__________________________

__________________________

19 nov. 2011

PALANTE (2): PERSONAJES INOLVIDABLES

Con motivo del 50º. Aniversario de PALANTE, la revista BOHEMIA, en la edición del pasado 4 de noviembre publicó una serie de trabajos relacionados con dicho onomástico, que incluía la portada, un reportaje desplegado que tituló “Al trote de los cincuenta”, y la sección “Grafi-Opinión” en cuya caricatura de la autoría de mi heredero Blanco (junior) aparecen quince de los personajes más emblemáticos de la publicación en estas cinco décadas.

La curiosidad me motivó a escudriñar en el baúl de los recuerdos y ..!Eureka!...El semanario había llevado a la portada del número correspondiente a sus 20 añitos una imagen similar, claro sin algunos de los actuales héroes de papel surgidos después de esa fecha.

Los invito a comprobar ambas imágenes:


Pues bien, como testigo presencial desde sus inicios quisiera agregar varias observaciones sobre algunos de estos personajes, y de otros que han pasado al olvido. Por ejemplo, en el primer número del entonces PALANTE Y PALANTE, apareció una mulatica sin nombre que con posterioridad Wilson bautizó como “Criollitas”, para representar a la mujer cubana, pero en sus comienzos tuvo una hermana gemela llamada “Felinas”, datos ya aclarados en este blog. Durante los escasos ocho números de 1961, resultaba casi imposible el surgimiento de nuevos personajes criollos que sustituyeran a los históricos “Hombres Siniestros”, “Reyecitos Criollos” o “Sindulfos Vinagreta” de épocas anteriores. Otros que habían luchado contra aquel sistema injusto como “El Loquito”, “Pucho”, o “Julito 26” pasaron por derecho propio a la historia de nuestro país.

El primer personaje que debutó bajo un nombre en el semanario, fue “Don Gusano” el 15-1-1962, cuya autoría correspondió también con su primer diseñador Miguel González Betancourt (Miguelito) ambos por breve tiempo, porque la sección duró pocas semanas y su autor pasó a formar parte del Departamento de Dibujos Animados del ICR desde su fundación, junto con Manuel Lamar, (Lillo) y Gaspar González.

Es decir: 1962 resultó una revelación en ese aspecto: El caso de las jovencitas de Wilson es uno de ellos, a los que se sumaron la “Angélica” de Fresquito Fresquet, el “Moralejo” de Ñico, el “Herodoto” de Arístide”, y el que causó mayor impacto de todos , el “Gironito” de Pitín, recién nacido cocodrilito en las arenas de Playa Girón que ocupó espacios privilegiados en los murales que PALANTE ofrecía en sus páginas centrales; y al cual equivocadamente nombramos “Gironcito” en el trabajo dedicado al fraterno miembro del equipo fundador de la publicación. Mis primeros personajes humorísticos allí, no fueron gráficos, sino literarios y anónimos: Se trataba de “Clarita y Confusia”. Esta pareja apareció sin firma tal vez por falsa modestia, ya que hasta ese momento sólo había realizado esa línea de trabajo con dibujos, con el “Prelito” de Prensa Latina, o el “Hipérbolo” de L.P.V. Por tanto, era la primera vez que yo incursionaba en el humor literario, pero pronto comenzó a publicarse con mi apellido Blanco. Sin embargo se convirtieron en figuras emblemáticas de la pequeña pantalla en el programa “Palante en Televisión” que adaptaba Carballido Rey para el director general Joaquín M. Condall,

Pero sigamos con aquellos muñecos pioneros:

Algunos de ellos surgieron al calor de temas coyunturales, como las tiras de “Luisita y Cuco”, sin firma; “Lilia y Juanito” o “Juanito y su padre” ambas de la autoría de Wilson; o “Martica y Raúl” por Blanco, entre otras tantas. Todas ellas tuvieron lo que se llamó en el argot de los medios: (Vida limitada).

A partir de 1967 con el “¡Ay, Vecino!” que honrosamente encabeza este sitio web, comenzaron a surgir en la publicación sus personajes más representativos, algunos casi olvidados por razones diversas como los “YO-YOS” de Jesús de Armas, “Barbarito no llego a diez” de Lillo, o el “Subdesarrollo Pérez” de Arístide.

De los que se han mantenido firmes, y sin orden numérico, están “El mejor amigo” de Ñico, y su famoso perrito sin nombre; nada parecido al acompañante de “Matojo” la mascota de Patricia nombrado Lucas Rengifo, a quien conocí personalmente con solo cruzar la calle en su hogar de 23 y J, atraído por sus ladridos.

En orden de importancia les siguió “Sherlock Holmos” con variada autoría: Cardi-Alben primero; Évora-Alben después; y finalizó “Holmos” a secas, pues continuó de la mano solitaria del dibujante Alberto Enrique hasta su reciente fallecimiento.

Siguieron sus pasos “Crisanto Buenagente” a partir de una crítica que hiciera el Comandante en Jefe a ciertos “Lindoros” ya parasitando a su antojo en la década de los setenta del siglo pasado. Por último recuerdo a “Luis y Elena” de Lumat.

A grandes rasgos hemos recorrido la prehistoria de los llamados personajes fundadores, surgidos en nuestras primeras décadas. Debemos aclarar que sólo nos estamos refiriendo al semanario PALANTE, porque MELLA, EL SABLE, DEDETE , y con posterioridad MELAÍTO y LA PICÚA en provincias, también han aportado lo suyo. Tal vez hayamos omitido a otros representativos del género por falta de memoria o de documentación, pero sin intencionalidad alguna.

Otra observación es que desde su fundación en diciembre de 1985, pasé a la Editorial Pablo de la Torriente, perdiendo el contacto con los archivos de PALANTE; sin embargo, no solo mantuvimos los vínculos con el periódico, sino que reeditamos a casi todos sus personajes humorísticos en forma de libros, o en las publicaciones periódicas Cómicos, Pablo, o El Muñe; algunos de ellos encuadernados por primera vez.Por tanto no llevo el record de los últimos años, y agradecería que, de haber alguna omisión, me sea informada para hacer las rectificaciones pertinentes.

Como historietista a la antigua, concluyo con el histórico… CONTINUARÁ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario