__________________________

__________________________

3 abr. 2013

ESTIRPE DE CONSAGRADOS


Sean estas dos humildes caricaturas, mi modesto homenaje a ese cuadrúpedo de madera que tantas emociones nos ha trasmitido a través de siglos tensando sus cuerdas para  que se luzcan los mejores tecladistas de Cuba y del mundo.
Se trata del piano, especie de Pinocho musical, hijo del carpintero Bartolomeo Cristófori, tan italiano como el Gepetto del cuento de “Pinocho”, quien bautizó su invento en 1695 como Forte-Piano y del cual sólo pudo construir tres en toda su vida.
El más antiguo de los existentes aún, fue terminado en 1720 y
se conserva en el Museo Metropolitano de Nueva York; precisamente bastante cerca de los talleres de su exitoso sucesor, el alemán, Heinrich Engelhard Steinway, quien se había visto en la necesidad de emigrar hacia los Estados Unidos a mediados del siglo XIX.
Steinway se estableció en la ciudad neoyorquina donde apoyado en sus cuatro hijos logró el 8 de marzo de 1853 darle vida a su primer instrumento totalmente hecho a mano y así se ha mantenido hasta el día de hoy con más de medio millón salidos de la firma “Stenway and Son”.
En 1880 la familia Steinway instaló una sucursal en la ciudad alemana de Hamburgo bajo los mismos patrones de calidad y control de la empresa matriz. De esta forma salen anualmente de manos de sus artesanos en ambas fábricas alrededor de tres mil pianos de cola y seiscientos verticales. En 1903 la firma se consolidó tan firmemente, que, de sus talleres se habían comercializado ya cien mil pianos sin la más mínima reclamación de calidad.
Han pasado 160 años de aquella hazaña lograda por la familia Steinway en Nueva York y quisiera referirme ahora a otra familia prestigiosa pero cubana.
Para ello, mis queridos vecinos, los invito a vincularse con el trabajo titulado “De tal palo tales astillas” publicado en este blog el 12 de febrero de 2010, donde presentamos la caricatura de Chucho con motivo del premio Granmy obtenido en esa fecha por ambos.

A todo lo expresado en aquel trabajo, puedo agregar una nueva sorpresa que me deparó--ya nonagenario--Bebo Valdés hace apenas un par de años, con la película “Chico y Rita”, realizada en colaboración con el afamado cineasta español Fernando Trueba e inspirada en los recuerdos de un viejo pianista habanero --según mi opinión--un dibujo animado para adultos, con sentidas añoranzas de la historia musical de nuestro país, muy lejos de los encasillamientos del mercado y cuya dramaturgia rompió con todos los esquemas del género. Tal vez, la causa de que obtuviera, tan merecida nominación al Oscar en el 2011.
Apenas concluido este trabajo, nos llega la triste noticia de su fallecimiento a los 94 años de edad en Suecia, bastante lejos de su Quivicán nativo, de La Habana que tanto disfrutó de sus éxitos o de su actual residencia en Málaga, España.
Cómo olvidarnos de sus aportes a la rumba-flamenca, al latin-jazz, o de aquel inolvidable ritmo Batanga que llevó a todos los escenarios del mundo la liturgia misteriosa de los tambores batá, hace más de medio siglo.
Sea pues este, mi postrer tributo a quien deja no solo una imborrable huella de maestría y entrega personal a la música cubana de todos los tiempos, sino a la herencia cultural heredada por toda una familia de consagrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario