__________________________

__________________________

13 jul. 2010

ALEGRIAS Y TRISTEZAS: COMO LA VIDA MISMA.

¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!
ALEGRE fue el grito que brotó de las gargantas de miles que pudieron asistir a los encuentros en los propios terrenos sudafricanos, los millones que presenciaron el espectáculo por televisión en el mundo entero, otros tantos que sólo lo escucharon por la radio o los periódicos. Pero no sé cuántos más, compartían la tristeza de ni siquiera enterarse. Son cosas que pasan.
TRISTE que junto a estos emocionantes y gratos momentos vividos o compartidos, --según la portería a donde se mire--, otros amargos acontecimientos se iban desarrollando ante nuestras propias narices sin causarnos la menor preocupación. Era el redoblar de los tambores de la guerra, silenciados por las vuvuzelas o la gritería de las gradas. Total, el Medio Oriente queda lejos: Allá los iraníes o los musulmanes.
TRISTE por que no somos politólogos, ni siquiera profetas. Pero me preocupa que mientras estemos entretenidos con el “jueguito”, los tanques pensantes del Imperio a espaldas del mundo, quieran pasarnos por arriba y aplastarnos en una nueva guerra para, cuando esté a punto, presentarnos un espectáculo fastuoso como ocurrió con los bombardeos sobre Irak vistos en colores y en tiempo real por televisión. Sin dudas, éste milenio se nos presenta negro con pespuntes morados.
ALEGRE porque nuestro Comandante en Jefe, quien siempre se caracterizó por poner la luz larga, cuando el resto fijaba la vista a pocos metros de la carretera y sólo veía los obstáculos cercanos. Una vez más, desde el mismo comienzo de la Copa, sin abandonar el comentario y el desenlace de los partidos, nos viene advirtiendo de los peligros reales de este mundo que la globalización nos muestra maravillosamente virtual. El “Ojalá que me equivoque” de Fidel votaba por la alegría de la convivencia, no por la tristeza del Apocalipsis.
TRISTE al reconocer que en la vida, el placer y la aflicción casi siempre marchan de la mano. De ahí las emociones que experimentan los parciales de cada bando: Cuando unos sufren por la anotación del contrario.
Éstos gritan desaforados el ¡GOL! salvador. Pero, concretémonos en lo que pasó y no pasó en el Mundial:
ALEGRE: Aunque Cuba, --como equipo no participaba en la Copa--, sin embargo, nuestro granito de arena en Cuito Cuanavale permitió el gol de la victoria en Angola, y el tiro de penalty hacia la puerta del “apartheid”. Sin aquel resultado no hubiera sido posible la organización del evento, por lo menos en este sitio.
TRISTE que Nelson Mandela, líder pacifista e inspirador de la nación sudafricana, cuando aquello hace sólo 22 años, estaba incomunicado y no podía participar siquiera de los partidos de fútbol permitidos el resto de la población penal de piel oscura. Mientras, los carceleros blancos ¿boers? practicaban el criquet pues lo otro era un juego de negros.
Los “Boers”, según cualquier enciclopedia era un equipo formado por rudos campesinos devenidos emigrantes colonialistas de origen holandés, que le caían a patadas no al balón, sino a los nativos. Hoy nos enteramos que Holanda, ni siquiera representa nacionalidad alguna http://www.cubahora.cu/index.php?tpl=principal/ver-noticias/ver-not_ptda.tpl.html&newsid_obj_id=1037576
ALEGRE al ver entre las filas holandesas futbolistas negros. Señal de que los tiempos cambian, pues hace solo 200 años la culta Europa fue deslumbrada por el descubrimiento --en vivo y en directo--, de la “Venus Hotentote”, un producto del oscurantismo infiltrado en Sudáfrica por los boers holandeses. http://exapamicron.wordpress.com/2006/08/19/saartjie-baartman-venus-hotentote/

TRISTE recordar que dicha diosa era una esclava joi-joi que trasladaron a Londres en 1810 –hace exactamente 200 años--para ser mostrada como un bicho raro, pues se exhibía semi desnuda y por un pago extra se permitía a los espectadores tocarle las nalgas. Era algo exótico, es decir chic para aquellos tiempos, pero con olor a rancio en la actualidad.
ALEGRE de que, con posterioridad la ciencia se haya encargado de explicar el fenómeno. “Se trata de la esteatopigia o acumulación de grasa en la parte interna de los muslos y encima de los glúteos”. Las cosas se olvidan, --y tanto España como Holanda jugaron como verdaderos campeones,-- pero recuerden que ambos fueron Imperios coloniales, en épocas de acumulación originaria. Por eso hay clubes ricos, que organizan ligas, copas, campeonatos, y hasta mundiales, para hacerse más ricos aún. Antes los capitalistas buscaban mano de obra barata. Hoy se conforman con piernas caras, aunque haya que asegurarlas con cifras millonarias. Es decir: Galácticas.
ALEGRE porque todas estas reflexiones me vienen a la mente cuando Daniel “el Guaje” Villa, nos electrizaba con sus endemoniadas entradas al área no sólo de Holanda, sino de todos los rivales a que se enfrentó España, con excepción de su debut ante Suiza. La alegría era indescriptible. A veces anotaba, a veces no, pero siempre el placer del gol nos mantenía en vilo. Por mis orígenes sé que en Asturias se le llama “guaje” a ese niño pequeño, que nos alegra con sus ingeniosas sorpresas y “maldades”. Y para demostrar esto, aquí les ofrezco un buen ejemplo.

TRISTE, ya que coincidentemente con estos acontecimientos, me llega una penosa noticia desde esa “Asturias Patria Querida” que le dedicara nuestro Ignacio PIñeiro al terruño. Y cito: “El dibujante asturiano Víctor de la Fuente (Ardisana, 1927), considerado uno de los mejores historietistas del mundo, falleció ayer a los 83 años en la localidad francesa de Le Mesnil Saint Denis, en la que residía desde hace casi cuarenta años, después de largo tiempo de enfermedad, según informó la Federación de Instituciones Profesionales del Cómic (Ficomic), organizadora del Salón del cómic de Barcelona”.
“El autor de «Haxtur», una fantasía heroica que señala la madurez de uno de los grandes de la historieta, y «Sundey», un ejemplo notable de su enorme interés por el Lejano Oeste, empezó a publicar cómics en la década de los setenta y orientó una parte importante de su producción como dibujante hacia el exterior. «Haxtur» fue una de las primeras series que se hicieron en España de fantaciencia, además de incluir la novedad de eliminar los textos de apoyo.”

El también historietista Carlos Giménez aseguraba que:
“El día en que el cómic sea reconocido plenamente como arte, los originales de Víctor de la Fuente estarán en los museos junto a los mayores pintores.”
Sus dos hermanos, Ramón y Chiqui, crecieron bajo su influencia, pero nadie dibujaba como Víctor de la Fuente, y si lo hacía, plagiaba. Con el tiempo, no sólo sus hermanos dibujantes, sino que también él influyó en numerosísimos autores. Pero no solamente fue un gran artista: En los setenta luchó por los derechos intelectuales de los historietistas e introdujo otros contenidos en el cómic español que a la postre le llevaron a marchar a Francia.
Asturias le rindió un homenaje en octubre de 2002 en el XXVI Salón internacional del cómic en la sala Borrón de Oviedo.

Faustino González Arbesú, nombre ineludible en el cómic astur y autor del libro «La historieta asturiana», definió entonces a De la Fuente así: «Víctor fue un maestro que recuperó, junto a otros autores, el concepto de la página como unidad, más allá de la viñeta, y un virtuoso del movimiento en las imágenes estáticas de los cómics. Era un clásico vivo, el historietista más premiado del mundo y, lo fue mucho antes de que proliferaran los salones y sus premios.»

http://lambiek.net/artists/d/delafuente.htm
ALEGRE me siento al leer en esa nota informativa la alusión a una persona como (Tino) Rodríguez Aebesú y a su libro sobre la historieta asturiana de todos los tiempos, pues ambos me son muy íntimos y hay bastante que contaros sobre esos vínculos con él y con Asturias. A estas alturas del relato estoy bastante agotado y no quiero cansarlos a ustedes, así que les prometo continuar en una próxima edición y nos despedimos con mucha ¡ALEGRÍA!
(Datos del fallecimiento de Víctor de la Fuente, tomados de la prensa digital española). GRACIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario