque en el humor gráfico: La décima humorística, los cuentos de isleños, refranes, trabalenguas, adivinanzas, la mitómanía y otros géneros afines también fructificaron en esa fértil región. Sumemos a otro lugareño como Samuel Feijoo, que desde la Universidad de Las Villas, envió “Signos” de cultura campesina para todas las “Islas” del archipiélago, y durante un tiempo se hizo cargo de la sección “Saber Guajiro” en “Palante”. En cuanto a la décima: A partir de 1970 el “Dímelo Cantando” se enriqueció con el impulso del maestro Leoncio Yánez, quien abrió paso a una constelación de poetas de la talla de Chanito Isidrón, Frankestein, Bernardo Amador Yunes y Luis Compte Cruz, por solo contar con los dedos de una sola mano.
CON SOMBRERO: Aclaración: --Con la otra mano escribimos estas notas--. De Cabaiguán también emigró hacia La Habana un colaborador incógnito de “Palante”, pues aunque firmaba Cabaiguán Rodríguez, nadie logró identificarlo, hasta que comenzó a popularizar sus greguerías como Grako. Lo mismo ocurre con los citados Alben, Pitín, Her-Car, y Chanito. Ninguno de ellos ocultó su origen, pero si su nombre verdadero, pues Pitín es Gustavo Prado¸ Alben es Alberto Enrique Rodriguez; Chanito, Cipriano Isidrón; y Grako, nada menos que José Luis Rodríguez Alba. Tampoco olvidaremos a quienes nos hicieron reír y ya no están: Si no, que lo digan aquellos que en busca de acomodo, volaron al exterior por una u otra causa, y en noches de insomnio los visita el ineludible “gorrión”, porque desde que nos cortan el cordón umbilical, otro más fuerte pero invisible surge de nuestro ombligo para atarnos al terruño de por vida.
SIN SOMBRERO: Era tal la deuda que el semanario capitalino “Palante” tenía con sus nutrientes rurales del centro del país, que quisimos reconocer sus aportes organizando el Primer Festival de Humor Campesino, respaldado por la Unión de Periodistas de Cuba, donde el plato fuerte era la competencia de décimas humorísticas que se realizó con muy buena participación en la ciudad de Sancti Spíritus, el día 27 de agpsto de 1984. Lamentablemente, por razones ajenas a nuestra voluntad, el intento más nunca se repitió a pesar del éxito inaugural.
CON SOMBRERO: Chaflán, amigo: Hoy no contamos con tu presencia, y sin embargo, en este viaje a la semilla nos vienen a la mente otros personajes de anjá como: El Caballero de París, Bigote de Gato, la Marquesa, Juan Charrasqueado, y el cochero Malanga, entre otras extravagancias que se pasearon –unos a pie, otros coche-- por el folklor habanero desde tiempos de la corneta. Los villaclareños de entonces, tampoco quedaban atrás. Recuerdo las historietas del Pelú de Mayajigua, o de Cafunga, --aquel criminal que sufrió la condena a muerte más dolorosa del mundo--, las leyendas de Cañambrú y su pacto con el diablo, o las aventuras del burro Perico y Findingo.
Todos ellos trascendieron las fronteras del center field y se han convertido en parte intrínseca del imaginario popular criollo. Precisamente, para terminar, les ofrecemos,--gracias al coleccionismo de Feijoo, nada menos que la esquela mortuoria que se publicó en Santa Clara el día que arrollaron al querido Perico, emulo criollo de “Platero y yo”, ese pollino inmortalizado por el genio de Juan Ramón Jiménez.
E.P.D. Todos aquellos que como Perico y Chaflán han dejado dibujada una sonrisa en el rostro del recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario