__________________________

__________________________

11 dic. 2011

DELGA: UN DIBUJANTE CON PEGADA

Al poco tiempo de estrenarse en el coliseo de la calle San Ignacio el semanario humorístico PALANTE Y PALANTE, subió allí al ring en calidad de aficionado el jovencito José Francisco Delgado, quien lucía el nombre de J. Delgado en su bata de boxeo. Venía de la mano de quien suponíamos su entrenador, el veterano dibujante Dagoberto Cabrera dueño de un taller de diseño en la esquina roja de la barriada de Lawton, donde su joven ayudante daba los primeros pasos en la publicidad y el dibujo.

Por suerte, durante aquellos primeros ganchos del semanario, ese sonriente flacucho se movía con tal ligereza en el ring de la redacción, que ninguno de nosotros, nos dábamos cuenta de sus habilidades pugilísticas, --y digo por suerte-- porque las bromas pesadas nunca hicieron mella en la anatomía de alguien con tan buen carácter, incluso él prefería que le llamaran “El Delga”, demostrando además de buen punch en sus caricaturas, que tenía mejor sentido del humor en la esquiva.

Todo esto que les cuento vino a descubrirse años después, a propósito de la celebración del quinto aniversario del Triunfo de la Revolución, cuando el colega Pecruz, --campeón de peso flaco en el dibujo humorístico-- con ayuda de Tico (el hermano del campeón de los Juegos Panorámicos, Felo Díaz), dibujó en las páginas centrales del semanario una manifestación palantera para sumarla a los festejos que se celebrarían ese día en la Plaza de la Revolución.

He aquí la constancia de ese match celebrado el Primero de enero de 1964. Desconocíamos hasta entonces que, nativo de Colón, Matanzas, golpeado por el fallecimiento de padre a los 10 años, Delga había emigrado a la capital con su mamá y dos hermanos.

Para 1960, ya entrenaba en calidad de aficionado al boxeo en el Gimnasio Trejo, sito en Cuba y Merced. Como exclusiva le ofrecemos copia del cartel promocional de la función ofrecida en Santiago de Cuba, pocos días antes de Playa Girón, donde aparece el pacífico Delga en posición amenazadora, mientras el otro Delga, --ya veterano--, lo observa sonriente y cromático.

Delga seguía practicando ambas aficiones, aunque en PALANTE peleaba desde afuera, demostrando buena asimilación. Una nota firmada por el propio Gabriel Bracho Montiel director-fundador del semanario, fue la que lo impulsó a colgar los guantes definitivamente. En ella Bracho elogiaba dos jóvenes promesas del humorismo cubano: Betán en lo literal, y él en lo gráfico.

Hasta aquí el primer round de este match.

Puede decirse que otro paso definitivo en su formación profesional lo dio al cambiar de categoría, y pasar de los moscas a los ligeros cuando hizo su ingreso en el primer llamado al Servicio Militar Obligatorio de la DAAFAR en cuyas publicaciones coincidió con otro diamante en bruto, el inteligentísimo recluta Jorge Oliver. La influencia de maestros del pugilato como el soldado Alexis Cánovas y el capitán Eduardo Bosch, tuvieron mucho que ver en ello.

Delga habla con orgullo de esa experiencia pues aplicó no sólo los conceptos más modernos del diseño gráfico, sino que el oficio lo aprendió a pie de imprenta con suficiente taller para preparar originales en cualquier sistema de impresión.

Dicen que el destino depara sorpresas. En su caso el destino se llamó FAR, pues unió a tres campeones del humorismo gráfico actual: Los ya conocidos Delga y Oli, pero también al recluta Juan Padrón, triunvirato con el que realizaron un corto animado para el Festival de Aficionados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Como boxeador no peleó en muchos cuadriláteros, pero como dibujante-diseñador, Delga, paseó su impronta por todo tipo de periódicos, diarios y semanarios, revistas y tabloides cubanos; incluso bilingües como la edición español-inglés de Ecos de los Panamericanos en 1991, donde tuve el honor de subir al ring junto con él.

En la revista BOHEMIA ilustró por más de 15 años la sección “Extraño” por tanto no resulta raro que obtuviera allí en una ocasión el Premio Anual Juan Gualberto Gómez de diseño.

En cuanto a su labor como caricaturista e historietista: Se cuentan numerosas ilustraciones en todas y cada una de las publicaciones en que dejó sus huellas de experimentado diseñador, pero debemos señalar sobre todo su destaque en la década de los 80 del pasado siglo, convirtiéndose en un peligroso retador a la corona del cómic en Cuba con proposiciones de alto vuelo: De su plumilla surgieron entonces personajes también plumíferos como la tira “Averías” que sobrevoló PALANTE durante 15 años y el personaje Ayazín, con el que compitió en el certamen “La Palma Real”, organizado en mil novecientos noventa y piquito por la Editorial Pablo de la Torriente, cargando con la faja.

Podía ser gordo o flaca, tener el pico corto o largo. Sin embargo ganó un premio de historieta con “El Huevo de Nadie”, demostrando que por lo pronto el o la protagonista era ovíparo/a.

Apenas se habla de él como caricaturista personal, demostrándolo fehacientemente en varios premios como la obra que rescatamos del Museo del Humor de San Antonio de los Baños para enriquecer el libro “La Leyenda que Camina” dedicada al Caballero de París. Su caricatura del personaje que aparece en la página 12, había obtenido el Tercer Premio en el XIII Salón Nacional de Caricatura Personal “Juan David” celebrado hace exactamente diez años (8-12-2001).

Además, se considera su más descarnado crítico, así que nos lo imaginamos haciendo “shadows”, pero jamás quedaba satisfecho aunque noqueara su propia sombra.

Yo, con la experiencia acumulada desde mis comienzos de dibujante deportivo hace unos 64 años puedo afirmar que, --como estudioso del dibujo en general, el humorismo y la historieta en particular--, Delga es un crítico a respetar, pues además de experto estilista, tiene una demoledora pegada que solo utiliza en casos extremos. Señala defectos y elogia triunfos, pero prefiere el convencimiento y ganar por puntos antes que noquear al rival aunque tiene suficiente “punch” para ello. Nos lo sigue demostrando en la distancia, he aquí una de sus últimas presentaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario