__________________________

__________________________

8 jul. 2010

¡PASE USTED AL CAMPISMO!

A mediados de junio comenzó la temporada veraniega de este año con la reinauguración de la instalación ”Los Pinos” en Manatí, provincia de Las Tunas, una base de campismo popular totalmente destruida en el 2008 por el huracán Ike.
Este año se cumple un aniversario más del Plan de Campismo Popular, pues la primera de estas bases

se inauguró en Puerto Escondido, precioso lugar del litoral habanero el 7 de julio de 1983, en Santa Cruz del Norte.
Al acto fundacional asistió el Comandante en Jefe. Hoy, 27 años después, existen 79 en todo el archipiélago para el disfrute anual de 290,000 vacacionistas, mientras cien mil más se incorporan por sus propios medios de forma esporádica en visitas de un día sin derecho a pernoctar.
No había transcurrido dos años de aquel debut, cuando la Editora Abril, por solicitud del Grupo Empresarial de Campismo Popular, me encargó la elaboración de un cuaderno de historietas en apoyo a ese novedoso sistema de recreación sana y educativa, pero no exenta de tabúes y dificultades para las personas acostumbradas al confort de las grandes ciudades.
Tuve la suerte de contar en ese momento con un equipo de lujo formado por los humoristas del semanario Palante: Betán, José Luis, y Pitín.
La carátula--aquí representada, estaba impresa a cuatricomía, y contaba con 28 páginas a dos tintas. El libro se terminó de imprimir en febrero de 1985.
En la narración gráfica, una familia típicamente citadina, se lanza a la aventura de una novedosa experiencia al aire libre, bajo las orientaciones del protagonista principal Juan Campista; sin embargo, a lo largo de la historia el pequeñín Julito se roba


el “show” con sus travesuras y su fértil imaginería, capaz de transformar simples declives en barrancos insondables, y pacíficas ranas en monstruos espantosos.
Paralelamente, el resto de la familia se enfrenta a una adaptación al medio, acarreando alimentos enlatados, cubiertos, mochilas, hamacas, y artículos de aseo personal, entre otras impedimentas.
Mientras disfrutan de la belleza natural en un paisaje típicamente bucólico; a su vez deben montar la tienda de campaña, proteger el medio ambiente del bosque, y observar medidas higiénicas en la letrina y áreas comunes entre otras muchas tareas.
Era un mundo desconocido lleno de emociones, para aquellos principiantes a los que iba dirigido nuestro mensaje.
Si estos personajes regresaran en la actualidad, otro mundo se encontrarían tan desconocido como el que le pintamos entonces, con instalaciones más confortables, variadas actividades y ofertas gastronómicas como para chuparse los dedos, en un entorno embellecido por la mano del hombre, pero tan emocionantes como aquellas primeras experiencias.
¡Pruebe y compare!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario